Diaphanum aconseja esperar a una corrección en las bolsas para tomar posiciones

tiempo, reloj
Fuente: Insung Yoon (Unsplash)

La entidad muestra un posicionamiento cauto a la espera de que los temores a la inflación provoquen una corrección de los mercados de renta variable. Por eso recomienda aprovechar esas caídas esperadas para aumentar posiciones. 

Los expertos de Diaphanum consideran que los resultados empresariales y los datos macroeconómicos de las últimas semanas han sorprendido positivamente, pero los mercados no han cotizado estas buenas noticias porque existe un temor a un repunte de la inflación. Si se produce, la entidad apunta que «los Bancos Centrales se verán obligados a recortar los estímulos antes de los previsto». Las autoridades monetarias de Reino Unido, Canadá y Australia ya han reducido sus programas de compra de bonos. En el lado contrario, están el BCE y la Fed, que mantienen que la subida de la inflación será transitoria y que mantendrán los estímulos por un largo período de tiempo. «Con este telón de fondo, la expectativa de subida de inflación se refleja en los bonos a largo plazo, que en el caso de EE.UU. podría empezar a hacer la competencia a los activos de riesgo», advierten desde la entidad.

Aunque de momento los buenos resultados empresariales han mantenido el rally en las bolsas, desde Diaphaum recuerdan que «las valoraciones son muy exigentes desde el punto de vista histórico, y descuentan ya el mejor de los escenarios». Miguel Ángel García, director de Inversiones de la entidad, explica que “la relación entre cotizaciones y beneficios, el PER, está muy por encima de su media histórica, algo que se repite en el EV/EBITDA. Mientras que la rentabilidad por dividendos, aunque puede mejorar en la medida que las empresas consideren que no hay que preservar tanto la liquidez como durante la pandemia, es en la actualidad muy baja”, comenta.

Perspectivas macro

A nivel macroeconómico, las perspectivas también son halagüeñas. Se espera una fuerte recuperación de las economías en 2021 y 2022, sobre todo en Asia y EE.UU. El FMI cifra sus previsiones de crecimiento para la economía mundial en el 6% para este año y en el 4,3% en 2022, lo que supone el mayor ritmo de expansión tras una recesión en los últimos 80 años. Desde Diaphanum explican que este crecimiento estará apoyado en «el aumento del consumo, la recuperación del empleo y el gasto del ahorro acumulado durante la pandemia».

El apoyo de los bancos centrales apoya estas buenas perspectivas así como el buen comportamiento de los mercados. Mantienen los tipos de intervención en mínimos históricos y sus programas de compras de bonos permiten inyectar liquidez en el sistema y mantener las rentabilidades de los bonos bajas, lo cual se refleja en el tamaño de sus balances. Diaphanum considera que el principal riesgo que plantea esta recuperación es el aumento de la inflación, provocado por el rally de las materias primas. «Con el precio del petróleo escalando a máximos de 2018, habrá que estar muy atentos a la evolución de la inflación subyacente, que excluye alimentos y energía», recomiendan.