El Fund Manager Survey de agosto, el menos negativo desde febrero de 2022

diana
Foto: Afif Kusuma on Unsplash

Mejora notable del sentimiento inversor entre los profesionales. El último Fund Manager Survey de BofA, de agosto, es el menos negativo (bearish) desde febrero de 2022. Así, la liquidez entre los gestores encuestados se ha rebajado considerablemente: del 5,3% de julio al 4,8%. Eso lleva a los niveles de caja a su mínimo de 21 meses. Al bajar del 5%, el indicador de liquidez de BofA deja de dar la señal de compra.

De hecho, los gestores están ahora menos sobreponderados en efectivo desde septiembre de 2021. Una liquidez que se ha utilizado para volver a la renta variable. La asignación ha subido 13 puntos porcentuales intermensual hasta situarse la menor infraponderación en renta variable desde abril.

Mejora de las previsiones macroeconómicas

Esa mejora en el sentimiento inversor también se percibe en las perspectivas macroeconómicas. Los gestores encuestados siguen opinando que el crecimiento mundial se debilitará en los próximos 12 meses, pero las expectativas mejoraron significativamente en agosto. Ahora solo el 45% neto espera que la economía mundial sea más débil en 12 meses, frente al 60% que así lo afirmaba el mes pasado.

Pero una economía más débil no necesariamente implica una recesión. De hecho, cada vez menos profesionales prevén una contracción de la economía global. La preocupación por la recesión se desvanece. Cada vez más los gestores encuestados no esperan recesión alguna en los próximos 18 meses. El 31% de los encuestados no ve una recesión, frente al 19% en julio y el 14% en junio.

Otro 24% espera que se dé en el primer trimestre de 2024, el 13% en el cuarto trimestre de 2023, el 11% en el segundo trimestre de 2024, el 9% en el segundo semestre de 2024 y el 3% en el tercer trimestre de 2023.

Así, el escenario de aterrizaje suave en los próximos 12 meses sigue siendo la hipótesis base del consenso. Dicho esto, las probabilidades del no aterrizaje aumentan (9% frente a 4% en julio y 3% en junio), mientras que las de aterrizaje duro disminuyen (20% frente a 20% en julio y 26% en junio).

Menor inflación lleva a menores tipos de interés

Otra de las convicciones de los gestores es que veremos una menor inflación en el corto-medio plazo. A pesar de la mejora de las expectativas de crecimiento y de la política fiscal estimulante, sigue existiendo un amplio consenso entre los inversores de que la inflación se ralentizará aún más en los próximos 12 meses. El 81% neto espera un IPC global más bajo.

Y eso influye en su asignación de activos. El Fund Manager Survey de agosto revela la mayor convicción de que se producirán recortes de tipos en el próximo año desde noviembre de 2008. En esa línea, los gestores siguen positivos con los tipos a largo plazo. Un 10% neto espera que los rendimientos de los bonos bajen en los próximos 12 meses, frente al 15% de julio y el récord del 19% de abril.

Movimiento en las carteras

En el último mes los gestores han rotado sus carteras hacia renta variable, mercados emergentes y Japón, los sectores de tecnología (hasta alcanzar el nivel más alto desde diciembre de 2021) y energía. Por el contrario, han salido de los reits, el efectivo, los industriales, y geográficamente de EE.UU. y Europa.

Sin embargo, si comparamos las carteras con la media histórica a 20 años vemos que los profesionales siguen largos en bonos, consumo básico y emergentes e infraponderados en renta variable, reits, eurozona e industriales.