Cómo componen las gestoras españolas sus carteras de gestión discrecional

noria, composición, girar
Firma: Cedric Dhaenens (Unsplash)

La llegada hace cinco años de MiFID II supuso un cambio de modelo en el negocio de las gestoras de activos. En este lustro se ha pasado de un sistema de pura comercialización a otro centrado en el asesoramiento y la gestión discrecional de carteras, en los que el inversor delega en las gestoras la composición de sus carteras. Según los últimos datos publicados por Inverco, al cierre del mes de marzo, el 67,1% de las IIC en España se han distribuido mediante gestión discrecional o asesoramiento (40,1% a través de asesoramiento y 26,9% vía gestión discrecional).

Pero ¿de qué tipo de fondos se componen esas carteras de gestión discrecional? Si bien no es posible saber con qué tipo de activos se componen las carteras al afirmar las entidades que se trata de un servicio personalizado que ofrecen a clientes en función de diferentes perfiles de riesgo, sí se puede conocer hasta que punto incluyen o no fondos de las gestoras de sus propios grupos o productos de terceros y en qué proporción, al menos en términos generales.

Así, con los últimos datos publicados de Inverco, al cierre de marzo de este año, de los 106.848 millones de euros de activos en IIC distribuidos a través del servicio de gestión discrecional, 65.924 millones estaban en fondos del propio grupo (se incluyen tanto IIC nacionales del propio grupo como IIC extranjeras, normalmente domiciliadas en Luxemburgo). Esta cifra implica que el 61,6% de las IIC que se incluyen en carteras de gestión discrecional son fondos del propio grupo bancario.  El 38,4% estaría en IIC de terceros, pudiendo ser tanto gestoras extranjeras como nacionales de grupos financieros distintos.

Hace unos meses Rodrigo Buenaventura, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) insitó en la presentación del Plan de Actividades para 2023 y 2024 a que las gestoras incluyeran más fondos de terceros en sus carteras de gestión discrecional . "La norma prevé la distribución de producto propio, pero sería ideal que este fuera variado", afirmó. Lo hizo después de un año como fue 2022 en el en algunas ocasiones, como sucedió en el primer semestre de ese año, el porcentaje de fondos propios en estos servicios se había disparado hasta niveles máximos del 75% .

Sin embargo, analizando los datos históricos que recoge Inverco desde 2018, se ve que el porcentaje actual, del 61,6% en fondos del propio grupo, es inferior al visto en la mayor parte de los últimos cinco años. Así, el dato al cierre de 2022 fue del 63%, el de finales de 2021, del 73%, el de 2020, del 64,7% y el de 2019, del 63,8%. Hay que remontarse, de hecho, a 2018, el primer año de implementación de MiFID II para encontrar un dato más bajo del actual: ese año el porcentaje de fondos propios en las carteras de gestión discrecional fue del 58,9% del total.