El inversor español se juega perderse todo el rebote de 2019

, El inversor español se juega perderse todo el rebote de 2019
-

Por mucho que se insista en que es imposible acertar con el timing en el mercado, los inversores siguen intentando modificar sus carteras según los movimientos de las bolsas y bonos más que por un cambio en la economía o los fundamentales. El problema es que es naturaleza humana vender en mínimos y comprar en máximos. Y el brusco cambio de sentimiento entre el año pasado y este ha vuelto a dejar en evidencia el coste de oportunidad que se pierde. 

Según el último barómetro de carteras españolas de Natixis IM, el ahorrador nacional cerró 2018 mucho más defensivo en cuanto a la asignación de activos de riesgo en las carteras conservadoras en respuesta a las fuertes correcciones del último trimestre del año. Así, redujeron su exposición en los fondos de renta variable, mixtos y retorno absoluto para incrementar la renta fija

Se aprecia una correlación clara entre los mercados que más sufrieron y las mayores salidas. Precisamente debido a la volatilidad en los mercados de renta variable, se incrementó la exposición de las carteras conservadoras en las estrategias de renta fija más defensiva, como la renta fija europea de corto plazo. Se redujeron las exposiciones en la renta fija de mayor volatilidad, high yield y convertibles, y se incrementaron los cortos plazos. También se redujeron los bonos ligados a la inflación, ya que las presiones inflacionistas han bajado como consecuencia de la bajada del petróleo y la ralentización económica global.

Los fondos market neutral tanto de deuda como de renta variable cayeron simultáneamente en el último trimestre de 2018, debido a la caída de la renta variable y del crédito. Por esa razón los inversores españoles redujeron su exposición en fondos mixtos y alternativos. A pesar de que, según el barómetro, las estrategias de retorno absoluto han demostrado una relación de rentabilidad-riesgo atractiva en el largo plazo respecto a los mixtos conservadores. 

En tiempos de pánico de mercado, es comprensible que el cuerpo pida buscar un refugio, pero para el inversor ha largo plazo puede ser un error letal. 

Esta incertidumbre está propiciando que los inversores estén en un modo de “esperar y ver” que puede hacer que puedan no beneficiarse en su totalidad del rebote de mercado de los activos de riesgo”, explica Juan José Gonzalez de Paz, consultor senior en el equipo de Dynamic Solutions de Natixis Investment Managers. Almudena Mendaza, directora de ventas para Ibera de Natixis IM, coincide: “Los inversores en España deben tener cuidado de no juzgar estrategias por su rentabilidad en el corto plazo o rentabilidades pasadas y tampoco frenarse por el miedo a la incertidumbre. De lo contrario, podrían perderse oportunidades de inversión en el camino, como reflejan los datos del barómetro”.

Pero no todos los cambios de posicionamiento han sido defensivos. Curiosamente, continua la tendencia observada en el anterior barómetro de dualidad en el estilo de gestión que cambia la asignación de activos. Por un lado, la estrategia “Barbell”, sobrepondera activos de riesgo y defensivos simultáneamente, es decir, renta variable y renta fija a corto plazo y monetarios. Y, por otra parte, la estrategia de “Delegación” de la gestión, sobrepondera multiactivos y retorno absoluto.

En cuanto a las estrategias que podrían aportar valor a las carteras analizadas en el contexto actual según Mendaza: “En renta variable las estrategias de mínima volatilidad podrían ayudar a proteger al inversor de esta y las estratégicas temáticas podrían ayudar a potenciar la rentabilidad identificando las tendencias de largo plazo. Por otra parte, la renta fija flexible y de retorno absoluto de renta fija podrían desempeñar una buena función en las carteras en el entorno actual de bajos tipos de interés.

Metodología del estudio: Este estudio, que ofrece una panorámica de las tendencias de inversión de las carteras españolas, ha sido realizado por el equipo Dynamic Solutions de Natixis IM. En esta edición han analizado 92 carteras españolas clasificadas por riesgo y gestionadas por las 50 mayores empresas españolas de gestión de patrimonios, con datos a 31 de diciembre de 2018, suministrados por VDOS.