Las megatendencias, el nuevo imán para los inversores

megatendencias, Las megatendencias, el nuevo imán para los inversores
mesa 6 insights etf

En este encuentro del Insights ETF organizado por FundsPeople se aborda la inversión temática, las ventajas de acometerla a través de ETF, las tendencias que están atrayendo más el interés de los inversores y los nuevos fondos con criterios ISR, entre otras cuestiones. En esta ocasión, los anfitriones son UBS AM y Lyxor ETF, en la actualidad pertenece a Amundi ETF, y contó con la participación de representantes de Singular Bank, Indexa Capital y BBVA Quality Funds.

La gestión pasiva tiende a diversificarse cada vez más en medio de su imparable avance y un claro exponente es la inversión temática, que está revolucionando el mundo de los ETF. Para Borja Montero de Espinosa, del equipo de Análisis y Selección de Fondos & ETF de Renta Variable en BBVA Quality Funds, estos vehículos de inversión cuentan con las ventajas inherentes a los propios ETF, como sus precios más competitivos y su liquidez, pero también van más allá y “facilitan acometer inversiones con un mayor nivel de profundidad. Los ETF temáticos permiten cubrir nichos de mercado muy concretos, entre otros, los que replican temas como el hidrógeno, baterías de litio, telemedicina, vehículos eléctricos”.

Victoria Torre, directora de Oferta Digital de Productos de Inversión de Singular Bank, destaca también cómo una de las principales ventajas de los ETF es su mayor precisión cuando se buscan temáticas muy concretas, así como la gran variedad existente de los mismos; en cambio, intentar acceder a sectores muy “nicho” con fondos de inversión es más complicado. “Puedes invertir, por ejemplo, en ETF de renta fija pública de la zona del euro en el segmento de uno a tres años, algo muy difícil de hacer a través de la gestión activa. Puede haber fondos que tengan como referencia el EuroStoxx, pero los ETF te permitirían elegir cada uno de los sectores en los que quieres estar, como podrían ser las compañías de viajes (por las que nos preguntan últimamente con frecuencia) o de ocio del STOXX Europe 600”, relata.

Para Carlota Corral Cascón, desarrolladora Full Stack y gestora en Indexa Capital, los ETF temáticos ofrecen versatilidad y color a las inversiones. “Aunque puedan tener unos costes mayores y, en teoría, un poco menos de rentabilidad a largo plazo, se ajustan a las preferencias de cada uno y a los objetivos de inversión. En el caso de que queramos apostar por la energía, permiten enfocar nuestros ahorros a nuevas formas de investigación, a energías menos contaminantes o más eficaces”, indica. También pone en valor que proporcionan diversificación porque “puedes estar en compañías de diferentes sectores en el mismo fondo”. “Además, en el caso de España, tenemos la posibilidad de hacer fondos indexados y aprovechar la traspasabilidad de las inversiones. Aunque pueda haber menos oferta en indexados temáticos hay una ventaja de mayor ahorro fiscal”, añade.

Simplificar la inversión

Nina Petrini, responsable de ETF y fondos índice para Iberia y LATAM en UBS AM, resalta cómo los ETF logran simplificar el proceso de inversión. “Combinan las ventajas de las acciones y de los fondos. Ofrecen al inversor la oportunidad de invertir de forma económica, transparente y flexible en una gran variedad de mercados o activos, diversificando la cartera, de la forma que lo desee y en una sola transacción. En el caso de los temáticos, se reúnen en un solo índice las compañías que representan mejor la temática en cuestión y se replican a través de un fondo cotizado”, explica.

Los ETF temáticos han permitido crear un nuevo sistema de clasificación de empresas que combinan distintos aspectos como su tamaño o su relevancia pasada y futura en determinados temas, según indica Pedro Coelho, anterior responsable de ETF de Lyxor ETF para España, Portugal y Latinoamérica, quien afirma que han colaborado con “empresas como MSCI y otros proveedores de benchmark y datos para construir un nuevo modo de tratar toda esa información (que requiere mucha capacidad, computación y análisis) y crear formas nuevas de acceder a temáticas”. “Nosotros ya teníamos este tipo de ETF hace una década en temas como el agua o la energía, hace año y medio lanzamos una nueva gama, pero ahora estamos trabajando con MSCI para cambiar toda nuestra oferta porque es fundamental crear una nueva dinámica en el tratamiento de datos y para dar acceso a nuestros clientes a un nuevo universo de ETF con esta capacidad de procesamiento de información”, expone Coelho.

