Los selectores de fondos analizan qué criterios debe tener un fondo para ser excelente

selectores, Los selectores de fondos analizan qué criterios debe tener un fondo para ser excelente
Fernando Luque, David Cadalso, Salomé Bouzas, José María Martínez-Sanjuan y Toni Conde. Fuente: FundsPeople

La labor de selección de fondos ha cambiado en estos últimos años y ha adquirido una importancia cada vez mayor tanto en las entidades bancarias tradicionales como en las independientes. De todo ello han debatido en la Morningstar Investment Conference 2021.

Para Toni Conde, de Renta 4, “es mucho más intenso seleccionar fondos que en el pasado”. En su opinión, la pandemia ha servido para volvernos “más conscientes de lo resistentes que podían ser las compañías a un escenario improvisado y, desde ese momento, empezamos a mirar no solo las tendencias y sectores”, ha justificado.

A esto se une que “hemos aprendido a vivir virtualmente”, ha añadido al respecto Salomé Bouzas, de Tressis. Considera que el feeling con el gestor siempre va a sumar, aunque no le veas físicamente. Y en ese sentido, “2020 ha dado mucha información sobre la forma de gestionar. Hay ciertos años clave como el pasado que dan mucha información sobre cómo se ha comportado el fondo cuando vienen mal dadas”, ha rematado.

Por categorías, todos coinciden en que los fondos alternativos suponen un análisis diferente a los tradicionales. “Cuanto mayor es la flexibilidad más difícil es analizar o comparar ese fondo. Precisamente, porque la capacidad de invertir en distintos activos y utilizar distintos instrumentos lo hace menos comparable”, ha explicado José María Martínez-Sanjuan, Santander Private Banking.

En esta categoría, desde Renta 4 utilizan, generalmente, “estrategias que tengan baja volatilidad, pero es un cajón de sastre donde entran muchas cosas difícilmente comparables”, ha puntualizado Conde. Algo en lo que ha coincidido con Bouzas: “En retorno absoluto te puede cambiar el posicionamiento de un día para otro. A mayor rango de herramientas, más complicado hacer selección que con un fondo global”, ha asegurado.

Factores imprescindibles

Existen una serie de criterios que son indispensables para que un selector de fondos decida incluirlo en cartera. Y mucho más para consideralo como un fondo excelente. Según Bouzas, entre los más notables está “ser consistente en rentabilidades y que el gestor lleve muchos años al frente del fondo”.

Mientras, para Martínez-Sanjuan “la excelencia en fondos se consigue cuando obtienes lo que esperas al mejor coste posible. Cuando el retorno esperado está a un precio asumible y con un riesgo acotado”. Una definición a la que Conde ha añadido que el producto “tenga menos volatilidad que la categoría o índice de referencia”.

En el proceso también tienen en cuenta criterios de sostenibilidad. De hecho, en prácticamente todas las entidades se han incorporado al proceso de selección.  “No exigimos que todos los fondos cumplan con los criterios de sostenibilidad como exclusión, pero son parte del proceso. Además de ver si es artículo 8 o artículo 9, tenemos varios indicadores para valorar (porcentaje de inversión en sectores nocivos, huella de carbono…). La combinación de esos factores nos lleva a darle una calificación propia”, ha explicado Conde.

Martínez-Sanjuan considera que “aportan un ángulo diferente, no tanto por la rentabilidad sino por el binomio de riesgo. Los tenemos en cuenta, tenemos un equipo especializado para analizar los factores ESG y tenemos un modelo propio de scoring”, ha concretado. También en Tressis tienen en cuenta estos criterios, aunque Bouzas recomienda no basarse solo en los fondos que están catalogados como artículo 8 o 9, “sino estaríamos haciendo Greenwashing”, ha alertado.

¿Cuándo sacar un fondo de la cartera? No solo por motivos negativos. Conde ha explicado que puede ser porque el producto ha alcanzado el objetivo marcado o  cuando surge una nueva oportunidad de inversión. También porque ya no confías en la región en cuestión, ha dicho Bouzas.

Desde el punto de vista negativo, los cambios clásicos suelen ser, ha continuado Martínez-Sanjuan, por cambios de gestor que puedan influir en el desempeño del fondo, cambios en la política de inversión, cambios corporativos o de comportamiento.