La entrada de dinero en fondos temáticos se acelera… y mucho

Velocidad
Chuttersnap, Unsplash

Es un hecho. Tras la crisis de mercado originada por las consecuencias económicas provocadas por el COVID-19, la entrada de dinero en fondos temáticos se acelera. Concretamente, son tres las categorías de producto que están recibiendo los mayores flujos: los vinculados a la tecnología, la sanidad y la ecología. Los inversores tienen muy claro que estos tres sectores saldrán muy reforzados de la crisis y están apostando de manera muy decidida por este tipo de productos. A nivel de flujos, el año está yendo de menos a más.

Según datos de Morningstar Direct, en el caso de los fondos tecnológicos en formato UCITS, en el primer trimestre del año entraron algo más de 3.000 millones de euros. Pues bien: entre abril y julio las captaciones netas registradas por estos productos ascendieron a 14.400 millones, mientras que entre julio y la actualidad ya superan holgadamente los 17.000 millones. No cabe duda de que la apuesta de los inversores por la tecnología está aumentando. Y lo mismo ocurre con los sectores de salud y ecología.

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_12En el caso de los fondos vinculados al sector sanitario, entre enero y marzo las entradas de dinero sobrepasaron los 2.500 millones. Entre abril y julio el volumen de captaciones se triplicó, hasta los 7.500 millones y entre julio y la actualidad estos productos recibieron más de 10.000 millones adicionales. En lo que respecta a la ecología, el crecimiento también ha sido notable al pasar de los 2.800 millones de entrada en el primer trimestre a los 3.400 millones en segundo y a los 6.200 que recibieron entre julio y hoy.

Lucía Catalán ya aventuraba en una entrevista con FundsPeople que el mundo post COVID traería cambios en la industria. Y éstos ya están aquí. “La inversión temática está pasando de ser marginal a estructural. El interés de los inversores es cada vez mayor. Hasta hace unos meses, éstos pensaban en términos geográficos, sobreponderando una región u otra del mundo según sus perspectivas económicas. Ahora, los inversores hacen la misma valoración en cuanto a temáticas de inversión y buscan los mejores productos en cada una de ellas”, subraya.

Y, tal y como revela la directora general de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica, al contrario de lo que se pudiera pensar, no son solo clientes retail o de banca privada los únicos interesados, sino cada vez más grandes inversores institucionales como fondos de pensiones o fondos soberanos que miran al mundo desde un prisma similar. “Los fondos que han sabido apostar sobre las grandes tendencias y elegir que empresas van a estar mejor posicionadas son claramente los ganadores en 2020”, destaca.

Una de las ventajas de este tipo de productos es que son fácilmente entendibles por parte de cualquier perfil inversor. Todo el mundo comprende la creciente importancia que está teniendo la tecnología. Lo está viviendo en su día a día. Todo el mundo comprende la necesidad de contar con sistemas sanitarios fuertes. Si no lo ha visto en primera persona, las noticias se lo recuerdan. También sabe que el mundo transita hacia una economía verde. En su ciudad empieza a percibirlo. No son cosas que le sean lejanas. Las experimenta.

“En este escenario de pandemia se van a acelerar varias mega tendencias: innovación tecnológica, foco en la salud, desarrollo demográfico, urbanización y sostenibilidad”, augura Patricia de Arriaga, subdirectora general de Pictet AM en España. La temática de la salud es, a su juicio, una de las más beneficiadas. “Se pone de manifiesto en la búsqueda vacuna contra el COVID-19, y la necesidad de prevención y diagnosis, que requiere de productos de cuidado personal y del hogar y aumentar la cantidad de test, donde existen empresas de rápido crecimiento y alto margen potencial”.

Esta temática está interrelacionada con la digital. La telemedicina y almacenamiento de datos en la nube para estudiar sintomatologías, establecer patrones o identificar enfermedades con sistemas de diagnóstico temprano es una muestra de ello. Según Arriaga, la temática digital se ha fortalecido con el mayor uso de Internet. “Su penetración en 2019 era solo del 60% de la población mundial.  Efectivamente, asistimos a la aceleración del teletrabajo, educación a distancia, comercio electrónico y pago sin dinero y muchas empresas están implantando la compra a distancia”.

Además, las compañías, con los trabajadores en forma remota, tienen que fortalecer la integridad de sus sistemas y es previsible una mayor implantación de medios de pago digitales, que requieren alta exigencia de seguridad de transacciones, al igual que informática en la nube y almacenamiento seguro de datos en Internet. “En cualquier caso, conviene trabajar estos temas de inversión con un asesor financiero, teniendo en cuenta que el peso de la inversión temática en la cartera de renta variable, con un horizonte de inversión de largo plazo, puede ser entre 5% y 20%, dependiendo de la temática y perfil del inversor”, concluye.