Temáticas ganadoras

¿Pero cuáles son las temáticas que están acaparando la mayor demanda? En 2020, la digital fue la ganadora, sobre todo por el auge del teletrabajo y de las comunicaciones digitales como consecuencia de la pandemia de coronavirus, consolidando de este modo una tendencia creciente en los últimos años, según indica Pedro Coelho (Lyxor ETF). “Al mismo tiempo también hemos visto una mayor demanda en ETF de cambio climático, conforme ha ido aumentado la capacidad de crear nuevas ofertas y por la mayor la presión de los reguladores para que se adopten este tipo de estrategias”, añade.

Victoria Torre (Singular Bank) coincide en el aumento del apetito de los inversores por la sostenibilidad. “Hasta agosto, las entradas en fondos sostenibles habían superado con creces a las que se registraron en todo 2020 y ,en el caso de Europa, el interés es claro”, asegura la directora de Oferta Digital de Productos de Inversión de Singular Bank, quien también habla de un mayor interés por la tecnología, salud o los nuevos hábitos de consumo. Asimismo, señala cómo han aumentado los flujos hacia la renta variable, mientras que, en el caso de la renta fija, que se encuentra más estancada, la demanda se dirige hacia la deuda de mayor calidad. En contraposición, los ETF relacionados con las materias primas han perdido cierto interés para los inversores.  

España, con potencial de crecimiento ESG

Mientras, en Indexa Capital, “por lo que más nos preguntan es por la temática ASG. Es lo que pide el mercado, prácticas medioambientales positivas para el planeta, la sociedad y los empleados y que sean palpables en el gobierno corporativo”, asegura Carlota Corral, quien opina que estas temáticas, que llevan años implantadas en Europa, tienen aún “bastante potencial de crecimiento en España”. Esta gestora aún no cuenta con este tipo de fondos ni de ETF “porque buscamos una diversificación mucho más global y menores costes, pero creemos que sería interesante explotar este sesgo medioambiental”.

Borja Montero (BBVA) coincide en el fuerte tirón que tiene la ASG entre los inversores y destaca el aumento de demanda de aquellos ETF que consumen menos presupuesto de riesgo en términos de tracking error. Dentro de las temáticas, en la del clima “observamos que sigue habiendo mucho interés en energías renovables, si bien en el primer semestre del año han perdido un poco de fuelle frente al último de 2020. Además, se ha producido algo muy significativo porque las entradas en energía tradicional han superado en número a las alternativas, algo que no pasaba hace mucho tiempo”.

“En el caso de las nuevas tecnologías también vemos entradas importantes continuando la tendencia del último semestre del año pasado”, apunta Montero quien, en el caso de la temática social y demográfica, asegura no ver excesivas peticiones de aquellos ETF que tocan más la parte social, como los que tratan el envejecimiento de la población o las ciudades inteligentes.

La apuesta china

Para Nina Petrini (UBS AM), “hay muchísimas temáticas de interés en un mundo tan proyectado hacia el futuro y la sostenibilidad. Además, es un deber de la industria financiera dar acceso y conocimiento a aquellas con una trayectoria de largo plazo que sean buenas para el desarrollo de nuestro entorno”. En este contexto, Petrini destaca el ETF Solactive China Technology, un fondo que pretende captar el desarrollo de China, que está actualmente en transición hacia una nueva economía en la que la innovación y la transformación digital son las principales fuerzas de impulso. “La robótica, los vehículos ecológicos o la medicina son prioridades en el plan estratégico del país a cinco años. Además, el aumento de la edad de la población china incrementará la demanda de productos innovadores relacionados con la tecnología sanitaria”, explica la responsable de ETF para Iberia en UBS AM.

El Solactive China Technology, explica Petrini, selecciona empresas del sector tecnológico tradicional, de subsectores de la salud y compañías que obtienen sus ingresos de la genómica, la robótica y la automatización, la ciberseguridad, el entretenimiento digital, la computación en la nube, los coches del futuro, el blockchain y las redes sociales. Son 100 compañías en total, las más grandes por capitalización de mercado. “Este fondo temático da acceso al mercado tecnológico chino invirtiendo en un solo instrumento”, resume.  

