Margin call: la operación que ha creado la última tensión en el sector financiero

521652588_ddf933298c
openDemocracy, Flickr, Creative Commons

Margin call no es solo una fantástica película dirigida por J.C. Chandor . También es la operación que está detrás de las pérdidas en las que pueden incurrir bancos como Credit Suisse y Nomura Holdings tras haberse visto obligados a deshacer posiciones en el family office Archegos Capital Management, que gestiona el patrimonio de Bill Hwang, ex director del hedge fund Tiger Asia.

En concreto, ambas entidades, que registraron tras conocerse la noticia pérdidas superiores al 10% en una sola sesión en sus respectivos mercados, han advertido en sendos comunicados de que pueden incurrir en fuertes pérdidas (Finantial Times habla de entre 2.000 y 4.000 millones de euros), tras haberse visto obligadas a deshacer su posición en un Archegos tras haber incumplido su margin call.

En esta entrada del Glosario de FundsPeople Learning, vamos a explicar en qué consiste el mecanismo de margin call y por qué es uno de los mecanismos que más preocupan a cualquier inversor.

¿Qué es un margin call?

Según explicaba en este artículo  Carlos Fernández, profesor del IEB, «los margin calls no son medidas de protección al partícipe, sino mecanismos contractuales que garantizan la seguridad de los brokers cuando financian una posición apalancada de un cliente». En concreto, el margin call es literalmente una llamada de márgenes, o lo que es lo mismo una petición de aportación de nuevas garantías que se solicita cuando las garantías existentes no son suficientes como para que el broker desee mantener el apalancamiento ofrecido a su cliente.

Cuando el bróker ejecuta esa llamada, el inversor tiene dos opciones. La primera es aportar más garantías a la cuenta y la segunda es permitir al bróker que cierre esa posición, o parte de ella, materializando pérdidas.

¿Por qué se produce?

Aunque son varios los motivos que pueden llevar a un bróker a lanzar un margin call, según explican en el blog de Singular Bank, la más habitual es que se produzca “un descenso de nuestra posición fruto de la caída de precio en el instrumento en el que estuviéramos invertidos, normalmente acciones”. Este sería el caso de lo que ha pasado con Nomura y Credit Suisse.

No en vano, esa liquidación forzosa de posiciones se produce después de que la semana pasada Goldman Sachs ordenara la venta masiva de acciones propiedad de Archegos tras detectar un incumplimiento de garantías por parte del fondo. Esta venta masiva, a la que se unieron también Morgan Stanley y Goldman Sachs se realizó en bloques según apunta Wall Street Journal y provocó fuertes caídas en muchas compañías tecnológicas chinas, además de algunas de EEUU. De hecho, el diario cuantifica en 30.000 millones de dólares el total de la liquidación.