Klaus Kaldemorgen: “El entorno de los tipos de interés todavía deja espacio para valoraciones más altas en los mercados”

, Klaus Kaldemorgen: “El entorno de los tipos de interés todavía deja espacio para valoraciones más altas en los mercados”
Funds People

Los catalizadores no cambian: estímulo fiscal para compensar los daños de la crisis del coronavirus financiado por los bancos centrales de todo el mundo y tipos de interés que se mantendrán cerca de cero en el futuro inmediato que, según Klaus Kaldemorgen, “todavía deja espacio para valoraciones más altas en los mercados”. Ese es el escenario base que maneja quien está a los mandos del DWS Concept Kaldemorgen, fondo con Sello FundsPeople 2020 con la triple calificación, Favorito de los Analistas, Blockbuster y Consistente.

Según explica el reputado gestor en declaraciones a FundsPeople, la narrativa seguirá siendo que no hay alternativas para las acciones. “El factor negativo es el alto nivel de volatilidad, que da a los fondos con un perfil de riesgo bajo poco espacio para aumentar mucho más las posiciones en renta variable. Podría producirse una rotación sectorial. La fuerte actividad comercial especulativa en tecnología y líderes digitales podría llegar a su fin. Este fenómeno fue desencadenado por una enorme ola de actividad retail en Estados Unidos, donde la participación minorista creció del 13% al 20%”, alerta.

En su opinión, los inversores podrían cambiar a sectores cíclicos o defensivos en la medida en que no haya vientos en contra. “Esto también podría desencadenar un cambio rotacional hacia las acciones europeas”, afirma. Además, Kaldemorgen considera que la alta concentración de la actividad inversora en las grandes empresas capitalizadas, sobre todo en las FAANG, podría ser un motivo que empuje a los gestores de fondos a buscar una mayor diversificación de las carteras.

A nivel macro, el reputado gestor considera que un factor desencadenante positivo para el mercado sería el inicio de la vacunación masiva contra el COVID-19, mientras que un factor desencadenante negativo sería unos resultados electorales muy reñidos en Estados Unidos, en los que ambos contendientes podrían objetar el resultado. “El impacto de una victoria clara para Trump o Biden probablemente sea débil. Hay pros y contras que podrían equilibrarse mutuamente”, indica.

Kaldemorgen cree que el dólar americano, que ya ha bajado un 6% desde principios de año, podría debilitarse aún más, al entender que el gran flujo de bonos del Tesoro de los extranjeros llegará a su fin.

“Los rendimientos ya no son atractivos y el argumento de un refugio seguro se está debilitando. Cubrir el dólar americano por inversores internacionales ya no es caro. Puede ser contra intuitivo, pero un dólar más débil en el futuro puede ser un incentivo para los inversores estadounidenses para diversificar en acciones europeas, donde la apreciación del euro es un bonus extra. Las acciones europeas han caído aproximadamente un 12% (en euros), mientras que el Nasdaq 100 ha subido casi un 26%”, recuerda.