En las tripas del Erste Bond Emerging Markets Corporate: un fondo de probada consistencia para invertir en deuda emergente

Erste Bond Emerging Markets Corporate, En las tripas del Erste Bond Emerging Markets Corporate: un fondo de probada consistencia para invertir en deuda emergente
Foto: Cedida por Erste AM.

La gestora Erste Asset Management es la mayor firma de activos de Austria. Tiene un patrimonio bajo gestión de 75.000 millones de euros. La firma se ha especializado en Inversión Socialmente Responsable con fondos en varios activos de renta fija y renta variable, donde destacan los fondos de tecnologías medioambientales (Erste Green Invest y Erste WWF Stock Environment) y en renta fija corporativa emergente, donde gestionan unos 2.200 millones. Es aquí donde despuntan con el Erste Bond Emerging Markets Corporate, fondo con Sello FundsPeople en 2021, con la calificación Consistente.

El fondo se lanzó en julio 2007 y, “desde entonces se ha caracterizado por la consistencia de sus resultados, obteniendo una de las mejores ratios de Sharpe de todo el universo de fondos de la categoría”, destacan desde la entidad. Su filosofía se basa en obtener rendimientos elevados y consistentes en el tiempo para un inversor conservador. Busca la mejor relación rentabilidad/riesgo, limitando las caídas y recuperándose de las mismas antes que el índice, y controlando la liquidez. “Todo ello, genera alpha de forma consistente y modula la exposición al mercado de la cartera del fondo en todo momento”, explican.

Las ventajas del activo

La estrategia consiste en invertir en bonos corporativos emergentes globales con el objetivo de batir el índice de referencia. “El activo cuenta con una serie de ventajas. En primer lugar, la deuda de las compañías emergentes es menos volátil, las caídas son menores y los periodos de recuperación son más rápidos que en la renta variable emergente. Dos: un gran número de las compañías emergentes son líderes en sus sectores/industrias. En tercero, las compañías emergentes mantienen unos niveles de deuda inferiores a las compañías de Europa y EE.UU. Cuarto: en el universo de inversión dos tercios son bonos con grado de inversión. Y, por último, el activo ofrece una TIR atractiva con una duración relativamente baja respecto al resto de activos de renta fija”.

El equipo

Quien lo dice es Péter Varga, gestor principal del fondo. Está especializado en empresas de mercados emergentes. Gestiona el producto desde su creación. Thomas Oposich actúa como cogestor. Sus colaboradores son Agne Loibl y Florian Zwettler. Varga se incorporó a la gestora en 2005. Es responsable de los bonos corporativos de los mercados emergentes. Cuenta con más de 20 años de experiencia en inversiones. Cubre las regiones de Latinoamérica y Europa central y del Este.

En esta estrategia, el equipo identifica las compañías ganadoras en mercados emergentes que cuentan con sólidos balances, y buenas perspectivas de negocio, márgenes de beneficios estables y elevados con bajo endeudamiento, y tasas de crecimiento elevadas y estables con una estructura de capital conservadora. Además, se apoyan en una lectura precisa del sentimiento de mercado, y en una gestión óptima de la duración. “El resultado de la estrategia es una rentabilidad anualizada desde el lanzamiento del 5,11%, con una duración de 4,24 años y un rating medio BB+”, explica.

Análisis cuantitativo…

El proceso de inversión combina aportaciones cuantitativas y cualitativas que conducen a una cartera ampliamente diversificada, con un enfoque combinado top down y bottom up. “Hay otros factores que se tienen en cuenta, como la situación técnica del mercado (flujo de fondos, apetito de riesgo...). El análisis cuantitativo es la base para un análisis más detallado del emisor que realizarán los especialistas de crédito en el análisis cualitativo”.

Se apoya en dos modelos. Uno es el modelo de scoring de factores, que integra las cifras de la empresa con las expectativas de los analistas y la evolución de las cotizaciones. Combina factores fundamentales, técnicos y de sentimiento. Se automatizan las tareas de filtrar el universo y clasificar mensualmente el atractivo de los emisores.

El otro es el modelo de exceso de diferencial. Se apoya en el análisis de las calificaciones externas, el país, el sector, la duración y la liquidez del emisor y de la emisión, respectivamente. El modelo analiza la desviación entre el mercado y el diferencial para determinar un nivel de diferencial justo del emisor. El exceso de diferencial tiene un peso indicativo del 50%, mientras que la calificación en la sombra y la puntuación de los factores tienen un peso del 25% cada uno dentro de la puntuación cuantitativa final.

… y análisis cualitativo

El análisis cualitativo tiene en cuenta factores como la historia de la inversión, la cultura corporativa y la calidad de la gestión, así como cualquier flujo de noticias, actividades de fusiones y adquisiciones o problemas de liquidez. Para completar este análisis, los gestores realizan además visitas a empresas, llevando a cabo una investigación interna y externa, y reuniones individuales con los directivos de las empresas. Finalmente, los especialistas utilizan el resultado de ambos análisis para determinar recomendación sobre el emisor: negativa, neutral o evitar, una puntuación que es vinculante.

Posicionamiento actual

El posicionamiento de la cartera del fondo está enfocado más en la región de Latinoamérica que en Asia. El país con mayor peso en la cartera en la actualidad es Chile, porque la opinión de los gestores de la estrategia es que Boric, el nuevo presidente, estará menos escorado a la izquierda de lo que temen los mercados. Por sectores en la región, los principales son el tratamiento de la pulpa de papel, y el sector de minería de hierro.

En la zona asiática, el país con menor ponderación es Turquía, y también cuenta con cierto grado de infraponderación Rusia. En esta zona, los gestores optan por estar cortos en rublos frente a euros y dólares como una decisión táctica, ya que el carry masivo está en su contra. Por sectores, destaca la infraponderación en el sector inmobiliario chino, desde el verano de 2020, aunque los gestores van incorporando poco a poco algunos emisores.

Por activos, la cartera está sobreponderada en bonos sobrevendidos a corto plazo en Ecopetrol, y bonos high de recursos naturales selectivos. Recientemente, el gestor ha tomado beneficios en las principales posiciones como en el Banco Inbursa de México, que ha superado masivamente el rendimiento del mercado (60 puntos básicos más ajustados en 40 días frente a CEMBI sin cambios).