El Fondo soberano noruego resiste a la pandemia: cerró 2020 con un alza del 10,9%

brindis, champan, alfa, hedge funds
Matthieu Joannon on Unsplash

El Fondo soberano noruego acaba de publicar sus resultados correspondientes a 2020 . Un año muy complicado desde el punto de vista social y económico pero que resultó mucho mejor de lo esperado para los mercados de valores, que cotizaron en sus cifras los ingentes planes de estímulos anunciados tanto por banco centrales como  por Gobiernos.

“A pesar de que la pandemia ha marcado el año 2020, ha sido otro buen año para el fondo. La rentabilidad global del fondo en 2020 fue la segunda más alta desde 1998 medida en coronas. Sin embargo, la elevada rentabilidad también nos recuerda que el valor de mercado del fondo podría variar mucho en el futuro”, afirma el Presidente del Consejo Ejecutivo, Øystein Olsen.

En concreto, el fondo despidió el ejercicio con un alza del 10,9% debido sobre todo al buen comportamiento de su cartera de renta variable, que supone más de un  72% de su patrimonio de 10,914 billones de coronas noruegas (1,03 billones de euros).  

Qué funcionó y qué no

De hecho, la cartera de renta variable rentó un 12,1% mientras que la de renta fija se quedó en un 7,5% compensando así la caída del 0,1% que tuvo su asignación a bienes inmuebles no cotizados. El buen comportamiento de la cartera de renta variable se debió al rendimiento obtenido por las posiciones que tienen en tecnológicas. De hecho, según la presentación  que ha realizado Norges Bank IM, la gestora encargada del fondo, los mayores contribuidores a la rentabilidad del Fondo fueron valores de este sector.

«Las empresas tecnológicas obtuvieron la mayor rentabilidad en 2020, con un retorno del 41,9%. Esto se debe principalmente a que la pandemia provocó un aumento masivo de la demanda de productos para el trabajo en línea, la educación, el comercio y el entretenimiento», afirma Tangen.

Desde su creación en el año 1998, son solo cinco los años en los que el fondo ha cerrado con pérdidas, el último de ellos en 2018, uno de los peores años de mercado e el que fueron excepcionales los productos que consiguieron sortear las pérdidas. Por el contrario, ha cerrado con alzas 17 años de los 22 años con los que cuenta el fondo, lo que deja su rentabilidad anualizada desde el lanzamiento en el 6,3%.