El asset allocation ideal para una cartera centrada en China

asset allocation China, El asset allocation ideal para una cartera centrada en China
De izquierda a derecha y de arriba abajo, Bruno Patain (Eurizon), Nereida González (Afi Inversiones), Alfonso García Yubero (Santander Private Banking) y Diego Fernández (A&G). Firma: FundsPeople.

El mercado chino presenta ciertas particularidades, como la regulación estricta o el centralismo del Estado, que deben ser tenidas en cuenta a la hora de realizar un asset allocation correcto. Además, existen ciertos tipos de activos, especialmente en renta fija, que, por sus características, son más adecuados que otros si pretendemos invertir en el País del Dragón. Expertos de Afi Inversiones, A&G y Santander Private Banking debaten sobre cuál sería un asset allocation perfecto para China, teniendo en cuenta el contexto que rodea al país, en un desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por Eurizon.

A día de hoy, un 80-20

“Recientemente, lanzamos un fondo flexible multiactivo chino y hemos realizado un estudio para ver el asset allocation más conveniente”, afirma Bruno Patain, country head para España & Portugal en Eurizon, quien puntualiza que “para maximizar la ratio de Sharpe, hemos observado que, actualmente, la distribución más adecuada para este nuevo producto sería de un 20% para la renta variable y un 80% en renta fija”. Cuando habla de renta fija, el directivo se refiere principalmente a bonos soberanos o semisoberanos, ya que “añadiendo crédito privado o high yield no nos aportaba demasiado, conseguíamos mucha más rentabilidad por la parte de renta variable y optimizando la ratio de Sharpe”. El directivo advierte que este asset allocation debería variar con el tiempo: “tal vez más adelante pasemos a un 70%-30%, pero de momento este mix funciona muy bien”.

En el caso de Diego Fernández, director general de Inversiones en A&G, su experiencia es distinta debido a la forma de trabajo que ejercen: “Lo nuestro es más banca privada, gestión de multiactivos y multiproducto con el capital de nuestros clientes, por eso un asset allocation chino puro no es un tema mayor para nosotros”. La preocupación, en este contexto, es como encajar China en las carteras de los inversores: “Creemos que es más atractiva la renta variable china. En renta fija, nos gusta ser más oportunistas, centrarnos en cosas muy nicho”. Además, afirma que el concepto de emergentes en las carteras ha sido sustituido por el País del Dragón exclusivamente: “Tiene sentido una cartera con menos activos emergentes, pero más concentrados en China”.

Explicar qué es China

“Como estratega con carteras de diferentes perfiles, creo que lo primero es sentarte con el cliente y explicarle lo que es un activo emergente, la volatilidad que asume”, comenta Alfonso García Yubero, director de Análisis y Estrategia de Santander Private Banking. Si tuviese que apostar por un asset allocation chino, a cinco años vista en consonancia con el contexto actual, optaría por un mix típico de su casa: “Un perfil equilibrado, entre 0 y 60 en bolsa con dos puntos de renta variable china con perspectiva de que vaya in crescendo en la medida que vaya abriéndose este mercado”. Además, el directivo comenta la importancia de respaldarse de allocators de terceros con experiencia: “Gente externa que nos guíe entre la maleza que a veces supone China, pues es un país que parece una caja negra en algunas cuestiones y es bueno ir de la mano de profesionales de referencia”.

En Afi Inversiones Globales optan por un modelo basado en el futuro: “Lo que hacemos siempre es analizar el mercado, ver cuáles son sus perspectivas a futuro y, en base a eso, decidir nuestro asset allocation”, explica Nereida González, consultora del Área de Análisis Económico y de Mercados de la entidad, quien puntualiza que “no solo tenemos en cuenta el pasado, en forma de análisis históricos, por ejemplo, sino que siempre pensamos cuál va a ser el escenario más probable”. González coincide con el asset allocation que planteaba Patain: “Me encaja porque, en relación a los flujos, se está abriendo muchísimo el mercado de deuda y está entrando más capital, precisamente en soberanos y subsoberanos. Con el carry que ofrecen y una divisa que vemos relativamente estable, sin riesgo de devaluación, nos parece una apuesta clara”.

¿Los clientes se interesan por China?

Otro tema tratado en el debate fue el interés de los clientes por los activos chinos. A este respecto, Diego Fernández (A&G) ofrece su opinión: “Nos hacen muchas preguntas, pero yo creo que se debe al ruido que rodea al país. No vemos un interés generalizado por tener China en cartera”. El directivo afirma que, en su opinión, “es una idea nuestra. Contamos las bondades de optar por activos chinos, justificamos la decisión en base a ciertos datos positivos y, así, suele acabar en las carteras”. Además, Fernández aclara que el mercado chino es muy atractivo para renta variable de gestión alternativa: “Existen opciones de arbitraje. Con exposiciones netas mínimas puedes obtener números muy buenos”.

Alfonso García Yubero (Santander Private Banking) cree que con China existe una conducta gregaria por parte del inversor: “Cuando un activo tiene un mes muy bueno de comportamiento, el cliente lo acepta con rapidez; pero cuando ocurre al contrario, vienen las preguntas por su parte. No creo que haya proactividad y anticipación en este mercado, sino más bien una conducta reactiva y muy gregaria. Y ojalá siga siendo así, porque eso significaría que sigue habiendo interés por parte del inversor”.

“En occidente, estamos acostumbrados a trabajar con mercados, como el europeo, con muchas opciones, como high yield a corto plazo, investment grade, CoCos, titulizaciones o convertibles. Pero pensemos que el mercado chino es relativamente nuevo y joven”, aclara Bruno Patain (Eurizon), quien puntualiza que “probablemente, aunque no tengamos una fecha clara para esto, llegará un momento en que China sea igual: se podrá elegir entre muchos tipos de estrategias, será un universo mucho más amplio y con diversas opciones con las que navegar las vicisitudes del mercado”.