El mito de que los ganadores de la pandemia son los perdedores de la reapertura

subida-rally-bolsa-alzas-optimismo
Markus Spiske on Unsplash

Hay pocas dudas sobre el gran cambio permanente que trajo el COVID-19: la digitalización de la economía global. Es una tendencia ya latente previo al estallido de la pandemia, pero un confinamiento aceleró años de progreso. “Gente de todas las edades tuvo que entrar en el mundo digital para satisfacer sus necesidades de consumo, relaciones e información”, cuenta Laura Destribats, co-gestora del GS Global Millennials Equity. “Todo el mundo se vio forzado a adoptar un estilo de consumo más millennial”.

Por poner cifras para cuantificar esa transformación, tenemos un buen ejemplo en el comercio electrónico. En países como Estados Unidos la penetración del e-commerce creció del 14 al 20%. Un cambio aún más profundo en regiones donde aún era un nicho. En Latinoamérica pasó del 3 al 9%.

En realidad, todo se ha digitalizado mucho más. Como cuenta Destribats, las redes sociales han batido niveles record de interacciones, el streaming de películas y música se ha disparado, como también lo ha hecho la restauración online con las aplicaciones de comida a domicilio. A diferencia de otras crisis, no estamos ante una huida hacia valores defensivos. Más bien es una aceleración de compañías que ya estaban prosperando

Pero ahora que el mundo puede permitirse pensar en el después de la pandemia, ¿sigue siendo válida la tesis de inversión? Para Destribats, es un mito que los ganadores de la pandemia sean ahora los perdedores de la reapertura. “Si acaso todo lo contrario. Confiamos más que nunca en nuestras apuestas”, insiste.

Cómo seguir jugando la reapertura económica

La gestora de GSAM reconoce estar emocionada con la reapertura y normalización de la economía. Como persona y como inversora. “Siempre hemos hablado de tener un equilibrio en la cartera”, matiza Destribats. Un ejemplo de ello está en sus posiciones en empresas de ventas de entradas de eventos en vivo. “Mantuvimos las posiciones tras analizar el riesgo y ahora hemos empezado a añadir”, cuenta la gestora.

Detrás de esa decisión está el foco en el largo plazo. “No tenemos miedo a apostar por el futuro”, afirma. Incluso en compañías o sectores que puedan pasar por un sufrimiento temporal. “El gasto en consumo está a punto de entrar en un mercado alcista de muchos años”, vaticina. “Y las empresas que resistieron a esta crisis saldrán de ella aún más reforzadas. Incluso con un mejor panorama competitivo”.

En su opinión, los ganadores de la pandemia pueden ser de hecho los ganadores de la reapertura. Por ejemplo, Google. El 25% de sus ingresos de publicidad llega del sector de viajes. Aún está por recuperarse a pesar de que la compañía lo ha hecho bien sin ella. Otro ejemplo es Snapchat. Es la red social con la exposición más pura a la Generación Z, a jóvenes de 15-24 años. La aplicación vio un crecimiento del 46% de sus ingresos en 2020. Tener un nicho así es un filón para las empresas de publicidad. Tal es así que la empresa estadounidense vaticina poder hacer crecer sus beneficios un 50% anual durante los próximos años. “Imagínese el potencial del interés compuesto de eso”, subraya Destribats.

El futuro del GS Global Millennials Equity

Estamos en un mundo distinto”, sentencia Richard Wiseman, Client Portfolio Manager de Renta Variable EMEA de GSAM. “La demografía es una poderosa temática de inversión”.   “En los últimos cinco años, desde el lanzamiento de la estrategia en 2016, hemos hablado de la fuerza que sería la llegada de los millennials al consumo. Y ahora tenemos a esta generación en posiciones de poder. Están ocupando puestos de altos mandos, sentándose en Consejos de Administración”, insiste.

Pero como subrayaba Destribats, el fondo no pierde el foco en el futuro. En la apuesta a largo plazo. Y eso se refleja en la transformación de la cartera. La gestora vaticina un mayor peso futuro de los emergentes en este fondo con Sello FundsPeople 2021 por su calificación Blockbuster. En 2016 los emergentes apenas pesaban un 5% y ya suponen un 25% del fondo. “Se trata de reflejar cómo vemos que se está desenvolviendo la temática”, explica.

Otro punto que están vigilando es las nuevas generaciones. Concretamente, la Generación Z. “Tenemos que plantearnos si van a seguir las tendencias de consumo de los millennials. O si por el contrario van a ser disruptores”.