Los ETF se abren paso en las carteras sostenibles

Nicolás Gutiérrez, Unsplash.

Para llegar a la sostenibilidad se pueden utilizar muchas rutas. En el mundo de la inversión estos caminos son cada vez más numerosos y más concurridos. Gestores y responsables de ASG de varias gestoras reflexionan sobre el papel y la evolución de uno de estos instrumentos, los ETF, en un desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por State Street Global Advisors (SSGA).

El hilo conductor es el análisis realizado por la gestora Índices de bonos corporativos con perfil ASG avanzado: una asignación estratégica, que anticipa el crecimiento de la inversión ASG en el área de renta fija.

A igualdad de condiciones, mejor un ETF

Enrique Blasco, Bankia Fondos
Enrique Blasco (Bankia Fondos)

En Bankia Fondos siguen utilizando mayoritariamente la inversión directa, tanto en acciones como en emisiones de renta fija, pero Enrique Blasco, director de Planes de Empleo y responsable de Inversión ASG de la gestora, asegura que otra parte está en fondos de inversión, y una más en futuros y ETF: “Cada vez estamos utilizando más ETF sostenibles y favoreciendo claramente este tipo de inversión. Ya contamos en cartera con ETF de bonos verdes, ETF de igualdad de género, índices de renta variable (tanto americana, como europea y de mercados emergentes) y para cubrir la parte de crédito”.

En cartera, su peso depende de los fondos. En algunos casos, según afirma, representan en torno a un 5%. Asegura que el uso de ETF va a seguir creciendo, “y, a igualdad de condiciones, si te puedes posicionar en un ETF que considere criterios sociales, medioambientales y de gobierno corporativo dentro del análisis, hay que favorecer este tipo de producto”.  

Más rotación de ETF no sostenibles a sostenibles

Emilio Barberá (Bankinter Gestión)

En Bankinter Gestión el ETF es una herramienta habitual en las carteras. “Es cierto que, actualmente, su presencia se centra en los fondos tradicionales de la gestora. En la gama específica de fondos sostenibles, dadas las características de estos productos, no hay presencia de ETF”, cuenta Emilio Barberá, gestor de fondos ASG y responsable de Integración de Riesgos ASG. Pero una cosa es lo que ha ocurrido hasta ahora y otra cosa hacia dónde nos dirigimos. “Y claramente todo apunta a que la sustitución de ETF no sostenibles por ETF sostenibles en las carteras va a ser una realidad”.  

El planteamiento del que parten en BBVA Asset Management es muy práctico. “Nos dedicamos a construir carteras. Nuestra estructura combina selección de subyacentes y arquitectura abierta. El criterio es seleccionar títulos donde tenemos capacidades de análisis y gestión en directo, utilizar fondos de terceros donde creemos que la gestión activa tiene sentido o ETF donde no sea tan evidente. Esto es igual para un producto sostenible que para uno que no lo sea”, afirma Alberto Gómez-Reino, responsable de Inversiones Sostenibles y Clientes Institucionales. De tal manera que, “en la gama de fondos sostenibles actual, utilizamos ETF sostenibles, tanto en renta variable como en renta fija”.

Alberto Gómez-Reino (BBVA AM)

En el caso de la renta fija, afirma que hay mucha variedad de índices, algunos con track record corto y además hay ETF muy nuevos, “muy nuevos porque en muchos casos los índices se están desarrollando”. Destaca que los ETF sostenibles de deuda “muestran uno de los problemas estructurales de los ETF de renta fija, que es la falta de uniformidad de los índices de referencia”. Dicho esto, asegura que actualmente los ETF ASG en la gama de productos sostenibles tienen un peso de entre el 10% y 15% de la cartera.

Un instrumento para modular el asset allocation

Ana Rivero, responsable global de Estrategia de Mercado y ASG de Santander Asset Management, explica que el peso de los fondos de terceros y ETF en la gama sostenible suele estar en torno al 15% de la cartera total. En concreto, el peso de los ETF se situaría alrededor del 5%. ¿Y para qué los usan? “Sobre todo para modular el overlay del asset allocation que se hace en estos fondos”. En el caso de los fondos de terceros puros se utilizan sobre todo para incorporar tendencias temáticas, “es decir que, realmente, el uso de los ETF, hoy por hoy, es minoritario”. Insiste en que “somos una casa de gestión activa, inversión directa, claramente favorable a seleccionar activos directamente, pero sí que se utilizan los ETF”.

Ana Rivero (Santander AM)

En cuanto a los criterios de selección, tanto en el caso de los fondos de terceros puros como de los ETF, incluyen dos dimensiones: una cuantitativa y otra cualitativa. La primera es el scoring ASG del fondo: “Hacemos un look through de los subyacentes, un rating relativo contra la industria o contra el tier group, en algunos casos contra los dos”.

Respecto a la segunda, “lo que hacemos es una especie de due diligence, la valoración de las capacidades en ASG de la gestora que emite los ETF: se analiza el governance, la política de stewardship, los procesos de análisis, las prácticas de ASG al nivel de cada uno de los fondos…”. Añade que, normalmente, lo que tienen es ya establecida con las principales casas con las que trabajan “una base de datos bastante robusta con los criterios y estrategias que aplican que, también, se traduce en un scoring que aplicamos en general”.

Informar para destruir mitos: no se sacrifica rendimiento

Daniel Ung, responsable de Quantitative Research y Analysis, ETF Model Portfolio Solutions en SPDR EMEA & APAC, la unidad de ETF de SSGA, quiso dejar claro que utilizar un ETF con filtro sostenible no lleva implícito el sacrificio de rentabilidad, pese a que haya clientes que aún lo piensen, cada vez menos. Y así lo creen algunos, según explica, porque “todavía en la industria no se tiene muy claro exactamente de qué hablamos: ¿de un best in class, de un enfoque de exclusión, de bonos verdes…? Las diferencias son importantes”. Añade que una de las tareas que tiene el sector es precisamente esa, “dar más información”.

Daniel Ung (SSGA)

Y funciona. Según explica, tras los esfuerzos realizados en este ámbito, incluida la publicación de artículos, “vemos que cada vez más clientes empiezan a adoptar ETF como reemplazo a una exposición más tradicional, un enfoque que históricamente ha reducido el riesgo de la cartera. Si la construcción del ETF está bien hecha no tiene que haber un sacrificio de rendimiento”. Insiste en que hay que realizar un exhaustivo análisis de cómo se crea el ETF, de qué hablamos, “para luego ver cómo podemos incorporarlo en el contexto de la cartera”.

Ung hace referencia a un estudio reciente de la gestora del cual es autor: Índices de bonos corporativos con perfil ASG avanzado: una asignación estratégica, en el cual se ofrece el análisis del impacto de la incorporación de bonos ASG en las rentabilidades y ratios de volatilidad de las carteras convencionales.

“Al incorporar bonos ASG no asumimos más riesgos en las carteras, de hecho, seleccionamos bonos de mejor calidad crediticia , y eso es importante”. Hay que tener en cuenta este factor a la hora de la construcción del índice: primero, incorporando criterios de exclusión, tras lo cual se aplica un filtro best in class apoyados en la herramienta R-Factor de agregación de datos ASG”. Añade que “es este último el enfoque más común entre nuestros clientes. Excluimos, por ejemplo, empresas que producen armas de fuego y a la vez seleccionamos las que tienen mejor perfil ASG, manteniendo el resto de las características de renta fija en línea con los índices base”.

El informe de State Street aporta más información sobre la gama SPDR Bloomberg SASB Corporate ESG UCITS ETF(Acc) para EE.UU. y la eurozona.