Así funciona el sistema de pensiones públicas en Reino Unido

Sistema de pensiones públicas Reino Unido, Así funciona el sistema de pensiones públicas en Reino Unido
Foto: SimonQ錫濛譙, Flickr, Creative Commons

La propuesta que ha lanzado el Gobierno español de crear un sistema de fondos de empleo público ha hecho que se empiecen a analizar algunos modelos que ya funcionan en Europa. Para Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM en Iberia y Latinoamérica, la iniciativa que ha lanzado el Ejecutivo quiere imitar al modelo que existe en Reino Unido, en cuanto a que sea obligatorio para las empresas la aportación a un sistema de empleo mediante cuentas individuales. Pero… ¿en qué consiste exactamente el sistema de pensiones públicas británico?

Tal y como indica Timea Varga, directora de Soluciones de Pensiones de Abrdn, el sistema de pensiones públicas en el Reino Unido utiliza un método de financiación de reparto, según el cual los contribuyentes actuales, formados por la población activa y sus empleadores, sostienen las prestaciones de pensiones pagadas a los jubilados actuales. El porcentaje del salario que se cotiza, llamado Seguro Nacional (NI), se determina utilizando bandas de ingresos para que la tasa a pagar sea en gran medida progresiva, incluyendo un nivel de ingresos por debajo del cual no se pagan contribuciones NI. “Este enfoque tiene como objetivo la asequibilidad para todos”, explica.

Por otro lado, la cuantía de la pensión estatal es una tasa fija, es decir, una cantidad monetaria fija, cuyo objetivo es contribuir a proporcionar un nivel de vida mínimo en el momento de la jubilación.

Provisión privada

Además de la provisión directa, el Estado también fomenta y protege la provisión privada de pensiones de varias maneras, con medidas que se recogen especialmente en una serie de leyes parlamentarias. Las pensiones de jubilación se proporcionan a través de vehículos creados por los empleadores para financiar los pagos en las jubilaciones y son un componente principal de la provisión no estatal, junto con un tercer elemento más pequeño de los individuos que se proveen a sí mismos (es decir, las pensiones personales).

Para aumentar la participación, la Ley de Pensiones de 2008 estableció la obligación de que los empleadores inscribieran automáticamente a los empleados en un plan de pensiones en el lugar de trabajo, con la posibilidad de que los trabajadores optaran posteriormente por no hacerlo, en lugar de tener que optar activamente por uno. Además, al especificar la Ley una serie de criterios para un plan de pensiones que cumpla los requisitos, el gobierno creó el National Employment Savings Trust (NEST), un sistema diseñado para ayudar a todos los empresarios a cumplir con sus obligaciones en el lugar de trabajo. “Estas medidas, que incluyen además un aumento gradual en el tiempo de los requisitos mínimos de cotización, han contribuido a un mayor ahorro para la jubilación”, revela la experta.

Democratización del riesgo

Las pensiones de jubilación están experimentando otra transición en línea con una tendencia que se ha descrito como democratización del riesgo. Los planes de pensiones de prestación definida (DB) -también conocidos como salario final-, que ofrecen una promesa de prestaciones calculada en función del salario y los años de empleo, están siendo eliminados por la mayoría de las empresas porque están resultando difíciles de mantener. “De hecho, estos compromisos crecientes han provocado importantes dificultades financieras a algunas empresas que los promueven”. 

Para evitar que las prestaciones acumuladas se pierdan en caso de abandono por parte del empleador, existen estrictos requisitos de financiación (elevados) antes de que un empleador pueda liberarse de la obligación de financiar una promesa de prestaciones.

El Fondo de Protección de Pensiones

La legislación en materia de pensiones ofrece a los afiliados a los planes de pensiones de prestación denegada una protección adicional -esta vez contra la insolvencia del empresario- en forma de Fondo de Protección de Pensiones (PPF), que recoge alrededor del 90% de las promesas de prestaciones de los afiliados. El PPF se financia con una tasa basada en el riesgo y es responsable de asumir los planes de las empresas en quiebra, incluyendo la gestión de los fondos y el pago.

Mientras tanto, los fondos acumulados a través del otro tipo principal de plan de pensiones profesional, la contribución definida (CD), están experimentando un aumento significativo, con la mayoría de los empleados inscritos en un plan de CD, organizado por su empleador. “Las prestaciones disponibles en un plan de CD están en función de los fondos acumulados a lo largo de la trayectoria de ahorro del trabajador, que se han ido acumulando gracias a las aportaciones del empleado y del empresario y a los rendimientos de las inversiones (así como a las pérdidas y los gastos), a lo largo de ese tiempo”.

El fondo de pensiones es accesible en el momento de la jubilación y puede tomarse como una combinación de dinero en efectivo, convertirse en ingresos garantizados (mediante la compra de una renta vitalicia) o permanecer invertido, con o sin el cobro de algunos de los ingresos entretanto.

Fomentar la educación financiera

Dado que la contribución definida se está convirtiendo rápidamente en la forma dominante de previsión para la jubilación y que se ofrece una mayor flexibilidad a los ahorradores y jubilados individuales, el Estado ha centrado gran parte de sus esfuerzos en la educación y el suministro de información a los ahorradores, con el fin de facilitar una mejor planificación. "Esto incluye la oferta de asesoramiento gratuito a todos los miembros de la CD de 50 años o más a través del servicio Pension Wise, y el programa Pension Dashboard, actualmente en desarrollo, que tiene como objetivo mostrar toda la información de las pensiones de un individuo - estatal, ocupacional, personal - en un solo lugar”.

De cara al futuro, la experta considera que es necesario establecer el lugar que ocupan las pensiones como parte del bienestar financiero más amplio del individuo. “Los afiliados a los planes de pensiones deben estar bien equipados para tomar decisiones complejas, reconociendo que son ellos quienes asumen gran parte del riesgo y la responsabilidad de los resultados. Es probable que una mayor individualización impulse el compromiso y mejore significativamente los resultados, mientras que un marco holístico permitirá a los afiliados considerar su vida financiera de forma más amplia y facilitará la priorización del ahorro y la toma de decisiones clave en el momento adecuado. Los proveedores, incluidos el Estado, los empleadores y las instituciones financieras, tienen un importante papel que desempeñar para facilitarlo”, concluye.