Claves para acertar en el mercado de ABS

De izq. a dcha. y de arriba abajo: Pablo Mansilla (Santander Private Banking), Francisco Julve (A&G), Víctor Gordón (Gestifonsa), Elena Delfino (Aegon AM) y Manuel Rodríguez (Abante Asesores). Firma: FundsPeople.

El actual contexto de expectativas de inflación y tipos de interés al alza han convertido a los ABS en un interesante aliado de las carteras de renta fija. Pero ni todo es lo mismo ni todo vale. ¿Dónde se encuentran actualmente las oportunidades más atractivas? Gestores y selectores contestan esta pregunta en el marco de un desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por Aegon AM.

El atractivo de los RMBS

Donde más valor encuentra Víctor Gordón, responsable de Renta Fija de Gestifonsa, en un contexto en el que a nivel global en renta fija el 20% del mercado sigue estando en tipos en negativo, es en los tramos más seguros. Pero si lo que se busca es un poco más de spread y añadir algo más de rentabilidad a la cartera, la opción serían los Residential Mortgage-Backed Securities (RMBS) de Reino Unido, autos ex Alemania o instrumentos como los Collateralized Loan Obligation (CLO). “Y siempre bonos con cupones flotantes y con duraciones bastante contenidas que, además, nos protegen en este entorno actual”, añade.

A Pablo Mansilla, responsable de Fondos de Inversión en Santander Private Banking, también le parece interesante, en el actual contexto, el mercado de titulizaciones con colateral inmobiliario (RMBS) de Reino Unido. Explica que, como cualquier otro mercado de este país, en los últimos años se ha visto muy penalizado por el Brexit. “Este 2021 ha sido un buen momento para entrar en él, una vez que se han eliminado las incertidumbres en torno a la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) y los inversores han podido, de alguna manera, pasar página”. Destaca también de este mercado que es bastante líquido. “En los fondos que nosotros seleccionamos hemos visto un hueco claro para estos instrumentos. Nos hemos beneficiado de ellos, y lo seguimos haciendo”.

La importancia del análisis del riesgo de crédito

Del mercado de RMBS británico, Francisco Julve, director de Selección de Fondos de Inversión en A&G, destaca que está muy desarrollado, y en la mayoría de fondos que invierten en ABS, sobre todo con presencia europea, la principal exposición la tienen a Reino Unido; y también a Holanda, uno de los países del Viejo Continente que más titulizaciones emite.

No obstante, considera que el secreto del producto es la diversificación, “sin tener apuestas puntuales en ninguna de las regiones o de los tipos de titulizaciones en concreto”. ¿El motivo? Las consecuencias de equivocarse en el asset class en el caso de un mercado como el de los MBS muy ligado a componentes macro. A su juicio, la mejor opción es optar por los tramos más altos en orden de prelación, aunque se renuncie a un poco de yield. Y contar con especialistas en el análisis del riesgo de crédito de las emisiones que componen la cartera de préstamos.

En el mismo sentido, Manuel Rodríguez, selector de fondos de renta fija de Abante Asesores, explica que “a la hora de elegir el vehículo miramos mucho la calidad crediticia, qué tramo del ABS estamos metiendo, e intentamos irnos a la parte más alta y con más calidad”. No obstante, explican que es un universo muy sesgado debido a las elevadas emisiones en Reino Unido, especialmente en la parte de hipotecas residenciales, por lo que “tenemos mucho sesgo ahí”. También mantienen dentro de este universo exposición a Holanda, España e incluso a emisores paneuropeos. “Al final lo que tenemos es una diversificación en los emisores más grande, mayor exposición a hipotecas residenciales por las características del propio universo de inversión y también a autos”.

Muchas opciones para diversificar

En la necesidad de diversificación coincide Elena Delfino, directora de Aegon Asset Management en España. “Se puede elegir entre segmentos, geografías, colateral, emisores”. Cuenta que la gestora lleva desde 2004 gestionando este activo para clientes externos y desde 2001 para la empresa matriz. Con este bagaje, la firma ha vivido muchos contextos de mercado, entre ellos la crisis de 2007-2008. “Empezamos ya en 2006 a ser más conservadores, a movernos a los tramos más altos de la estructura de los ABS, a enfocarnos más en los países core de Europa, lo que nos benefició en la crisis, y después de ella a la hora de recuperar el valor de los bonos y no tener ningún tipo de impago en la cartera”.

En estos momentos explica que están aplicando una estrategia barbell. “Por un lado queremos tener una parte muy líquida de la cartera justo en los tramos más sénior y en los tramos de core Europe (Holanda, Francia, Alemania). El rating medio de la cartera ahora es AA+”. Pero, al mismo tiempo, están invirtiendo una parte del portfolio, de maneras más táctica, en los tramos BBB, que ofrecen más rentabilidad. Eso sí, “examinando muy bien el tipo de colateral. Hacemos un análisis de estrés muy fuerte, basado en el movimiento de los precios en el mercado inmobiliario y la evolución del desempleo. El objetivo es que no haya ningún impago en la estructura del ABS”.