Guía para que banqueros privados y asesores expliquen a sus clientes los ETF, ETN y ETC

00Gui_CC_81a
Achifaifa, Flickr, Creative Commons

El mercado de los ETP ha vivido un crecimiento espectacular en la última década. A cierre de septiembre de 2020, habían superado la barrera de los 7 billones de dólares en activos. De esa cifra, la inmensa mayoría, el 97%, está invertido en ETF. Ante el aumento de interés por parte del inversor retail y las perspectivas de crecimiento de la clase de activos, desde EFAMA han elaborado una simple guía para que el inversor europeo comprenda los diferentes productos que se engloban bajo los ETP.

Un primer punto es distinguir los tres tipos de producto:

1. Un fondo cotizado (ETF) se construye en torno a un plan de inversión colectiva, más

comúnmente conocido como un fondo, predominantemente del tipo UCITS

2. Una nota cotizada (ETN) se construye en torno a un instrumento de deuda a interés cero destinado generalmente a ofrecer una exposición limitada a un instrumento subyacente o a un índice de nicho

3. Una materia prima cotizada (ETC) se construye en torno a otro instrumento de deuda conocido como certificado, aunque ofrece una exposición limitada a materias primas individuales o índices de materias primas.

Desde la asociación de fondos europea han determinado tres criterios básicos para que asesores y banqueros ayuden a sus clientes en el proceso de due diligencia. Estos tres criterios se pueden abordar desde una serie de preguntas clave.

1. La estructura del producto: Es el arreglo contractual y operativo elegido por el emisor de ETP en el lanzamiento del producto, incluida la elección del instrumento subyacente y la participación de otros participantes esenciales del mercado financiero para el ciclo de vida del producto.

Para definir este punto, las preguntas a hacerse son:

– ¿Cuál es el instrumento subyacente del ETP, en torno al cual se estructura la envoltura (por ejemplo, un fondo, un instrumento de deuda, un derivado, un índice financiero u otro instrumento)?

– ¿Es la exposición amplia o estrecha? Es decir, ¿es una cartera bien diversificada o de un solo activo?

– ¿Cuál es la naturaleza de la entidad emisora ​​/ proveedor del ETP? Por ejemplo, un fondo, un SPV, un banco u otro?

– ¿Qué tipo de replicación se utiliza para derivar los flujos de efectivo del ETP? ¿De réplica física o sintética basados ​​en swap?

– ¿El ETP emplea expresamente apalancamiento para cumplir con su objetivo de inversión o alguna técnica según el cual los rendimientos serían no lineales en comparación con la referencia subyacente? Por ejemplo, los de rendimiento inverso o basados en opciones.

– ¿Se prevén nuevas mejoras de rentabilidad para los inversores? Por ejemplo, los préstamos de valores?

– ¿Existe un grado suficiente de transparencia sobre las participaciones del ETP, su activo o índice de referencia y precio diario?

– ¿En cuántos lugares de negociación se incluye el producto? Cuántos AP y proveedores de liquidez alternativa respaldan la liquidez del mercado secundario del ETP?

2. Gestión de riesgos. Es el grado general de riesgo de la ETP, que emana del instrumento (es decir, riesgo de mercado), así como de la configuración estructural elegida (por ejemplo, riesgo de liquidez, riesgo de contraparte, riesgo de crédito / incumplimiento u otro). Según el tipo de ETP, los riesgos pueden variar importantemente.

Para determinar el riesgo, unas preguntas útiles son:

– ¿Qué tan bien diversificado está el riesgo de mercado derivado de la exposición subyacente del ETP? ¿Es un instrumento único frente a un índice o cesta?

– Además del riesgo de mercado, ¿qué riesgos adicionales se derivan de la estructura del ETP y la opción de réplica? Por ejemplo, riesgo de contrapartida, riesgo de liquidez, riesgo de crédito / incumplimiento u otros.

– ¿Qué salvaguardas operacionales o requisitos regulatorios existen para mitigar tales riesgos, incluidos aquellos relacionados con el riesgo de contrapartida, el acceso a activos o garantías subyacentes, o el uso de apalancamiento

– ¿Está la exposición del inversor respaldada por los activos físicos subyacentes, por alguna forma de garantía/colateral o una combinación de ambas?

– ¿Están las exposiciones adecuadamente garantizadas, o incluso sobregarantizadas, en comparación con el mercado valor de la ETP?

– ¿Están las participaciones subyacentes y / o las garantías de una ETP segregadas y sujetas a supervisión de un tercero depositario / custodio o fiduciario?

3. Requisitos reglamentarios de la UE. Existe un conjunto completo de requisitos que se aplican al emisor de ETP, pero potencialmente también al producto como tal. De ahí que antes de optar por un vehículo haya que plantearse ciertas cuestiones:

– ¿Se prevé una regulación específica de la UE para la entidad emisora / proveedor de ETP, así como para otros agentes del mercado financiero implicados en la estructura estructural del ETP? Por ejemplo, participantes autorizados, proveedores de liquidez, depositarios/custodios o fideicomisarios, asesores y distribuidores externos, intercambios, etc.

– ¿Existe una normativa de la UE sobre productos financieros (por ejemplo, los UCITS)? Esto es relevante especialmente en términos de composición de la cartera, calidad del índice, requisitos de diversificación y límites de exposición en colaterales y contrapartidas.

– ¿Existen requisitos de divulgación de la UE a los inversores (tanto ex ante como de forma continua), especialmente en torno a la negociación y valoración de acciones de ETP, en torno a costos / cargos (incluido el total de ratios de gastos, ingresos por préstamos de valores, márgenes de swap, costes de reequilibrio, costos de creación / rescate, etc.), así como en torno a los riesgos potenciales?

Todo lo anterior queda resumido en un sencillo gráfico a continuación:

Screen_Shot_2020-11-25_at_16