Lo que haga falta

Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

“Y créanme será suficiente” decía Draghi hace algo más de un año, aunque desde entonces lo más significativo había sido la palabra de Mario y lo de menos, la política monetaria del BCE, con tan sólo algún eventual y breve paseo por el mundo de la expansión, siempre muy lejos de las oleadas de QE americanas o de la revolución abenómica de Japón. Pero esta semana la caída de la inflación armonizada de la UE a un 0,7% interanual en octubre desde el 1,1% de septiembre ha hecho saltar las alarmas, y desde multitud de medios se le ha recordado al signore presidente lo fácil que es volverse japonés y lo complicado que resulta dejar de serlo.

Y aunque los alemanes tengan miedo de la burbuja inmobiliaria y en general, todo el mundo se pregunte a dónde va este experimento monetario y qué tipo de dragones habrá más allá, ni el crecimiento económico, ni las cifras de desempleo, ni el nivel del euro, sirven para reforzar las posiciones germanas. Y ahora, no sólo la inflación baja, es que además Ángela ya no tiene que dar coba a su electorado al menos durante un par de años, por lo que se puede permitir una actitud más europeísta, aunque sea haciendo como que mira hacia otro lado y que ella está a lo de formar gobierno. Así que Mario, aprovecha tu ventana de oportunidad, que en breve pueden volver a empezar las elecciones de algún lander y todo vuelve a empezar.

Por ahora lo está aprovechando. Así en la reunión del Consejo de Gobierno de esta semana el BCE aplicó lo de “no dejes para diciembre lo que puedas hacer hoy” y recortó los tipos hasta el 0,25%, sobra decir, nivel más bajo en su historia, y que le acerca a los tipos oficiales de la Fed y el Banco de Japón, en el 0-0,25% y 0,1%, respectivamente. Además de los temores deflacionistas, la fortaleza que mostraba el euro frente al dólar en las últimas semanas (sobre todo, después del toque dovish de la Fed en su última reunión) nos inquietaba un poco. ¡Ahora que la deflación de costes hace las exportaciones más competitivas, vamos a perder perdemos por la divisa! Suele pasar…

Y como el tema de la divisa es cosa de dos, ahí llega EE.UU. con un dato del PIB para el tercer trimestre mejor de lo esperado (2,8% T anualizado).  Ay quién lo pillara. Aunque si se rasca un poco más –y aún esperando el desglose oficial- el comportamiento del consumo privado y la inversión no son ni para echar cohetes ni para endurecer la política monetaria. Todo apunta a que Bernanke le dejará el marrón a Yellen.

Siguiendo con la macro, esta semana tocó despliegue de PMIs manufactureros y de servicios por toda Europa. En líneas generales, las conclusiones son poco novedosas:  los PMIs se mantienen en terreno expansivo pero perdiendo fuelle. Y es que Alemania tira  pero no lo suficiente como para arrastrar al terreno del crecimiento a Francia, España o Italia. En este punto aprovechamos para mencionar cuestiones incómodas que vuelven a ser debate, hablamos del exceso de superávit comercial germano, detrás del cuál se esconden aspectos como una demanda interna anémica que presiona a la baja la tasa de inflación. Mario, diles algo.

Para terminar nuestra foto de la semana. Nos ha cautivado ese valor que entre los políticos está en decadencia: la sinceridad. “"Sí, he fumado crack. Probablemente en una de mis noches de borrachera (…) Hace un año”, confesaba esta semana Rob Ford, alcalde de Toronto, delante de una marabunta de periodistas a los que se enfrentó sin red pero al borde de las lágrimas. Ha causado indignación que hace unos meses  Ford negase las acusaciones al respecto, ahora toca arrepentirse, no sabemos si por mentir o por sus costumbres. En un segundo plano están las acusaciones de conflicto de intereses, violación de las leyes de financiación electoral o de uso fondos públicos para el equipo de fútbol americano que dirige…

Soy un crack

 

Buena semana