El 73% de las gestoras de private equity requieren a sus participadas políticas ESG

prismáticos, análisis, playa
Kyle Popineau, Unsplash

La consultora Beyond ha publicado el primer informe sobre sostenibilidad en las gestoras de capital privado en España. Una de las primeras conclusiones es que las gestoras de private equity quieren avanzar en sostenibilidad, pero no saben cómo. El informe se basa el estudio mediante encuesta y entrevista de 50 de las gestoras más importantes de España que representan el 50% del mercado total.

“Existe un gap entre la ambición y la realidad, entre lo que dicen que les gustaría hacer y lo que efectivamente hacen", explica Ignacio Jaureguizar, socio de Beyond. La explicación de ese gap, según la entidad, es que hasta ahora no disponían de una herramienta que les permitiera autoevaluarse y compararse con sus competidores como ocurre en la mayoría de los países de su entorno.

El informe mide criterios de respeto al medio ambiente, social y gobernanza. Las gestoras consideran el área medioambiental como el más relevante. Sin embargo, donde ellas mismas hacen más hincapié es en gobernanza, seguida de las sociales y terminando por las ambientales. “Un ejemplo de lo importante que es tener una herramienta como ESG Beyond porque puedes creer que los otros priorizan ambiente y descubrir que todos se focalizan en gobernanza como uno mismo”, explica Burdett.

Motor de crecimiento y creación de valor

“Las gestoras de Private Equity tienen que cambiar de enfoque: pasar de centrarse en regulación y cumplimiento a considerar los criterios ESG como motores de crecimiento estratégico y de creación de valor empresarial hacia sus participadas”, añade Andrés Burdett, socio de Beyond.

Lo más interesante que revela el informe, según los socios de Beyond, es que las gestoras están empezando a comprender que la sostenibilidad es un buen indicador de inversión sobre todo en el proceso de due-diligence porque reduce sensiblemente la volatilidad. “El riesgo siempre existirá, pero lo reduce sustancialmente y genera un marco estable indispensable para el desarrollo de los negocios”, explica Jaureguizar. “Por lo mismo, también es un factor muy determinante a la hora de acceder a financiación, clave para el crecimiento de los negocios”, añade Burdett.

1 ¿Qué importancia tiene para la gestora los siguientes aspectos de sostenibilidad? (n=50).

El informe examina la ambición de las gestoras en materia de sostenibilidad y la clasifica desde la escéptica hasta la idealista pasando por la pragmática y la estratégica. Es en esta última donde se sitúan la mayoría de las gestoras analizadas, el 65%. Son aquellas que consideran que la ESG es clave del éxito. Le sigue un 22% de pragmáticas que afirman que la ESG influye en los resultados financieros.

El informe Beyond detecta cero declaradas escépticas y un 14% de idealistas que creen que ESG es el “principal motor” de la empresa. “Estamos seguros de que la evolución de los próximos años será creciente y que muchos pragmáticos pasarán a ser estratégicos y muchos estratégicos se convertirán en idealistas”, señala el informe.

¿Aprueban o suspenden las ‘Private Equity’ en sostenibilidad?

“Su compromiso es excepcional”, concluye el informe. Todas las gestoras analizadas aprueban, aunque algunas son más sensibles que otras. “Unas sacan sobresaliente y otras de momento están en el bien”, señalan los socios. Es curioso que las cuatro gestoras que mejor desempeño muestran se autocalifican a sí mismas como estratégicas en lugar de idealistas. “No es sólo humildad, sino que no tienen un benchmark con el que compararse”, explica Jaureguizar. Por eso la clave del informe se encuentra en las métricas que permiten estandarizar el grado de sostenibilidad de las gestoras y por tanto comparar con los competidores y con uno mismo en el pasado o en el futuro.

Otro resultado llamativo del informe ESG Beyond es que aunque sólo el 49% de las gestoras hacen un informe anual de sostenibilidad el 85% tienen gestores internos ESG con dedicaciones significativas. La mayoría cree que pueden gestionar el reto de la sostenibilidad con sus estructuras actuales. Por lo mismo, un 73% de las gestoras requieren a sus participadas políticas ESG pero sólo un 17% requieren un informe. “O sea que hay muy buenas intenciones, pero ni se audita ni se mide ni se puede comparar; la razón es que hasta nuestra matriz ESG Beyond no existía una herramienta que permitiera hacerlo con criterios estandarizados”, explica Jaureguizar.

1 ¿Qué área ESG tiene en cuenta a la hora de gestionar o invertir en sus participadas o la gestora? (n=50).

El informe ESG Beyond también incluye recomendaciones para avanzar en la integración de criterios ESG. Por ejemplo, medir la huella de carbono directa e indirecta, la diversidad de la plantilla, la toma de decisiones participada, etc. “Estas mejoras impactarán sobre sus participadas y en el núcleo de la estrategia de inversión”, apunta Burdett. “A largo plazo, el performance en el trinomio riesgo-rentabilidad-impacto es cada vez más notorio”, concluye.