Encuentros Insights ETF: Inversión sostenible con ETF

inversión sostenible con ETF, Encuentros Insights ETF: Inversión sostenible con ETF

En este encuentro del Insights ETF organizado por FundsPeople se ha abordado la inversión sostenible con ETF. En esta ocasión, los anfitriones fueron DWS y UBS AM y contó con la participación de representantes de Bankia, Santander Asset Management y Singular Bank.

Estrategias y activos para invertir de forma sostenible vía ETF

Augusto Caro, director de Renta Variable, Mixtos y Empleo de Bankia Fondos, explica que en su entidad el proceso en inversión sostenible va dirigido a la integración de manera transversal de los criterios ASG,  con una estrategia general  best in class y foco en determinados productos en inversión temática y en la inversión con impacto en los ODS, esta última plasmada a través de la gama Futuro Sostenible.

“También nos centramos en la política de implicación, voto en Juntas y dialogo activo con las compañías, que para nosotros son piezas claves en la inversión sostenible. En el caso de los ETF, además del análisis completo del proveedor y de las características del ETF, si es para inversión sostenible nos fijamos especialmente en los criterios que han sido tenidos en cuenta en la construcción del vehículo.  Aspectos como la metodología usada o el proveedor de análisis ASG deben estar muy en línea con el ideario y la metodología que nosotros empleamos en la gestora”, detalla.

Caro añade que “la inversión en ETF es una manera rápida y de bajo coste para posicionarnos en temáticas tanto de renta variable como de renta fija”. Sobre las estrategias vía ETF a las que están prestando interés, Caro destaca “las de índices globales alineadas con el UN Global Compact, ETF temáticos entre los que destacamos los relacionados con energías limpias, cambio climático y reducción de huella de carbono…, y también otros como los relacionados con la igualdad de género o los enfocados a compañías que primen el buen gobierno corporativo. En la parte de renta fija le estamos dando importancia a los ETF que engloban bonos verdes y bonos sociales, que nos parecen muy interesantes para complementar la parte de inversión directa”.

Victoria Torre, responsable de Análisis, Producto y Selección de Fondos en Singular Bank, señala que la inversión sostenible forma parte de sus carteras fundamentalmente a través de fondos. “Tenemos una vida todavía corta, por lo que no podemos hablar de una evolución de esta tendencia; pero es una temática que está presente en la construcción de nuestras carteras de fondos. Percibimos un interés creciente por parte de los clientes, sobre todo en lo que hace referencia al cambio climático”.

“Notamos más interés por el lado de la renta variable, pero también cada vez más en la renta fija. Vemos esta tendencia como algo ligado a lo que tradicionalmente ha sido la oferta de la industria, aunque esto va cambiando”, apunta Torre. “En la renta fija percibimos interés por los bonos verdes, que a nuestro juicio tienen mucho sentido, tanto por la intención como por su componente económico a la hora de cubrir necesidades de financiación sostenible”, añade.

Sobre el potencial de los ETF de renta fija sostenible, se muestra de acuerdo Ana Rivero, global head of Investment Content & ESG en Santander AM, que considera que la contribución que los ETF pueden hacer en la inversión sostenible “es su capacidad para ser utilizados como building blocks a la hora de diversificar en todo tipo de mercados, temáticas y activos de manera eficiente”. Para Rivero “se trata más de construir que de replicar. Los ETF tienen que contribuir a que haya una oferta mucho más amplia de inversión en activos sostenibles. Es básico que haya un desarrollo adicional enorme porque resultará mucho más eficiente incorporar en carteras las temáticas sostenibles, y los activos. Se trata de que haya más formas de construir apuestas”.

Entre los segmentos en los que tiene que haber más desarrollo, Rivero destaca que “los ETF de renta fija sostenible tienen todavía mucho potencial, a la luz de la financiación necesaria para financiar la transición energética y el cambio de las economías. Ese diseño de alternativas de inversión, más que la réplica es donde pensamos que tienen un gran reto los ETF”.

Nina Petrini, responsable de ETF para Iberia en UBS AM destaca el poder de la innovación en los ETF sostenibles. “La forma de construir los índices de renta variable se ha ido sofisticando. Ahora ya hay índices sobre temáticas como igualdad de género en la que nosotros invertimos. Una temática que se basa en la S y la G, que está ligada a la consecución de los ODS, en su objetivo número cinco de diversidad de género. Se está comprobando que hay una conexión muy relevante entre las empresas que priman la diversidad de género y los retornos que generan. Es una innovación que va más allá de lo que se estaba haciendo hasta ahora”.

