El regulador europeo alerta sobre el alto riesgo de invertir en criptoactivos no regulados

André François McKenzie

El regulador europeo vuelve a advertir sobre el alto riesgo de invertir en criptoactivos no regulados. ESMA ha publicado un nuevo informe sobre tendencias, riesgos y vulnerabilidades. En él analiza los principales impactos en el mercado financiero. Entre ellas, destaca los crecientes riesgos crediticios vinculados a un importante exceso de deuda pública y corporativa, así como los relacionados con las inversiones en criptoactivos no regulados.

Para el regulador, los riesgos siguen siendo muy altos a nivel global. El importante repunte de los mercados de renta variable y la valoración de los índices de deuda que alcanzaron niveles prepandémicos contrastan con los débiles fundamentales económicos. Es precisamente ese desacoplamiento entre economía y bolsas lo que les preocupa. Así, sostiene que el principal riesgo es que lleve a una reversión en la evaluación del riesgo de los inversores y una corrección repentina del mercado.

Criptoactivos: los reguladores recuerdan los riesgos

Pero no solo vigilan los mercados regulados. Son conscientes de que los criptoactivos, incluidas las llamadas monedas virtuales, como el Bitcoin, continúan atrayendo la atención del público. Ante ello, los supervisores europeos (EBA, EIOPA y ESMA) insisten en sus advertencias previas.

Recuerdan a los consumidores que algunos criptoactivos son altamente arriesgados y especulativos. Ya lanzaron una primera advertencia en febrero de 2018. Entonces pidieron ser conscientes de los altos riesgos de comprar y/o mantener estos instrumentos, incluida la posibilidad de perder todo su dinero.

“Los criptoactivos vienen en muchas formas, pero la mayoría de ellos siguen sin estar regulados en la UE”, recuerda el regulador. Esto significa que los consumidores que compran y / o poseen estos instrumentos no se benefician de las garantías y salvaguardas asociadas con los servicios financieros regulados.

En septiembre de 2020, la Comisión Europea presentó una propuesta legislativa para regular los mercados de criptoactivos. Pero la propuesta sigue sujeta al resultado del proceso colegislativo.  Por lo tanto, los consumidores no se benefician actualmente de ninguna de las garantías previstas en esa propuesta porque todavía no es legislación de la UE.