La Fed vuelve a avisar de que se avecina la normalización: primeras reacciones

Reunion fed julio 2021, La Fed vuelve a avisar de que se avecina la normalización: primeras reacciones
-

De nuevo una cita con la Fed que prometía pasar desapercibida ha sorprendido a los mercados. En la reunión de julio, la Reserva Federal ha vuelto a lanzar un mensaje de que la economía norteamericana apunta a que la normalización de la política monetaria en EE.UU. se acerca. Por lo menos, el primer paso hacia ella. Así, la primera reacción del mercado ha sido un vuelo hacia la calidad con el oro ganando a medida que los rendimientos reales del Tesoro americano cayeron, según cuenta Morgane Delledonne, directora de análisis de Global X.

“La reunión no ha sido la siesta veraniega que esperaban los inversores. El tono del comunicado ha sido algo más duro”, reconoce Seema Shah, estratega jefe de Principal Global Investors. La fase clave de Jerome Powell: “La economía está haciendo progresos para alcanzar los objetivos”.

Si leemos entre líneas, esto significa que lo más probable es que se discutiera intensamente el tapering. Así lo interpreta Christian Scherrmann, economista de EE.UU. para DWS. Es un tono de continuidad con la sesión de junio, cuando también causaron sorpresa con un tono más hawkish (restrictivo). Y es que los mercados esperaban que la Fed emitiera un mensaje moderado, reconoce Anna Stupnytska, Economista global de Fidelity International, ya que la preocupación por el crecimiento mundial derivada de la propagación de la variante Delta se ha intensificado en las últimas semanas. La declaración oficial fue sin embargo algo agresiva pues no mencionó explícitamente este riesgo.

Principio del fin del QE, probablemente en 2021

Para PIMCO, esto confirma su previsión de en el segundo semestre de este año el FOMC anunciará que tiene previsto empezar a reducir sus compras de activos a gran escala. Posiblemente con el primer anuncio en diciembre o incluso tan temprano como septiembre. “Los detalles sobre el plan de reducción deberían aclararse en las próximas semanas y meses, potencialmente cuando se publiquen las actas de la reunión de julio. Incluyendo el ritmo y el calendario de disminución y finalización de las compras de bonos del Tesoro de EE.UU. frente a los valores respaldados por hipotecas (MBS)”, vaticina Tiffany Wilding, economista para EE.UU. de la gestora.

Pero las gestoras, incluido PIMCO, también piden calma. Estamos ante un punto de inflexión, sí, pero solo es un primer paso. “Estas discusiones aún son solo teoría. Ya sabemos, por las anteriores comparecencias, que hay opiniones ambiguas entre los participantes del FOMC, pero que la mayoría de ellos -a pesar de las diferentes filosofías- comparten la opinión de que se necesitan unas cuantas reuniones para resolver las cosas. A veces sólo hace falta una mano firme para enfriar un debate acalorado”, insiste Scherrmann.

Incluso en la rueda de prensa posterior a la reunión el mensaje inicial se rebajó. Powell aclaró que todavía están lejos de esos objetivos económicos que menciona el comunicado. Que tienen algo de terreno que cubrir en el progreso del mercado laboral. Para  Stupnytska es un mensaje ligeramente más moderado que el de la declaración oficial.

Firme en su visión: la inflación es transitoria

El talón de Aquiles de la economía americana sigue siendo el empleo. Un dato que resalta Paolo Zanghieri, economista senior de Generali Investments, es que una parte importante de los desempleados está consiguiendo un nuevo trabajo en lugar de volver al anterior. Esto crea límites de velocidad a la creación de empleo. “El FOMC espera una fuerte recuperación del mercado laboral en los próximos meses, pero aún queda terreno por recorrer”, defiende el experto.

Un punto donde se mantienen firmes es en las subidas de precios. “Si bien las lecturas de inflación recientes han superado con creces las expectativas, el comité aún cita estas impresiones más altas como impulsadas por factores transitorios como los cuellos de botella de la cadena de suministro que afectan los precios de los automóviles y los costos más altos de la energía y las materias primas”, analiza Jordan Jackson, estratega de mercado global de J.P. Morgan Asset Management.

Y si la Fed sigue considerando que la inflación es solo un problema temporal, esto limita el riesgo de un ritmo de subida rápido, según interpreta Delledonne. Esto sería positivo para las acciones tecnológicas que también deberían beneficiarse de una rotación hacia las acciones de crecimiento y defensivas.

Un equilibrio delicado

Así las cosas, la Fed se adentra en verano aún sobre la cuerda floja. En un equilibrio extremadamente delicado entre proporcionar la acomodación suficiente para mantener unas condiciones financieras fáciles mientras gestiona la mayor carga de la deuda y, al mismo tiempo, mantener controlados los riesgos de inflación y estabilidad financiera, como lo pone Stupnytska.

Por ahora, las gestoras confían en la mano firme de Powell. “La Reserva Federal sigue siendo cautelosa en cuanto a su calendario de reducción de las compras de bonos y el tono del presidente Powell ha seguido mostrándose dovish. Eso, junto con los sólidos anuncios de beneficios corporativos, va ayudar a mantener a unos mercados boyantes”, vaticina Mark Sherlock, jefe de renta variable de EE UU. de Federated Hermes.