Dot Plot: qué es y para qué sirve el diagrama de puntos de la Fed

pregunta
Yohann

La aparición estelar de la variante Omicron unido a una inflación que cada vez es menos transitoria están acelerando los planes de los bancos centrales para empezar a ligarse de esa política monetaria expansiva que comenzó hace más de diez años con la Gran crisis financiera.

El mercado lo sabe y como es habitual quiere encontrar la manera de adelantarse a esos movimientos del futuro más cercano y también de más largo plazo. De ahí la comunicación de los banqueros centrales, y también la manera de decir comunicarlo, se hayan vuelto en los últimos años incluso más importante que las propias decisiones de política monetaria. También lo han hecho los diferentes informes de proyecciones que publican los organismos que presiden y uno de los más vigilados es el conocido como dot plot de la Fed (diagrama de puntos), que hoy analizamos en esta entrada del Glosario de FundsPeople.

¿Qué es el dot plot?

Se trata de un gráfico de puntos que se publica de forma trimestral que el banco central de EE.UU. utiliza para señalar las perspectivas de los distintos miembros que integran la Fed sobre la perspectivas sobre la trayectoria de los tipos de interés en ese país.

¿Cuándo se inventó?

El diagrama de puntos se inventó a finales de 2011, con Ben Bernanke como presidente de la Fed, como forma de comunicar de alguna manera a los ciudadanos y sobre todo a los mercados ante los cambios que se puedan producir en la política monetaria y en los planes de estímulos que se habían puesto sobre la mesa tras la crisis financiera.

¿Quién participa?

Tiene 12 miembros con derecho a voto y, en caso de empate, prevalece la opinión de su presidente.

Aunque sólo 12 miembros forman parte del FOMC a la vez, el gráfico de puntos incluye las opiniones (puntos en el gráfico) de cada uno de los presidentes de los bancos de la Fed, lo que supone un total de hasta 19 puntos.

¿Cómo se interpreta?

Cada uno de los puntos que figuran en el diagrama son puntos que representan a cada individuo del comité y su opinión sobre cuál será el ritmo futuro de las subidas y bajadas de tipos oficiales. Sin embargo, son opiniones ciegas ya que es imposible saber a qué miembro del comité pertenece cada uno de los puntos.

Hay que tener en cuenta que la mediana de todos los puntos representa la tasa prevista para cada uno de los próximos tres años, y también a largo plazo pero el mercado tiene más en cuentas las previsiones a corto plazo. Más en un momento en que éstas varían casi al ritmo que marca la evolución de la pandemia.

¿Qué lectura sacamos del último dot plot de diciembre de 2021?

Tras varias reuniones de la Fed quitando hierro a la alta inflación, el dot plot indicó en la última de 2021 un cambio en el sentimiento de los miembros de la Fed.

"El nuevo diagrama de puntos mostró un cambio agresivo ya que en septiembre 9 miembros de la Fed eran partidarios de no subir tipos en 2022 y en el último diagrama de votos todos los miembros esperan al menos 1 subida en 2022 y 10 de 18 miembros esperan 3, reflejando un claro cambio en la orientación de la política monetaria", explica Carlos del Campo, miembro del departamento de Inversiones de Diaphanum. Un cambio que se aprecia claramente en los diagramas de puntos publicados en septiembre de 2021 y en diciembre del mismo año

Dot plot diciembre 2021

Dot plot septiembre 2021

Es decir, lo que ahora espera descuenta el mercado es una normalización monetaria tan pronto como el año que viene avalada además por la alta inflación. Aunque el miedo es que esa subida de tipos impacte negativamente en la recuperación económica que sigue muy amenazada por el coronavirus.

"Después de los 20 meses que hemos pasado, quizá seis subidas en un periodo de dos años parezcan demasiadas", advierte Seema Shah, estratega jefe de Principal Global Investors. Aunque se muestra más optimista que pesimista en este sentido. “Si se compara con los ciclos de subidas anteriores -sobre todo de 2004 a 2006, cuando la Fed realizó 17 subidas consecutivas-, confiamos que la economía estadounidense pueda soportarlo. No sólo eso, sino que la inflación estadounidense lo necesita", afirma.