Equity hedge, global macro y event-driven, las estrategias alternativas líquidas de los selectores

Las estrategias alternativas líquidas de los selectores para este año, Equity hedge, global macro y event-driven, las estrategias alternativas líquidas de los selectores
De arriba abajo y de izqda. a dcha.: Ángel Lara (Santander AM), Lars Schickentanz (Anima Sgr), Salvador Bañuls (CaixaBank AM), Jacobo Silva (Omega Capital) y Davide Di Chio (Anima Sgr). FundsPeople.

No cabe duda de que 2022 está siendo un buen año para la gestión alternativa. En un entorno complicado para los activos tradicionales, son muchos los inversores que miran hacia los activos alternativos en búsqueda de descorrelación. Pero, como en tantas otras cosas, siempre es buena idea fijarse en lo que hacen los expertos. Cuatro gestores y selectores de fondos compartieron las estrategias por las que se están decantando este año durante el desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por Anima Sgr.

Un entorno propicio para los alternativos

“En el entorno actual, las estrategias alternativas han ganado relevancia porque algunas, como seguimiento de tendencias (CTA), materias primas y otras más orientadas a coberturas de riesgo, como arbitraje de volatilidad, lo están haciendo especialmente bien”, comenta Salvador Bañuls, selector y gestor de fondos de inversión alternativa en CaixaBank AM. “También estamos viendo que vehículos alternativos con perfiles de baja volatilidad están funcionando muy bien como complemento frente a la renta fija”.

“En nuestro caso, intentamos diversificar entre distintas estrategias como valor relativo, global macro, eventos corporativos (event-driven) y selección de títulos (equity hedge), pero sobreponderamos o infraponderamos estas estrategias según el entorno", continua. "Por ejemplo, este año le hemos dado más peso a arbitraje de volatilidad, a selección de títulos con sesgo neutral y a eventos corporativos”. En el espacio de equity hedge, donde existe una gran dispersión, Bañuls recomienda “buscar gestores flexibles que puedan adaptarse fácilmente a la nueva narrativa del mercado, ya sea en términos de posicionamiento sectorial, geográfico, factorial o de exposición neta”.

En Santander AM, “diferenciamos entre el nocional que hemos invertido en la estrategia y la exposición ponderada por el riesgo”, explica Ángel Lara, analista sénior de estrategias alternativas y mercados privados en la entidad. “En términos nocionales, nuestras carteras muestran un claro sesgo hacia las estrategias event-driven. Pero en términos de exposición ponderada por el riesgo, el principal sesgo es hacia CTA, porque son volátiles y nuestra exposición a este tipo de estrategias es significativa”. “También tenemos algo de exposición a long/short equity, concentrada en un gestor concreto con un claro estilo de inversión, y un poco a valor relativo y a neutral al mercado de renta variable”, añade.

Por su parte, Jacobo Silva, gestor de carteras en Omega Capital, identifica las estrategias low net long/short, global macro y event-driven como las tres áreas del universo de alternativos líquidos en las que más se están centrando ahora mismo. “En eventos corporativos, hemos pasado del arbitraje de riesgo tradicional a un enfoque más multiestrategia que nos permita capturar el factor value que subyace en la mayoría de los fondos event-driven que tenemos en la cartera”, argumenta. En cuanto a las estrategias global macro, “pensamos que ahora mismo tienden a ser más ágiles a la hora de reasignar capital de bonos a acciones o a FICC”. “Lo que sí le exigimos a una estrategia de este tipo es que sea muy disciplinada con la gestión del riesgo para minimizar el riesgo de cola”, puntualiza el gestor.

Diversificación, pero también concentración

A la hora de diversificar dentro de la cartera, Ángel Lara se declara, en primer lugar, un gran defensor del modelo multigestor y multiestrategia. “Es la mejor forma de ganar exposición a este tipo de estrategias o a la clase de activo”, asegura. Pero en su equipo llevan el concepto de diversificación un paso más allá: “Si invertimos en CTA, no invertimos en una estrategia, sino en tres. Todas diferentes, enfocadas a distintos mercados, con diversos horizontes temporales…”. Así construyen las exposiciones a cada una de las diferentes estrategias. Sin embargo, el gestor también ve valor en la concentración: “Nos gusta estar diversificados, pero también concentrados”, afirma. “Por eso, aunque tenemos 10 gestores en la cartera, estamos concentrados en las áreas en las que tenemos más convicción”.

“Hay estudios que aseguran que diversificar demasiado destruye alfa en la cartera”, apunta Jacobo Silva, quien también aboga por mantener un equilibrio adecuado entre diversificación y concentración.

Buscando alfa

La búsqueda de alfa es, precisamente, la especialidad de Lars Schickentanz. El responsable de estrategias de alfa en Anima Sgr se decanta por las estrategias long/short equity, ya que “no solo sirven para apostar por las ideas de mayor convicción, sino que también permiten generar alfa pura a través de estrategias de pares”. El experto también recomienda que la estrategia cuente con coberturas dinámicas, por ejemplo, mediante derivados: “En un entorno de mercado más incierto, como el actual, una estrategia que pueda adaptar rápidamente la exposición neta a renta variable estará en mejor posición para afrontar con éxito los distintos desafíos que puedan surgir”.

En este sentido, el gestor considera que el verdadero reto para una estrategia de este tipo está en la parte corta de la cartera. “Adoptar posiciones cortas es un proceso mucho más delicado porque existe una asimetría en cuanto al perfil de rentabilidad-riesgo y a la liquidez. Así que el proceso de gestión de riesgos es mucho más complejo. Y aunque, sin duda, es un ejercicio muy pesado cuando las cosas van bien, buscar constantemente las mejores posiciones cortas y ser sistemáticos en cuanto a la gestión de riesgos acaba dando sus frutos”, concluye.

.