Caixa-Bankia: una gestora internacional analiza los motivos que empujan a esta fusión

, Caixa-Bankia: una gestora internacional analiza los motivos que empujan a esta fusión
Plush Design Studio on Unsplash

Las conversaciones en las que ya se hallan sumidos CaixaBank y Bankia para crear el mayor banco español acaban de comenzar. El hecho de que la negociación aún esté en una fase muy embrionaria y no se conozcan aún muchos detalles, y que sus protagonistas sean dos de los mayores clientes de las gestoras internacionales en España hace que no sean muchas las entidades que estén dispuestas a comentar la operación. Sin embargo, hay una que sí ha querido hacer pública su opinión sobre este cuestión. Se trata de TwentyFour Asset Management, boutique de Vontobel AM. Y lo ha hecho por boca de Felipe Villarroel, gestor de fondos en la firma, quien considera que este movimiento es muy interesante por varias razones.

“El principal desafío del sector bancario europeo es la rentabilidad, no la calidad de sus bonos. En otras palabras, la cuestión es un problema para los accionistas y no para los tenedores de su deuda. Muchas ratios que miden la salud del crédito indican que el sector bancario europeo (y mundial) en su conjunto nunca ha sido tan fuerte como lo es hoy en día. Los coeficientes de capital más que duplican el nivel de hace una década, y los bancos tienen un acceso prácticamente ilimitado a la liquidez proporcionada nada menos que por el Banco Central Europeo”, asegura el experto.

Tal y como explica, en el lado del activo del balance, las líneas de negocio con más riesgo se han reducido o cerrado por completo y los modelos de negocio se han simplificado. Como resultado, la volatilidad de las ganancias subyacentes es menor que antes. Para los bancos, un mayor capital y unos activos más seguros significan un mejor perfil crediticio.

La rentabilidad, sin embargo, es una cuestión diferente, y aquí el sector ha sufrido principalmente debido a la contracción de los márgenes. “El BCE ha llevado los tipos de interés a niveles negativos y los ha mantenido durante varios años. Como los bancos no pueden o no quieren pasar los tipos negativos a sus clientes a través de los depósitos, y al mismo tiempo la competencia empuja las hipotecas y otros tipos a la baja, esto ha dado lugar a una compresión del margen de interés neto. El rendimiento de los activos y de los fondos propios sufren como consecuencia, al igual que los múltiplos de valor precio/valor contable”, apunta.

En este contexto, Villarroel considera que las fusiones y adquisiciones son una buena forma de impulsar las economías de escala: pueden mejorar los beneficios y la rentabilidad de los recursos propios. “Hay varios países en Europa donde el sector bancario sigue estando muy fragmentado, y aunque en España se ha trabajado mucho con las fusiones de múltiples cajas de ahorro en los últimos años, todavía hay margen para una mayor consolidación”.

En este sentido, el gestor se muestra convencido de que países como Alemania o Italia son también los principales candidatos para que este tipo de transacciones se produzcan en el futuro. “Una mayor escala facilita a los bancos la tarea de impulsar la eficiencia de los costes y mejorar sus resultados, lo cual es, por supuesto, una tarea difícil de lograr de forma orgánica cuando el crecimiento a sido lento, como ha sido el caso en Europa después de la crisis financiera”. En Italia ya se reconoce abiertamente la posibilidad de realizar operaciones similares, al entender que es el modelo ganador. Podrían afectar inicialmente a entidades como Monte dei Paschi.

“Es probable que en el futuro esas transacciones se realicen con mayor frecuencia en Europa. Lo que ha sido débil es el relato para los accionistas de la banca europea, no el relato crediticio, pero para los tenedores de bonos suele ser bueno que aumente el valor de mercado de las acciones de un emisor. Este tipo de noticias es constructivo para el sector en general”, concluye Villarroel.