El dinero en depósitos registra un nuevo máximo y supera el 42% del ahorro financiero, niveles de 2013

Andre Taissin- Unsplash

El ahorro en depósitos sigue al alza. Según los datos que ofrece Inverco, a cierre del año pasado el ahorro financiero de las familias españolas alcanzó los 989.878 millones de euros, un nuevo máximo histórico. De hecho, en el entorno de incertidumbre ante la pandemia del COVID-19 fue el activo que presentó un mayor crecimiento en la tasa anual, un 8% con respecto al ejercicio anterior.

De hecho, no experimentaba un crecimiento anual tan fuerte desde el año 2008, cuando el dinero en depósitos y efectivo se incrementó un 10,5% en el ejercicio. No obstante, entonces los activos se situaban en los 797.434 millones. Muy lejos de los 989.878 millones actuales que, desglosados quedan de la siguiente manera: 805.530 millones están en depósitos transferibles mientras que otros 57.359 millones están en efectivo. Con todo, este activo alcanzó a cierre de 2020 el 42,2%, lo que suponen niveles no vistos desde el año 2013.

El ahorro financiero de las familias españolas se situó en 2,35 billones de euros a finales de diciembre de 2020, según los datos del Banco de España. En el cuarto trimestre, los hogares españoles incrementaron en 43.308 millones de euros su saldo en activos financieros, lo que supone un 1,9% más que en septiembre. Un incremento que tiene su origen «tanto en los flujos positivos por operaciones como en las revalorizaciones de los activos en cartera debido al buen comportamiento de los mercados», valoran desde Inverco.

Otros activos

El importante volumen de ahorro generado por las familias durante 2020 también se concentró en las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), que experimentaron flujos de entrada positivos por valor de 10.467 millones de euros. En su caso, los activos alcanzaron los 347.728 millones de euros, un 2,7% más que el año anterior. Así, la cuota de IIC sobre el ahorro financiero se situó en el 14,8%, por encima del 14,2% del año anterior. Un nuevo máximo.

Eso sí, si se analiza la cifra desglosada, lo cierto es que la mayor parte del crecimiento vino por parte de las IIC extranjeras o sicav, cuyos activos se incrementaron un 8,4%, hasta los 118.092 millones. Por su parte, los fondos mantuvieron prácticamente estable su cifra con respecto al anterior, en los 229. 635 millones, según estos datos. Tampoco experimentaron movimientos los activos en pensiones, que se situaron en los 124.357 millones.

Al contrario, la inversión directa en renta variable cayó un 21,4%, hasta los 270.531 millones; mientras que los activos en renta fija crecieron un 1,3%, hasta los 13.176 millones.