Cómo construir carteras más sostenibles

Pero, ¿cómo ayudar a los inversores a construir carteras más sostenibles? Para Victoria Torre (Singular Bank) primero hay que responder a la pregunta de qué entendemos por sostenibilidad y “algo que ha ayudado muchísimo es la taxonomía de la Unión Europea, porque hasta hace muy poco tiempo no había una herramienta que asistiera a los agentes financieros y a las empresas a definir qué actividades son consideradas como tal. Y ahora hay unos baremos mucho más acotados para medir las finanzas sostenibles”.

En este sentido, Torre señala que, desde un punto de vista global, “uno de los criterios que empiezan a mirarse cuando se hace selección de producto ETF es ver si son sostenibles. Esto nos lleva a dar un paso más y que, a veces, la gestión pasiva deje de ser tan pasiva y empiece a ser un poco activa porque, cuando se replican índices, hay muchas gestoras que ya aplican criterios inclusivos y exclusivos para modificar, por ejemplo, los porcentajes en los que se está haciendo la indexación o para primar compañías que están cumpliendo los criterios de sostenibilidad”.

Oferta de ETF sostenibles

Respecto a las novedades en ETF con criterios ISR, Borja Montero (BBVA Quality Funds) destaca primero aquellos con un enfoque climático, es decir, ETF que contribuyen a tener un clima mejor. “Aquí tenemos los que invierten en renovables, los green bonds en la parte de renta fija, y los PBA y CTB, que tienen un índice específico de sostenibilidad que les convierten en artículo 9 y que tienen el objetivo de conseguir la neutralidad de huella de carbono para 2050”.

“Por otra parte, podemos encontrar ETF que ofrecen exposición a temáticas relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sobre todo los de la parte social, por ejemplo, los expuestos al ODS 3 de salud y bienestar, el ODS 4 de educación, el ODS 5 de igualdad de género o el ODS 11 de ciudades sostenibles”, añade.

ETF de igualdad de género

En UBS AM, la sostenibilidad forma parte de su core business. “Empezamos a desarrollarla hace una década y ahora tenemos el 30% de nuestros activos bajo gestión clasificados como artículo 8 o 9”, afirma Nina Petrini, quien también hace hincapié en el interés de esta firma en el ODS 5, la igualdad de género. Este compromiso se materializa en su ETF Global Gender Equality, que invierte en compañías que apuestan por la sostenibilidad de forma global y, específicamente, en aquellas comprometidas con la igualdad de género. Desde su creación ha captado 800 millones de dólares, “una cifra significativa, tanto desde el punto de vista financiero como simbólico”.

El objetivo de este ETF, relata Petrini, es ayudar a los inversores a seleccionar compañías que se alineen con sus valores, lo que también alienta a las propias empresas a reflexionar y revisas sus políticas de diversidad. Para crear el índice se escogen 100 empresas globales que destacan por sus trayectorias en diversidad de género en función de 19 criterios, como la conciliación familiar, la igualdad de salarios, etc.

Atención a los costes

Por su parte, Carlota Corral (Indexa Capital) avisa de que en las inversiones sostenibles hay que prestar atención a los costes. “Hay que hacer un estudio bastante exhaustivo antes de valorar las empresas y cuáles se incluirán y excluirán del índice y eso aumenta bastante el coste de los ETF y de los fondos indexados”, subraya. También cree que otro factor a tener en cuenta es la transparencia del proceso, comunicar qué compañías salen y entran y por qué se las incluye o excluye. No obstante, “en Indexa consideramos que cada vez nos acercamos más a ese punto en el que las generadoras de índices comunican de forma clara sus criterios, y también los costes están bajando progresivamente, pero todavía queda camino por recorrer y hay que tener cuidado”.

Según Lyxor ETF, los costes de los temáticos (que considera un componente fundamental de los mismos) han comenzado a bajar en los últimos años. “Por ejemplo, nuestro S&P Net Zero 2050 de cambio climático es un ETF de siete puntos básicos, algo que refleja nuestra apuesta por los bajos costes en estos vehículos para motivar a los clientes a hacer intercambios entre ETF S&P core y S&P de cambio climático”, asegura Pedro Coelho. “También la transparencia respecto a cómo está construido el índice es un favor diferenciador, en nuestro caso es absoluta y total, no hablamos de cajas negras”, apunta.

Tanto los costes como la transparencia son solo una parte del ecosistema de ETF que hemos construido para proporcionar mayor confort al cliente final y motivar su apuesta por estos vehículos de inversión”, señala Coelho, quien también se refiere, dentro de este universo, a otras herramientas que Lyxor ha puesto en marcha para tal fin, como el podcast One step ahead, que trata sobre inversión temática.