Andreas Wosol (Amundi): “La inversión value no debe confundirse con la inversión en el factor value”

Foto cedida

Andreas Wosol es director de Inversión Value en Amundi. Y tiene un mensaje muy importante que trasladar a los inversores: “la inversión value no debe confundirse con la inversión en el factor value”. Son, en su opinión, conceptos distintos.

“Si miramos atrás, observamos que el menor rendimiento del factor value en los últimos tiempos está bien documentado, con múltiples catalizadores en juego. Quizás el viento en contra más prevalente para el factor value ha sido la significativa caída de los tipos de interés después de la crisis financiera de 2008. Históricamente, el factor value ha tenido una correlación positiva con la evolución del yield».

«Dado que el factor value está demasiado expuesto a las áreas cíclicas del mercado, los períodos de incertidumbre geopolítica y económica de los últimos años (2015/2016, cuarto trimestre de 2018, 2020) han supuesto un viento en contra. La aparición de la pandemia de la COVID-19 a principios de 2020 ha acelerado las causas descritas y ha provocado un mayor pesimismo hacia el value, lo que ha propiciado a una elevada dispersión histórica de los diferenciales de rendimiento y de valoración entre el value y el growth”, explica en una entrevista con FundsPeople.

A pesar del reciente rally del value, la dispersión entre el value y el growth todavía se mantiene en máximos de varias décadas. Como gestor value del Amundi European Equity Value, fondo con Sello FundsPeople 2020, con la calificación Blockbuster, esto le genera una gran confianza en que todavía quede margen para que el reciente movimiento continúe.

“Vemos dos argumentos claros a favor del value. El primero es la valoración. La brecha de valoración entre el growth y el value sigue siendo significativa, lo que puede proporcionar un terreno fértil para los gestores value activos. El segundo argumento gira en torno a la dinámica cíclica del value. El value es, por definición, un estilo procíclico. Dado el reciente flujo de noticias positivas sobre el desarrollo y la implementación de las vacunas, esto debería respaldar un repunte económico a medida que la situación se normaliza gradualmente en 2021. Si bien no creemos en un enfoque único que sirva para todo, pensamos que actualmente existe un entorno muy atractivo para una estrategia value con un enfoque disciplinado bottom up en la selección de valores”, afirma.

Estructura, filosofía y características del Amundi European Equity Value

Según Wosol, a través de su producto ofrecen a los inversores un enfoque distinto de la inversión value dentro de la renta variable europea. “Desde el principio, nuestra visión del riesgo nos diferencia de muchos de nuestros homólogos. Para nosotros, el riesgo real al que se enfrentan los inversores no es la volatilidad de los precios, sino el deterioro permanente del capital. Para mitigar este riesgo, solo invertimos en compañías viables, es decir, compañías con capacidad para generar beneficios sostenibles y predecibles”.

Una vez que identifican un modelo de negocio viable, el siguiente enfoque es identificar el valor intrínseco de las compañías que cotizan con un descuento significativo respecto a su valor intrínseco. “Esto es de vital importancia para nosotros, ya que nuestra filosofía value se basa en el valor intrínseco y el margen de seguridad y no en múltiplos de precios relativos. Sabemos que los precios de la renta variable son volátiles y se ven afectados a corto plazo por sesgos de comportamiento, pero el valor intrínseco no lo es. La última pieza del rompecabezas es, por supuesto, identificar el punto de entrada. Como inversores value, nunca pagamos el valor intrínseco total de una compañía, solo invertiremos cuando haya un margen de seguridad suficiente (es decir, descuento respecto al valor intrínseco)”.

De acuerdo con Wosel, otro aspecto diferenciador del producto es su enfoque en la construcción de cartera mediante la adopción de un enfoque equiponderado. “Por lo general, invertimos en una cartera concentrada de alrededor de 40 valores durante el ciclo. Los beneficios de este enfoque de construcción de cartera equiponderado es que respalda dos objetivos a lo largo del tiempo, superar al índice de referencia y producir mejores rendimientos absolutos ajustados al riesgo a medio plazo, ya que reduce los riesgos de concentración excesiva en la cartera ( que generalmente da lugar a un mayor potencial de drawdown). Además, el enfoque equiponderado también fomenta el espíritu contrarian de una manera disciplinada y reduce los sesgos de comportamiento al construir una cartera más eficiente en cuanto al riesgo”.

El atributo más importante que debe mostrar una compañía para poder entrar en su cartera es la viabilidad. “Para nosotros, comprar negocios viables es la forma más efectiva de evitar trampas de valor que conducen al deterioro permanente del capital de los accionistas. Tener este enfoque en negocios viables generalmente significa que evitamos negocios que se enfrentan a desafíos o caídas estructurales. Además del análisis fundamental, solo asignamos los activos de nuestros partícipes a negocios viables que cotizan con un margen de seguridad adecuado o significativo respecto a nuestro valor intrínseco. Este proceso requiere disciplina y promueve la paciencia, que son dos de los factores de éxito más importantes en la inversión”.

Su estrategia European Value es de naturaleza procíclica y su proceso fundamental deriva en una prociclicalidad más diversificada. En cuanto al posicionamiento actual de la cartera, están expuestos a las áreas más procíclicas del mercado, ya que es aquí donde encuentran oportunidades de valor intrínseco. A nivel de sectores, tienen una mayor asignación a bienes de capital, bancos, energía, medios y entretenimiento, automóvil y bienes de consumo duradero, mientras que mantienen una exposición limitada a áreas como utilities y materiales (no tienen exposición directa a la minería).

“De cara al futuro, a medio plazo, a medida que se reanude la actividad comercial y manufacturera en Europa, es probable que veamos que la inversión value recupera el favor de los inversores. Esto no debe interpretarse como una luz verde para comprar todos los valores de esta área. En vez de eso, creemos que habrá una recuperación gradual, no lineal, que sustenta la necesidad de prestar atención a las compañías resilientes y la implementación de un margen de seguridad estricto. Durante las próximas semanas y meses, el flujo de noticias en torno a las conversaciones claves sobre el Brexit, el desarrollo de las infecciones por COVID, el modo de distribuir la vacuna, la flexibilización de las restricciones relacionadas con la pandemia, podrían crear cierta incertidumbre. Este entorno de mercado puede ser fructífero para los inversores value activos con un horizonte de inversión a medio y largo plazo”, concluye.