ASG, digitalización, inversión ilíquida y gran rotación: el futuro de la industria de gestión de activos

El futuro de la industria de gestión de activos, ASG, digitalización, inversión ilíquida y gran rotación: el futuro de la industria de gestión de activos
De izq. a dcha.: Miguel Pérez (atl Capital), Patricia Molpeceres (AllianceBernstein), Jaime Figueroa (A&G), Antonio González (Renta 4 Banco), Francisco Javier Velasco (Andbank WM). Fuente: FundsPeople.

¿Cuáles son las tendencias más relevantes para la industria de gestión de activos en el medio y largo plazo? Varios gestores y expertos en asesoramiento e inversión debaten sobre esta cuestión en un desayuno organizado por FundsPeople y que patrocina AllianceBernstein. La sostenibilidad, la digitalización, la inversión ilíquida y la gran rotación hacia la renta variable son sus principales apuestas.

Miguel Pérez, analista sénior de atl Capital, destaca cómo toda la industria está inmersa en la creación de fondos que invierten en tendencias y no solo en el “tsunami” de la sostenibilidad. Su entidad ha identificado las que considera pueden ofrecer las mayores oportunidades en un ciclo económico a largo plazo, como son la inteligencia artificial y robotización de sistemas, ciberseguridad, digitalización, el envejecimiento de la población o la sostenibilidad.


Para Antonio González, del equipo de Gestión de Activos de Renta 4 Banco, la sostenibilidad es y seguirá siendo en el largo plazo una de las tendencias más relevantes. “Vemos mucho recorrido en la transición energética, todavía le falta mucho desarrollo. También en la sostenibilidad en la alimentación. La industria agroalimentaria que está innovando para hacerse más sostenible, buscando por ejemplo alternativas proteicas a la carne, tiene futuro”, apunta González, quien también apuesta por otras temáticas como la inteligencia artificial o la robótica, siempre con un horizonte temporal a largo plazo.

La gran rotación

A pesar de la meteórica subida de la inflación en los últimos meses, Jaime Figueroa, gestor de carteras de A&G, asegura que los bancos centrales mantendrán los tipos de interés “lo más bajos posibles” para no dañar a la economía y, en este sentido, espera que tenga lugar finalmente la gran rotación. “Las estructuras de inversión van a cambiar masivamente y, en términos generales, el peso de la renta variable en las carteras de los clientes se va a incrementar mucho”, apunta. Figueroa prevé que los tipos de interés se sitúen en el largo plazo entre el 1 y el 2% en Europa, y entre el 2 y 3% en EE.UU., “de modo que bastará con que la inflación no supere el 2% para que los tipos reales sean cero o próximos a cero”.

Activos ilíquidos

Francisco Javier Velasco, experto en asesoramiento y gestión patrimonial de Andbank WM, pone el foco en los activos ilíquidos. “La inversión en economía real ha crecido en los últimos años. Los volúmenes de compra de empresas a escala nacional, europea y global están en continuo ascenso. Esto también se ve entre los inversores institucionales. Históricamente, en un asset allocation tenían un peso de entre el 5 y el 10% y ha ido creciendo gradualmente”, expone Velasco. “Será una de las grandes tendencias, incluso entre los clientes minoristas”, añade.

En cuanto a la sostenibilidad, el experto en asesoramiento y gestión patrimonial de Andbank WM destaca las subtemáticas con mayor sentido estratégico a largo plazo, como son la transición energética y la digitalización. Además, considera que “aunque la guerra en Ucrania haya podido poner en duda la sostenibilidad y haya perdido algo de empuje, se trata de una revolución y no se puede parar. En los próximos cinco o seis años, la mayoría de activos deberán cumplir criterios extrafinancieros o ASG”.

AllianceBernstein también ve mucho futuro en los activos ilíquidos, según pone de manifiesto Patricia Molpeceres, su directora de Cuentas para España y Portugal, quien recuerda en este sentido la reciente adquisición de CarVal Investors, gestora especializada en inversión alternativa privada, por parte de su firma. “Hasta ahora, este tipo de inversiones estaban limitadas a clientes institucionales, pero pensamos que estos activos se irán democratizando y abriéndose al gran público. Ocuparán un mayor lugar en las carteras, porque además aportan descorrelación y diversificación”, afirma.

La revisión de lo sostenible

Otra de las tendencias de futuro que “no tiene vuelta atrás” es la inversión bajo criterios ASG, a pesar de que la invasión rusa en Ucrania haya puesto en revisión el universo de la inversión sostenible. Por un lado, señala Molpeceres, “nos ha hecho ser más realistas y darle mayor importancia a la S de lo social porque, por ejemplo, la guerra nos está haciendo ver que a quien más perjudican los altos precios de la energía es a las clases menos favorecidas y se está creando una brecha importante”. También a ser más flexibles. Las inversiones en combustibles fósiles, en nucleares o empresas dedicadas al armamento habían sido excluidas casi por completo, pero la guerra también ha puesto de relieve que algunas de estas actividades pueden ser sostenibles y necesarias para mantener las democracias.