Petrini, detalla que su gama cuenta con 23 ETF sostenibles, 16 de renta variable y siete de renta fija. “En renta fija el abanico se está abriendo mucho con índices sostenibles hechos ad hoc. Es un área que está creciendo mucho más allá que las estrategias de deuda corporativa o soberana. Se están incorporando la deuda emergente y la inversión de impacto con bonos supranacionales dirigidos a los ODS. Estos multilateral development bank bonds tienen una calidad crediticia muy alta y se enfocan en los tres componente de la inversión ASG. Son vehículos globales con objetivos medibles”, explica.

Por su parte, Antonio Royo-Villanova, especialista en Gestión Pasiva en DWS señala que los índices que replican las estrategias de Xtrackers combinan tanto la A, la S y la G, pero con especial relevancia de los aspectos medioambientales. “Así, combinamos en la parte de renta variable el MSCI SRI Leaders con el MSCI Low Carbon”, explica. “En un estudio que patrocinado por DWS sobre gestoras de planes de pensiones, un 80% declaro que van a aumentar sus inversiones con enfoque en el cambio climático, lo que va a suponer un cambio considerable, ya que en la actualidad solo el 22% declaró tener más de un 15% en cartera en este tipo de temática”, detalla.

“Además, nosotros apostamos por el activismo positivo, es decir, realizar contactos regulares con las compañías en busca de un mayor compromiso de los equipos directivos y una política propia de voto en Juntas de Accionistas. Llevamos desde 2013 siendo muy proactivos con la mejora de la sostenibilidad en las políticas de las compañías”. Sobre el lanzamiento de nuevos productos, el especialista revela que de cara a 2021, “los ETF sostenibles, relacionados con el ESG, cambio climático o los ODS van a centrar un porcentaje muy alto de la nueva oferta, en línea con lo que puedan demandar nuestros clientes”.

Efectos de la pandemia en la inversión sostenible vía ETF

2020 ha sido un año marcado por la pandemia. Los mercados no han escapado a ella, así que es inevitable preguntarse sobre los efectos que haya podido tener en la inversión sostenible. Victoria Torre (Singular Bank) señala que “desde luego este año ha aumentado la demanda por la inversión sostenible, pero todavía hay un potencial de crecimiento gigante. En lo que llevamos de año aproximadamente un 20% de las captaciones en ETF en Europa han venido de la gama sostenible”. En su opinión, el COVID-19 ha acelerado las tendencias que ya existían.

“Vemos dos tipos de aproximaciones. Hay clientes que se aproximan porque algunas de estas inversiones han sido más resistentes durante la crisis. Pero luego hay un interés más profundo, de compromiso social, aparte de que las empresas que de verdad son más sostenibles pueden llegar a ser más rentables (no se exponen a multas, por ejemplo), más transparentes, y ganarse la confianza del inversor”, explica. 

Ana Rivero (Santander AM) corrobora el crecimiento de los flujos en inversión sostenible. Rivero considera que para explicar este crecimiento hay que tener en cuenta “no solo el buen comportamiento de estos activos durante la crisis del COVID-19, sino cómo se está diseñando desde la Comisión Europea y del FMI la recuperación económica pospandemia. Las principales líneas de ayuda van a tener un perfil social, sostenible, verde, por lo que hasta los más escépticos van a tener que aceptar que el mundo se va a construir de otra forma, alrededor de la sostenibilidad”.

Añade que “en ETF también se ha podido ver este crecimiento. A finales de 2018, creo que en Europa había un volumen de 10.000 millones de euros en ETF sostenibles; ahora vamos camino de los 50.000 millones”. En su opinión, en esta evolución hay algún desequilibrio. “Lo que veo todavía más descompensado es el saldo ETF de renta variable con el de renta fija, tanto en volumen como en número de instrumentos. Yo creo que ahí se va a producir un gran cambio”, apunta Rivero, para quien ese desequilibrio se nota más en países como España, en el que el perfil medio del inversor es conservador. “El grueso del volumen viene de ahí y es preciso dar respuesta a la demanda de inversión sostenible a través de los activos que concuerden con el perfil de los inversores. Ahí va a haber un desarrollo tremendo”, destaca.

Coincide también Augusto Caro (Bankia Fondos) en el impulso de la inversión sostenible durante la pandemia. “Me encanta escuchar a los participantes de este desayuno porque cada vez veo más entusiasmo por invertir de forma sostenible, más sofisticación, un análisis más complejo y de más parámetros y más interés por parte del inversor. Todo esto está provocando que las empresas cada vez apuesten más por ser sostenibles, por ponerse objetivos y por reportar sus logros a los inversores. Creo que estamos ante un círculo virtuoso”, reflexiona.

“Además, varias estrategias han mostrado mucha resiliencia en momentos complicados de mercado así que el viejo debate sobre si esto es un moda parece superado. Además en todo lo relacionado con temáticas, como salud, clima, saneamiento, hay muchas compañías diseñando soluciones e innovando y eso es muy importante para el mercado”, añade.

