El Gobierno da luz verde al fondo de pensiones de promoción pública pese a las dudas del sector

el gobierno aprueba el fondo público de empleo, El Gobierno da luz verde al fondo de pensiones de promoción pública pese a las dudas del sector
Firma: Mathieu Stern (Unsplash).

Como se esperaba el Consejo de ministros ha dado su visto bueno al anteproyecto de ley que regula la creación de los fondos de pensiones de promoción pública, pese a no contar con el visto bueno ni de los agentes sociales ni de la CEOE y con muchos peros por parte del sector financiero.

Si bien el anteproyecto incluye algunas recomendaciones como que las aportaciones de las empresas se excluyan de la base de cotización de los trabajadores y que el trabajador pueda aportar más si la empresa no llega al máximo, los límites que se han impuesto no convencen al sector ni a la patronal. "Hemos tenido un diálogo muy extenso incluido con la CEOE aunque en los incentivos siempre se puede pedir más, vamos a ver adónde podemos llegar ya que es dinero público. Yo creo que esos incentivos son suficientes", ha explicado José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en la rueda de prensa posterior al Consejo de ministros, en el que también se aprobado el aumento del salario mínimo.

Las novedades

En concreto, lo que recoge el anteproyecto es que las desgravaciones en el caso de los autónomos podrán llegar a los 5.750 euros anuales y para los asalariados se permite que una ampliación más allá de la aportación que haga la empresa hasta cierto límite de forma proporcional como se muestra en el gráfico.

el gobierno aprueba el fondo público de empleo, El Gobierno da luz verde al fondo de pensiones de promoción pública pese a las dudas del sector
Fuente: Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

En cuanto a las empresas, según apunta Escrivá, "se reintroduce la no cotización de las contribuciones a la Seguridad Social de esas aportaciones pero con un límite para favorecer a las rentas medias y rentas bajas". En concreto, las contribuciones empresariales al plan de pensiones no cotizarán a la Seguridad Social, con un límite de 115 euros al mes por trabajador (1.380 euros al año), lo que, según el Ministerio, supone un ahorro de casi 400 euros por trabajador.

¿Son suficientes los incentivos?

Sin embargo, desde el sector financiero creen que esos incentivos son insuficientes. "Los incentivos para las empresas que se contemplan en el texto que será debatido próximamente en el Congreso y el Senado son significativamente inferiores a los que existieron en el pasado. Si con aquellos incentivos la previsión social empresarial no se desarrolló más allá de algunas grandes empresas, lo previsible ahora es que la situación siga sin cambiar", afirma Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa.

Por su parte, Angel Martínez Aldama, presidente de Inverco, ya avanzó en la presentación de las perspectivas para el sector de fondos y planes de pensiones su deseo de que al menos se recuperasen las bonificaciones que tenían las empresas que ofrecían a sus trabajadores planes de empleo hasta 2013 . Por aquel entonces, las empresas podían acceder a una reducción del 10% en el impuesto de Sociedades por determinadas aportaciones.

Los próximos pasos

A la preocupación a que los incentivos no sean suficientes como para impulsar el segundo pilar de las pensiones, se suma el miedo del sector a que los planes de promoción pública no lleguen a tiempo para canalizar todo el ahorro previsión que ya no puede dirigirse a los planes de pensiones individuales, el tercer pilar, ante los nuevos límites de las aportaciones, que se limitan este año a 1.500 euros anuales. Hay que recordar que el año pasado ya se limitaron a 2.000 euros anuales lo que se tradujo en una caída abrupta de las aportaciones. "Nos preocupa que en 2022 estos instrumentos no estén operativos para que puedan hacer esas aportaciones que hoy tienen limitadas en sus planes individuales", afirmó Aldama recientemente.

Una preocupación que también se comparte desde Unespa. "Los sistemas de empleo propuestos por el Gobierno tardarán lustros –tal vez, incluso décadas–, en alcanzar velocidad de crucero, pues su adopción queda sujeta a la negociación colectiva. Entre tanto, las aportaciones deducibles a sistemas individuales de ahorro se encontrarán limitadas a un máximo de 1.500 euros", afirma González de Frutos.