La regulación permite que las gestoras ofrezcan sus servicios a terceros y abre nuevas líneas de negocio en el sector

cesta, negocio, dinero, volumen
Fuente: Annie-Spratt-Unsplash

La industria de gestión de activos afronta una época repleta de retos. Por un lado, tiene que enfrentarse a múltiples adaptaciones legislativas, tales como: la ley de resiliencia operativa digital (DORA), la llegada de la Regulación europea sobre Mercados de Criptoactivos (MiCA) o los posibles cambios que podría traer consigo la Retail Investment Strategy (RIS), entre otras cuestiones. Y por otro, las gestoras deben lidiar con la presión en los márgenes, que además se ha visto recrudecida en los últimos años debido a las preferencias del cliente por productos más conservadores (debido al contexto macro) y cuyas comisiones son menores.

En este punto llegó hace unos meses la Directiva de la Unión Europea 2024/927, del 13 de marzo, que modifica la directiva de gestores de fondos de inversión alternativos (AIFMD, por sus siglas en inglés) y de los organismos de inversión colectiva en valores mobiliarios (UCITS), abriendo una nueva ventana a que las entidades puedan ofrecer sus servicios a terceros.

Lo que dice la norma

En los regímenes de ambas directivas se incluye que las gestoras podrán realizar actividades de administración de los índices de referencia que se utilicen en los vehículos que gestionen. Además, se añade la posibilidad de que "las gestoras pueden desempeñar para terceros las mismas funciones y actividades que ya desempeñan para los fondos que gestionan siempre y cuando no incurran en un conflicto de interés", explica Isabel Aguilar, socia de Uría Menéndez. Para la abogada, la duda aquí es "hasta dónde alcanza esta habilitación. Se mencionan recursos humanos y servicios informáticos como ejemplos, pero las funciones y actividades que hacen las gestoras para sus fondos son mucho más amplias", arguye. 

En la misma línea se postula Paloma Fierro, socia de Linklaters, que cree que puede tener bastante importancia ver cómo se concreta la cuestión de los otros servicios auxiliares, que no está muy definida. "Parece que la idea es facilitar las economías de escala en el sector de la gestión de activos y diversificar las fuentes de ingresos, lo cual es siempre bienvenido. El considerando 6 da algunos ejemplos de servicios que podrían incluirse, entre otros, servicios de sistemas informáticos. También puede que esto ayude a que algunos grupos centralicen servicios de este tipo, lo cual puede tener impacto en su transición a DORA", asegura.

Nuevas fuentes de ingresos

Estas novedades, avisa Carolina Rodríguez, asociada principal de finReg360, "permitirán ampliar el abanico de servicios que pueden prestar las gestoras de fondos de inversión alternativa (GFIA) a los efectos de aumentar la eficiencia de sus actividades; así como respaldar la competitividad internacional de las GFIA y sociedades gestoras de IIC (SGIIC) al permitir economías de escala y diversificar las fuentes de ingresos". Eso sí, la experta aclara que "estos nuevos servicios supone contar con un personal directivo especializado que permita desempeñar los mismos y la correcta gestión de conflictos de interés, por lo que esto supondrá un reto para las entidades que quieran prestar estos servicios".

Hay que tener en cuenta que se trata de una reforma a nivel directiva, por lo que no es directamente aplicable en los Estados miembros, "aunque lo previsible es que el legislador español haga uso de esta posibilidad", espera Rodríguez. El plazo de transposición de esta reforma es de 24 meses a contar desde marzo de 2024.

Dicho esto, lo cierto es que muchas gestoras están analizando la posibilidad de ofrecer otro tipo de servicios adicionales a otras entidades, con los que poder vincular al cliente y generar otra vía de ingresos, como también ha hecho en los últimos años las entidades depositarias.

Así lo confirma Nicolás Barquero, CEO de Santander Asset Management España: "Durante el último año y medio, las gestoras hemos compensado la caída de los márgenes provocada por el cambio de mix de producto hacia fondos con un perfil más conservador con un significativo aumento de los volúmenes. En nuestro caso, cerramos 2023 liderando las captaciones netas de la industria y hemos conseguido mantener esta velocidad de crucero durante el primer trimestre de este año gracias al buen resultado de nuestra gama Objetivo, la satisfacción de clientes y una buena y constante sistemática comercial. Además, entidades como la nuestra estamos explorando otras vías de negocio aprovechando nuestras capacidades de dar servicio personalizado a corporaciones y otros clientes institucionales".