La mitad de las gestoras prevé reducir entre un 11% y un 20% su presupuesto en 2021 por el COVID

dinero, moneda

El impacto de la pandemia por el COVID-19 en la industria de gestión de activos ha sido menor comparado con otros sectores de la economía. Así se desprende de un informe elaborado por Deloitte en el que se analiza la evolución de los últimos meses y las perspectivas para el próximo año, en el que las gestoras podrían reducir sus presupuestos entre un 11% y un 20%.

Según sus datos, los ingresos para las empresas de gestión se mantuvieron en gran medida intactos, aunque sí que hubo un impacto en las operaciones y el la tecnología utilizada por los gestores. Al mismo tiempo, la volatilidad del mercado y el movimiento de precios se aceleró drásticamente en el niveles de sector industrial y clases de activos. «Más allá de que el impacto de la COVID-19 no haya sido homogéneo en todos los países y que el sector de gestión de activos claramente no es el más perjudicado entre todos los sectores de la economía, lo cierto es que su efecto ha sido muy relevante y, en el caso de la sociedades gestoras, lo ha sido particularmente en tres elementos: equipos (talento), operaciones y tecnología. Según se deduce de la encuesta realizada a 200 ejecutivos de sociedades gestoras, éstas prevén dar prioridad a estas áreas en el entorno post-COVID”, explican Rodrigo Díaz y Alberto Torija, socio responsable y socio del área de Investment Management de Deloitte.

En su opinión, todas las sociedades gestoras tienen claro que la seguridad y bienestar de sus empleados es la prioridad. Ahora bien, “el reto es cómo salvaguardar este objetivo cumpliendo a la vez con las expectativas de servicio de calidad de los clientes, que realmente no han disminuido por la COVID–19. Todo ello tiene que ser considerado y ha sido considerado en los planes de las sociedades gestoras para organizar la vuelta ordenada al lugar de trabajo, que se ha producido y se sigue produciendo durante estos meses”, comentan los expertos. En este punto creen que es particularmente relevante que “los planes se organicen de modo que no se fracturen en ningún momento los elementos culturales que definen a cada organización”.

En cuanto a los presupuestos, gran parte de las sociedades gestoras prevén ajustarlos. En concreto, la mitad de los encuestados indica que sus empresas planean reducir los costes entre un 11% y un 20% el próximo año, a raíz de la pandemia. “Una de las maneras de generar ahorros de costes es a través del cambio de perfil de gasto en tecnología y, en particular, en lo relativo a la transformación digital”, justifican.

Además, de la encuesta realizada se deduce que se espera un claro incremento de gasto en tecnologías relativas a ciberseguridad y a protección del dato. Adicionalmente, prácticamente todos los encuestados afirman que están planificando o ya están ejecutando mejoras en tecnologías que faciliten el trabajo en remoto.