Antonio Royo-Villanova (DWS) coincide con Ana Rivero en la magnitud del fenómeno de la inversión sostenible. “Es una tendencia imparable. Hablando del inversor español, es verdad que en renta fija la oferta necesita completarse. En renta fija, nosotros queremos aportar soluciones innovadoras y de valor con la temática de huella de carbono siempre presente y con diferentes duraciones. Muchas veces los proyectos sostenibles tienen duraciones muy largas y aportar otras soluciones nos parece muy importante. Esta es la transición que estamos viviendo. En Xtrackers ya ofrecemos  ETF de renta fija y vamos a seguir aumentando la oferta” detalla.

En opinión de Nina Petrini (UBS AM) “la inversión sostenible ha pasado de ser una preferencia a ser algo esencial en las carteras. A nivel de ETF, los índices sostenibles han tenido una evolución mejor que sus pares tradicionales. La pandemia es un evento global que ha hecho reflexionar a toda la comunidad inversora sobre cuál debe ser el objetivo de las inversiones”. En cuanto a cifras, Petrini señala que en la parte de renta variable, casi el 50% de las entradas netas en ETF en lo que va del año han ido a soluciones sostenibles. “Hay que subrayar esta magnitud”.

Impacto de la regulación europea en los ETF sostenibles

Una oleada de regulación sobre inversión sostenible va a llegar desde Europa. Los participantes de este encuentro nos contaron cómo están adaptándose.

“En el grupo Santander se puede ver el esfuerzo que supone responder a  todo esto bien. Se están creando grupos de trabajo en muchas divisiones y a distintos niveles, a nivel global y local. Su objetivo es estar preparados para incorporar toda esta nueva regulación”, señala Ana Rivero. En su opinión “si tras la crisis financiera asistimos al aumento en importancia de los departamentos de compliance, eso lo vamos a volver a vivir con la sostenibilidad. Habrá departamentos transversales que supervisarán y vigilarán que las políticas de inversión sostenibles se cumplen y se adecuan a la regulación. Es importante que lo que se dice que es sostenible lo sea. Claramente todos los negocios van a empezar a guiarse por la regulación de la sostenibilidad”.

Augusto Caro, de Bankia Fondos, destaca también esa transversalidad. “Ya estamos trabajando en ello porque la sostenibilidad afecta al conjunto del sector financiero. Europa está haciendo muy buen papel. El New Green Deal y la regulación de la taxonomía son muy importantes. Quizás queda avanzar más en otros retos más allá del medioambiente, en lo social y el gobierno corporativo, pero hay avances claros”, estima. Para Caro, “la regulación de los benchmark climáticos también va a ayudar en la estandarización. Vamos hacia un futuro en que o se es sostenible o no se es. Lo que sí creo es que la regulación también debe tratar de favorecer que lo que ahora no es sostenible, lo sea en un futuro. La apuesta por la transición tiene que seguir avanzando”, añade.

Victoria Torre, de Singular Bank, coincide plenamente en que la sostenibilidad lo va a ir ocupando todo. “La regulación es muy importante. La taxonomía es una herramienta muy útil para que los inversores puedan saber si invierten en empresas sostenibles o no. Hay una unificación de las reglas del juego a la hora de evaluar criterios. Y además, la regulación cada vez va siendo más estricta. Es un apoyo fundamental. Se pueden dudar de muchas cosas, pero hay una cosa clara, aquí hay un interés común de toda la sociedad y eso es lo que refleja esa regulación. Va a ser un soporte fundamental” destaca.

Por su parte, Nina Petrini señala que lo que llevan haciendo desde hace tiempo en UBS AM “es intentar estar preparados ante todas las tendencias del mundo de la inversión sostenible, incluyendo la regulación. La taxonomía, los índices, estamos incorporando los requerimientos de los reguladores para encajarlos con las necesidades de los clientes. Estamos preparados para hacer frente a todos esos cambios”. 

Por último, Antonio Royo-Villanova, señala que en DWS están ajustando la clasificación de productos. “La regulación europea avanza inexorablemente en la inversión sostenible, cada vez más rápido y con más iniciativas. La regulación aporta transparencia y homogeneización. Además, no solo afecta a las gestoras, sino a la información que tienen que dar las empresas, que a partir de 500 empleados en Europa ya supondrá poder tener acceso a datos de información no financiera de calidad. Estoy de acuerdo en que si no eres sostenible, pocos inversores se van a fijar a ti. En DWS ya tenemos dos CIO, uno el tradicional y otro ESG. Tenemos un gran compromiso con la sostenibilidad”, concluye.

La inversión sostenible es un fenómeno imparable y su crecimiento sigue teniendo un gran potencial vía ETF, sobre todo en renta fija, dónde puede haber un gran desarrollo más allá de los bonos verdes. En la apuesta por la transición ecológica, la regulación europea va a suponer una guía fundamental para los inversores.