El retorno de Draghi: esta es la razón por la que los mercados y gestoras son optimistas

Mario Draghi gobierno Italia, El retorno de Draghi: esta es la razón por la que los mercados y gestoras son optimistas
Foto de Francesco Ammendola

Invocado desde hace tiempo, llega como la figura más prestigiosa que puede liderar Italia. Volver a poner el país en el mapa de Europa, antes de que la deuda descontrolada asfixie a la economía. El retorno de Mario Draghi parece el buen augurio invocado por los mercados. El FTSE MIB era el miércoles el índice que más subía en Europa. Y el diferencial del bono italiano cayó a mínimos no vistos en años: 105 puntos básicos.

El Presidente de la República, Sergio Mattarella, confía a Mario Draghi la tarea de crear un nuevo gobierno institucional. Draghi acepta, pero, como dijo en la rueda de prensa, confirmará su sí al final de las consultas. "Es un momento difícil", afirmó. "Me dirijo al Parlamento, la expresión de la voluntad popular. Confío en que de la confrontación con los partidos y grupos parlamentarios surja la unidad y con ella la capacidad de dar una respuesta responsable y positiva".

Euforia del mercado

Salvador de la Eurozona en dos ocasiones (quién no recuerda su famoso "cueste lo que cueste", pero también la imagen de la bazuca de flexibilización cuantitativa), el ex presidente del BCE siempre ha mostrado un gran respeto por el parlamento europeo. Una actitud que los expertos consideran positiva.

Es más probable que un gobierno técnico pueda superar los desafíos del próximo año, en el que una estrecha coordinación con la UE y las reformas estructurales no solo deberían ayudar a la recuperación económica, sino también a reducir las tensiones populistas que surgieron bajo el gobierno de Monti”, comenta Kaspar Hense, gestor senior de BlueBay Asset Management. “Con el número de casos de COVID-19 en aumento, y la compleja situación en el frente de las vacunas dado que la UE ha tenido problemas de entrega, se necesitará el apoyo del BCE por más tiempo para respaldar la recuperación y las tensiones políticas menores reducirán la fricción durante este período de incertidumbre”.

Los mercados sin duda aprecian las perspectivas de un primer ministro decididamente pro europeo y experimentado. La idea de un gobierno institucional, y por tanto de una mayor estabilidad en Italia, empuja a la baja el diferencial. También da alas a los valores más expuestos a los acontecimientos políticos, los bancos en primer lugar.

Las incógnitas abiertas

Sin embargo, mirando los números, la viabilidad de un gobierno Draghi no parece tan obvia. En el Senado, los votos a su favor estarían por debajo de la mayoría absoluta. Habrá que ver cómo se moverán las fuerzas de centro derecha y el Movimiento Cinco Estrellas ya fragmentado. Los indicios de Vito Crimi e incluso de Beppe Grillo son claros: ningún apoyo a un gobierno que no esté dirigido por Giuseppe Conte. Pero también hay un ala más pro europea que probablemente decidirá lo contrario.

Incluso en la Cámara, los números son inciertos y la Liga puede actuar como una aguja. “Se justifica un poco de cautela”, dice Flavio Carpenzano, estratega senior de inversiones de renta fija en AllianceBernstein. “Para formar un gobierno, Draghi necesitará el apoyo del Movimiento Cinco Estrellas o la Liga y de ninguna manera es seguro que esto suceda. Más allá de eso, está la pregunta de qué podría lograr Draghi si formara un gobierno. Su margen de maniobra probablemente será muy limitado, ya que el parlamento italiano es un pez diferente al consejo de gobierno del BCE. Entonces, si Draghi logra formar un gobierno, sería un avance positivo, pero lo que realmente sucedió es que las probabilidades de ambos riesgos de cola han aumentado”.

Las incógnitas también están bajo la lente de los expertos de Vontobel AM. Para el economista jefe Reto Cueni, las posibilidades de que SuperMario se convierta en el 132º presidente del gobierno en los últimos 160 años son bastante altas, pero todo dependerá del juego político. “Muchos diputados del Movimiento Cinco Estrellas lucharán por reconciliar a un presidente del BCE designado para encabezar la coalición de gobierno que lideran, con un electorado anti-sistema. Incluso si se encontrara un nuevo socio de coalición en Forza Italia, el partido del ex primer ministro Berlusconi, la nueva coalición necesitaría el voto de poco más de la mitad de los diputados del M5S. De lo contrario, la segunda fuerza en el parlamento, la Liga Euroescéptica, tendría que apoyar al gobierno. Pero incluso este partido podría evitar apoyar públicamente a un gobierno de Draghi”, comenta.

Las tareas de SuperMario

Un gobierno de Draghi, sin embargo, no significa necesariamente menos incertidumbre sobre el futuro a corto plazo. Tanto en lo que respecta al uso del Fondo de Recuperación como al despliegue del plan de vacunación, y sobre todo por el impacto en el crecimiento del PIB. Incertidumbres que, sin embargo, siguen siendo secundarias a la reducción del riesgo político, como explica Adrian Hilton, director de tipos y divisas globales de Columbia Threadneedle Investments. “Mantuvimos nuestras posiciones sobreponderadas en los bonos italianos BTP, con la creencia de que las nuevas elecciones eran y seguirán siendo poco probables. Puede resultar difícil endurecer aún más el diferencial, pero aún existe un riesgo menor de una ampliación significativa. Mientras tanto, los BTP siguen ofreciendo un interesante carry en la zona euro”. Todavía es difícil sacar conclusiones, también porque el sentimiento positivo del mercado tendrá que lidiar con la inflación del PIB y los beneficios de las empresas.