NB Euro Bond: el potencial de rentabilidad como objetivo central de la gestión

Vasco_Teles_GNB_Gesta_o_de_Ativos
-

El fondo de renta fija de la entidad gestora portuguesa GNB Gestão de Ativos cerró en el primer o segundo percentil por rentabilidad en 2019 … y 2018, y también en 2017. Ya son varios períodos consecutivos en los que el NB Euro Bond, domiciliado en Luxemburgo, supera a sus pares en términos de rentabilidad. Y no por casualidad. Es el objetivo exacto que se marca Vasco Teles, gestor del fondo. “La gestión de la cartera no se preocupa principalmente de diluir los riesgos, sino de maximizar la rentabilidad esperada. Una mayor granularidad mitigaría los riesgos de desviaciones del mercado, reduciría la volatilidad, sí, pero perturbaría la flexibilidad, el tiempo de reacción y las principales apuestas”, explica. Y como resultado de este enfoque, el fondo se ha ganado el Sello Funds People 2020 por su calificación de Favorito de los Analistas. 

Centrándonos en la estrategia, Teles refuerza que favorece el potencial de rentabilidad, "en detrimento de minimizar las desviaciones del índice de referencia”. Para ello se sirve de la inversión en deuda pública en euros. En este sentido, y cuando se le pregunta sobre la concentración del fondo, el gestor es asertivo y reitera que "la gestión de la cartera no se ocupa principalmente de diluir los riesgos, sino de maximizar la rentabilidad esperada".

Flexibilidad en la práctica

El proceso de inversión sigue las premisas normales de análisis y discusión dentro de un comité de inversión, aprobando las propuestas en el contexto de asignación de activos, lo que resulta en una distribución coherente del riesgo, según el gestor. La cartera se construye principalmente en base a las ideas que más fuerte se han defendido. 

Un ejemplo de una idea de inversión fuerte es la deuda italiana. La exposición generalmente se construye de manera equilibrada, con un mecanismo flexible (lo que en estos momentos supone futuros italianos y un componente de duración core) que contribuye, en la medida de lo posible, a ajustar la cartera si el posicionamiento estructural genere pérdidas".

Como explica el gestor, este enfoque, que utiliza derivados con fines de flexibilidad, tiene dos facetas. Permite aprovechar la cartera y las apuestas de inversión y permite defender el fondo, en ciertas circunstancias, cuando el posicionamiento sufre. Se utiliza una tercera vía, que llama "adherencia a la dinámica", que no es más que un ajuste automático a la tendencia, que se realiza de forma permanente.

Repaso a 2019 y posicionamiento para 2020

“Las ideas fundamentales funcionaron en 2019. Grecia contribuyó a dos tercios de la rentabilidad e Italia cerca de un tercio. En cambio el posicionamiento en emisiones libres de riesgo (gubernamentales de países core) fue negativa, ya que generó pérdidas del orden de medio punto porcentual en términos absolutos”, comenta Teles. 

En 2020, el fondo seguirá apostando por un escenario de baja volatilidad, bajas tasas y bajos márgenes dadas las limitaciones a las que se enfrenta la zona euro, especialmente, dadas las restricciones de sostenibilidad de Italia, Grecia o Portugal. La mayor apuesta para 2020 será Italia. No solo por los niveles a los que se mueve y por los supuestos anteriores, sino también porque la convicción de Teles es que políticamente, ya sea por parte del actual gobierno de izquierda o de un posible nuevo gobierno de derecha, habrá un interés intrínseco en estabilizar el país financieramente.