Así ha cambiado la estructura del ahorro financiero en España en los últimos años

cambio
Marsmet546, Flickr, Creative Commons

La asociación Inverco publicó hace unas semanas los últimos datos del Banco de España relativos al ahorro financiero en España. En ellos se ve solo hasta el tercer trimestre del año pasado entraron 64.039 millones en depósitos, lo que supone la mayor avalancha de dinero en la serie histórica. Y esos flujos elevaron la cuota de depósitos hasta el 42% del total de ahorro financiero de los españoles.

Sin embargo, analizando la evolución del ahorro financiero en España en la última década se ve que el ahorro en depósitos y efectivos, si bien ha aumentado a pesar de los bajos tipos de interés que implican rentabilidades reales negativas para estos productos de ahorro, no lo ha hecho tanto como el incremento que se ha visto en otros productos de ahorro.

Tipo de producto20102020Variación en %
Depósitos y efectivo859.913967.40012,50
IIC125.831330.559162,70
Fondos de pensiones93.690118.35626,33
Inversión directa450.735570.85026,65
Seguros333.748265.590-20,42
créditos18.99111.922-37,22
otros8.75348.274451,51

Fuente: elaboración propia con datos de Inverco
Datos de 2020 al cierre del tercer trimestre

Por ejemplo, en 2010 había en depósitos y efectivo 859.913 millones de euros y esa cifra es ahora de 967.400, lo que supone un crecimiento de apenas el 12,4%. Una cifra ésta que está muy por debajo del 162% que en el mismo periodo (de diciembre de 2010 a octubre de 2020) que ha aumentado el patrimonio de las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC). No en vano, los 125.831 millones de euros que gestionaban las IIC en 2010 se han convertido en 330.559 millones. Cifras éstas que demuestran la preferencia de los inversores hacia unos productos de ahorro como son los fondos de inversión que, además han contado con el apoyo de los grandes distribuidores bancarios.

La evolución de los planes de pensiones se ha quedado muy detrás del crecimiento experimentado por las IIC. En concreto, su patrimonio ha pasado de los 93.690 a los 118.356 millones, lo que implica un aumento del 26%. Y es de esperar que esta cantidad no vaya a crecer demasiado en los próximos años teniendo en cuenta la limitación a aportaciones que ha entrado en vigor este mismo año . En concreto, los 8.000 euros que se podían aportar como máximo a los planes de pensiones se reducen hasta los 2.000 euros anuales, por lo que es previsible que, como ya sucedió con los topes impuestos en anteriores legislaciones, se note en las aportaciones a estos productos de ahorro, con el consecuente efecto en su patrimonio.