La nueva dimensión de los Bankia Evolución: la gama de perfilados incorpora criterios de gestión ASG

verde

La nueva dimensión de los fondos perfilados españoles pasa por incorporar criterios de gestión ASG a la gama. Así lo piensan en Bankia Fondos, quien ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que modifica sus folletos informativos para incluir esta novedad.

De esta manera, como ya avanzaba Bankia antes del cierre de 2020, incrementa el peso de los activos gestionados bajo criterios ASG de la gestora hasta el 26%, concretamente unos 7.400 millones. La gama de fondos de fondos de retorno absoluto, los Bankia Prudente, Moderado y Decidido, reúne más de 1.200 millones de euros de patrimonio.

Durante el pasado año, el Comité de Coordinación ASG de Bankia AM, liderado por Augusto Caro, ha sido renombrado como Comité de Sostenibilidad (CSBAM). Este comité incorpora a la alta dirección y a personas de prácticamente todas las áreas del negocio de gestión de activos. Por otro lado, la entidad espera tener este año al 75% de los gestores de inversiones y riesgos con una formación especializada en sostenibilidad (CESGA o CFA UK Certficate in ESG Investing).

Cambio de nombre

Una de las consecuencias más importantes en los nuevos perfilados es su cambio de nombre. Desde ahora, la gama pasar a estar compuesta por el Bankia Evolución Sostenible 15, 30 y 60. 

Por otro lado, en la actualización del folleto informativo, se contempla el cambio de su política de inversión. Según indica la gestora en el documento, se aplicarán criterios financieros y extra-financieros o de inversión socialmente responsable (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo). La mayoría de la cartera cumple con el ideario ético e invierten al menos la mitad del patrimonio en IIC financieras de gestión tradicional o alternativa. 

El análisis de sostenibilidad se basa en un examen, fondo a fondo, de su grado de alineación e integración con la inversión socialmente responsable. «Entre otros aspectos, se realiza un exhaustivo cuestionario donde se analiza si se siguen los principios de inversión responsable de Naciones Unidas (UNPRI), la huella de carbono del fondo, qué tipo de exclusiones se hacen, qué tipo de enfoque ASG, número de analistas especializados, si tienen políticas de diálogo activo ASG con la cúpula directiva de las empresas y más acciones de impacto», especifican.

Por último, la selección de los activos que integrarán la cartera se hace utilizando herramientas especializadas de análisis de sostenibilidad ASG, índices de reconocido prestigio en el ámbito de la responsabilidad social corporativa, ética y medioambiental, así como la información obtenida a través de consultas de bases de datos públicas, la Unión Europea, la OCDE y otros organismos internacionales.

De acuerdo con el ideario ético de los fondos, las inversiones se centrarán en IIC y activos que tengan una inversión destacada en las áreas medioambiental, social y de gobernanza. Además, la gama podrá invertir tanto directamente como a través de IIC en bonos sostenibles (bonos verdes y bonos sociales).