Fuertes (Rentamarkets): “La gestión del riesgo no está reñida con ofrecer buenos resultados»

ignacio fuertes rentamarkets noticia
Cedida

Los gestores de Rentamarkets empiezan el año con una postura cauta, incrementando la posición de caja y centrándose en los activos con mejor perfil de liquidez, en previsión de que en 2021 continúen las fuertes oscilaciones del mercado como reacción a las incertidumbres que quedan por resolver, entre ellas el impacto de posibles nuevos confinamientos sobre el crecimiento del PIB, el ritmo de inmunización de la población o cuándo se recuperará la actividad económica a niveles pre-covid, además de otros riesgos macro como un hipotético repunte de la inflación.

No obstante, “la gestión del riesgo no está reñida con ofrecer buenos rendimientos a los clientes”, ha defendido Ignacio Fuertes, socio y director de inversiones de Rentamarkets.

En su opinión, el mercado es excesivamente optimista y está muy largo de riesgo, con valoraciones infladas y la liquidez se ha reducido. En definitiva, se produce un “escenario hiperbólico en el que las distribuciones dejan de comportarse de una manera normal”, ha explicado. Esto ha llevado a los expertos de Rentamarkets a reducir el nivel de riesgo en las carteras, a la espera de un catalizador en el medio plazo.

En renta fija, en su fondo Rentamarkets Sequoia han reducido la beta del mercado, bajando la exposición a riesgo corporativo y high yield, incrementando la calificación crediticia de la cartera. En paralelo, han recuperado cierta exposición al dólar, debido a las elevadas expectativas negativas que reflejan los niveles técnicos actuales. Asimismo, han mantenido la duración de la cartera en niveles controlados (actualmente la duración modificada es inferior a tres años) y han incrementado la liquidez, por prudencia ante la posibilidad de que se produzcan fuertes movimientos en el mercado, y para dotar al fondo de flexibilidad suficiente como para poder volver a aprovechar cualquier tensión a lo largo del año de manera constructiva. En cualquier caso, ven oportunidades a medio plazo porque hay expectativas excesivas, diferenciales en mínimos.

En la parte de renta variable, “en 2021 esperamos una crisis de apalancamiento operativo”, ha alertado José María Díaz, cogestor de Rentamarkets Narval. En el fondo tienen diferentes tipos de compañías ante la inestabilidad e incertidumbre de cómo se va a comportar el mercado. Y precisamente esa flexibilidad fue la clave, consideran, de sus buenos resultados el año pasado.

Para este primer trimestre del año, creen que seguirá desarrollándose la recuperación cíclica del mercado que se inició en noviembre, desde el anuncio de los buenos resultados previos de las vacunas. Por sectores, los de mayor peso actualmente son consumo cíclico, que supone un 29,67% de la cartera, el sector industrial un 20,57% y el consumo no cíclico, un 19,6%.

Gestión de carteras

Rentamarkets cuenta con más de 21.000 clientes y 880 millones de euros bajo asesoramiento y gestión. Actualmente, comercializa sus fondos de inversión (Rentamarkets Sequoia y Narval) y carteras de fondos. En la gestora tienen actualmente 60 millones bajo gestión, pero su objetivo es superar los 100 millones. Para ello, preparan el lanzamiento de un nuevo producto.

En su Servicio de Gestión de Carteras (GDC) tienen 250 millones, dentro de éste, Juan Pablo Calle se encarga de las carteras discrecionales. Como en el resto de productos, aquí también mantuvieron un posicionamiento cauto durante el último año, incidiendo en la necesidad de elegir productos gestionados de manera muy flexible para poder adaptarse a las condiciones extraordinariamente cambiantes de los mercados.

El posicionamiento de las carteras de cara al primer trimestre va a mantener la misma estructura muy diversificada y con un posicionamiento cauto para afrontar las incertidumbres que persisten a pesar de la llegada de la vacuna y del acuerdo amistoso del Brexit.

La asignación actual está dando mayor énfasis en la selección de fondos que sean muy flexibles en su gestión, con preferencia en renta variable por fondos globales capaces de adaptar sus inversiones a diferentes zonas geográficas o sectores y, en renta fija, por fondos que invierten en deuda corporativa y con duraciones cortas o medias. Por regiones, destacan la sobre ponderación en países emergentes, tanto en renta fija como en renta variable.