Cuatro criterios y una reflexión útiles a la hora de seleccionar estrategias alternativas líquidas

Cuatro criterios y una reflexión útiles a la hora de seleccionar estrategias alternativas líquidas, Cuatro criterios y una reflexión útiles a la hora de seleccionar estrategias alternativas líquidas
Davide Di Chio (Anima Sgr), Lars Schickentanz (Anima Sgr), Jacobo Silva (Omega Capital), Salvador Bañuls (CaixaBank AM) y Ángel Lara (Santander AM). FundsPeople.

En este comienzo de año tan difícil para la renta fija y la renta variable, la búsqueda de estrategias descorrelacionadas con el mercado se ha convertido en una prioridad para muchos inversores, lo que explica la creciente popularidad de la gestión alternativa. Sin embargo, en un universo tan amplio y variado como el de las inversiones alternativas, ¿en qué se basan los selectores a la hora de decantarse por una estrategia líquida determinada? ¿Qué criterios consideran más importantes? Cuatro profesionales compartieron su visión durante el desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por Anima Sgr.

Filosofía de inversión

Para Salvador Bañuls, selector y gestor de fondos de inversión alternativa en CaixaBank AM, “existen muchos parámetros que hay que tener en cuenta a la hora encontrar la estrategia alternativa líquida que mejor encaje en cada entorno”. Sin embargo, el experto destaca la filosofía de inversión como el elemento más importante a la hora de seleccionar un producto concreto. “Saber qué podemos esperar del gestor y entender cuándo se va a comportar bien o mal el fondo resulta crucial para optimizar el rendimiento de la cartera. Este conocimiento nos permite elegir de antemano a los mejores jugadores en cada periodo y tomar ventaja de ellos”.

Proceso…

El proceso es, precisamente, el criterio que más valora Jacobo Silva, gestor de carteras en Omega Capital. “Es imprescindible invertir en gestores que siguen un proceso, ya que el proceso es el único elemento repetible y predecible”, enfatiza. “Si un gestor mantiene el mismo proceso y el mismo enfoque de inversión, acabará generando rentabilidad antes o después”.

“Con el tiempo, los resultados llegarán o la estrategia se liquidará”, argumenta Lars Schickentanz, responsable de estrategias de alfa en Anima Sgr. “Una cosa buena de este negocio es que, si no lo haces bien durante 20 años, no sobrevives”. Por eso, el profesional considera que “tener un proceso sistemático y predecible y trabajar continuamente en la estrategia sigue siendo la mejor forma de hacer las cosas”.

…y paciencia

El problema, en opinión de Silva, es que a veces los inversores no tienen la paciencia necesaria para esperar a que una determinada estrategia dé sus frutos. “Por eso es muy importante que seamos capaces de transmitirles claramente a nuestros clientes qué estamos intentando conseguir con esa asignación y esa estrategia en concreto”, añade.

Ángel Lara, analista sénior de estrategias alternativas y mercados privados en Santander AM, también subraya la importancia de la paciencia. “No se puede ser un turista a la hora de invertir en alternativos. Si uno hace bien su trabajo, invierte mucho tiempo en seleccionar la estrategia o el gestor más adecuados. Así que no vas a estar invertido tres meses, hay que esperar. Y sabemos que, antes o después, el gestor o la estrategia tendrá malos resultados, porque no hay nadie que lo haga bien siempre. Pero, si confías en tu decisión, estarás tranquilo en los buenos y los malos momentos”.

Lars Schickentanz incide en esta idea: “Incluso con un buen proceso de inversión, habrá momentos en que la estrategia no funcione, simplemente porque el entorno no es favorable. Ahora mismo, por ejemplo, el entorno es favorable a las estrategias de seguimiento de tendencias (CTA) y a las materias primas, mientras que a los inversores en el factor growth no les está yendo tan bien como en los últimos 10 años”.

Track record

Por eso, Lara asegura que “si me tuviera que quedar con un solo criterio para seleccionar una estrategia alternativa líquida, sería el track record. Pero no me refiero al comportamiento de los tres últimos años”, aclara, “sino a que cuanto más track record tenga un fondo o una gestora, mejor”. El profesional explica que el equipo se siente más cómodo trabajando con gestoras que llevan mucho tiempo en el negocio, por la experiencia que acumulan: “Si vivieron los años ochenta, los noventa, los dos mil… tienen unas capacidades que, de otra forma, es imposible tener”.

¿Descorrelación?

Por último, Lars Schickentanz reflexiona sobre uno de los principales puntos de venta de la gestión alternativa: su capacidad para aportar descorrelación a la cartera. “El concepto de descorrelación me parece algo misterioso”, confiesa el gestor. “No gestionamos en el vacío, así que, necesariamente, una estrategia tiene que estar correlacionada con algo. Puede que sea con una recesión o con la inflación… Por eso, cuando alguien habla de generar rentabilidades no correlacionadas, siempre me pregunto: ¿no correlacionadas con qué? ¿Y cómo?”.

“Cuando hablamos de descorrelación, mucha gente cree que significa que una estrategia o un gestor ganará dinero en cualquier escenario y eso no es así”, puntualiza Jacobo Silva. “Descorrelacionado solo significa que la estrategia se mueve de forma diferente al mercado, eso es todo”.