«El mayor riesgo de la renta fija ya no es la duración sino el riesgo de crédito”

Maxence_Mormede_CIO_Advanced_Fixed_Income_1
Cedida (Allianz GI)

Hubo un tiempo no muy lejano en el que los inversores demandaban fondos de renta fija de duraciones cortas  para cubrirse del riesgo de la normalización en la política monetaria que figuraba en la hoja de ruta de casi todos los bancos centrales. La duda es si ahora, con la Fed y el BCE aplazando esa normalización para servir así de impulso a una economía que flaquea, sigue teniendo sentido incluir en cartera fondos de renta fija de duraciones cortas. Maxence Morméde, director de Inversiones de la estrategia Advanced de Renta fija de Allianz Global Investors, que celebra este año su 20 aniversario, considera que sí ya que aunque el riesgo de tipos al alza se ha minimizado en las últimas semanas, la volatilidad no hará otra cosa que ir en aumento.

“No creo que podamos esperar más de los bancos centrales ya que hay que tener en cuenta que el mercado de bonos lleva más de 30 años de rally y esta situación no puede durar para siempre. En algún momento se revertirá esta tendencia pero eso no va a ocurrir en uno o dos años por lo que hay que prepararse para un entorno de volatilidad que preceda esa reversión de la tendencia”, apunta este experto.  De ahí que la máxima que persiguen todos los fondos en los que se aplica esa estrategia Advanced no busquen tanto maximizar los las rentabilidades de la cartera como ajustar la rentabilidad/riesgo de las mismas con el objetivo de sacar la máxima rentabilidad, sí, pero ajustada a cada unidad de riesgo, sobre todo en las estrategias a más corto plazo como la que sigue el fondo Allianz Advanced Fixed Income Short Duration, que cuenta con Sello Funds People 2019 por su calificación de Blockbuster.

“Nadie puede invertir en renta fija a corto plazo pensando en hacerse rico. Lo que busca este fondo es ser un ancla de la cartera para darla estabilidad cuando los mercados se ponen nerviosos. Creo que a largo plazo es mejor tener una rentabilidad estable que otra muy alta pero sujeta a fuertes episodios de volatilidad”, afirma Morméde. Se podría pensar a priori que para generar esa rentabilidad estable (este año acumula un 1%) el fondo sobrepondera renta fija pública en su cartera pero la realidad es que sucede todo lo contrario ya que destina el 57% de su portfolio a la deuda corporativa y apenas el 31% a la deuda pública y lo hace a pesar de que defiende que el mayor riesgo para su cartera lo encuentra ahora el riesgo de crédito, más que en el riesgo de duración.

“El mayor riesgo ya no es la duración sino que no te paguen las empresas que tienes en cartera pero no todo el crédito presenta ese riesgo. De ahí que nos fijemos mucho en la solvencia que ofrecen las compañías más allá de la nota crediticia que presenten ya que los bonos públicos no son per se más seguros que los corporativos”, afirma al tiempo que reconoce que una buena selección de las emisiones así como una amplia diversificación de la cartera se antoja cada vez más importante para no incurrir en errores ya que, a diferencia de lo que sucedía en el pasado, ahora ya no hay tanta dispersión de spreads por sectores.

Los últimos movimientos de la cartera

En cuanto a los últimos movimientos que ha realizado en cartera se encuentran la reducción en la exposición a la deuda italiana, donde ahora están neutrales, y en la cartera global la reducción a neutral en deuda de EEUU ante la sensación que no habrá ningún movimiento más en los tipos de interés de la Fed este año.

Sí mantienen una visión positiva con respecto a la deuda española y portugués y de ahí la sobreponderación que presenta el fondo en ambos países a pesar de las incertidumbre que despierta en España la cercanía de las próximas elecciones. “No veo ningún riesgo de impacto en los bonos por parte de las elecciones españoles. Es verdad que la situación no es perfecta pero desde el punto de vista económico es un país que se ha comportado bien y que ha sabido sortear la crisis política de Cataluña”, apunta.