Ni inflación ni una salida en falso de la crisis del COVID-19: el riesgo estructural para Bankinter son las criptomonedas

Cedida

El director de Análisis de Bankinter, Ramón Forcada, prevé un ciclo expansivo mejor de lo esperado. Desde su punto de vista, no se trata de un escenario exento de riesgo. Sin embargo, de los tres potenciales, solo creen que deben monitorizar uno con mayor atención.

Para Forcada el mayor riesgo estructural del mercado son las criptomonedas. “Puede que no llegue a materializarse nunca”, considera el director de Análisis, quien afirman que han alcanzando una dimensión que ya conviene monitorizar.

Aunque no existen cifras oficiales, estiman que hay más de tres billones de dólares invertidos en el mundo en estos activos. Un dato que supone la suma del PIB de Italia, Grecia y Portugal, contextualiza Forcada. “Con tanto dinero invertido ahí, es importante que si hay salidas de dinero o caídas de cotización sean controladas, sino pueden meter ruido de fondo al mercado”, indica. En su análisis, considera que tienen un claro componente especulativo y que generalmente se utilizan para negocios grises, “en el mejor de los casos”, matiza. Además, destaca la imposibilidad de valorarlos.

Forcada cree que ha aumentado el riesgo en los últimos meses por la actitud de China y porque el FBI ha puesto de manifiesto que es posible seguir la trazabilidad de las operaciones. “China, el principal centro de producción, ha pasado de ignorarlas y no regularlas, a prohibirlas”, afirma.

Los otros dos riesgos considerados por el equipo son la posibilidad de una salida en falso de la crisis del COVID-19 y el riesgo de inflación. Dos alternativas a las que dan poca probabilidad.  

Respecto al riesgo de inflación, el director de Análisis de Bankinter comparte la visión de la Reserva Federal. “Es pasajero”, apunta. Por otro lado, señala, “siempre es mejor un poco, que ninguna, y ninguna inflación que deflación”.

Que la inflación y los tipos de interés se muevan será negativo para la renta fija. “Está sujeta a incertidumbres como cualquier otro activo”, indica Forcada, quien piensa que lo mas normal es que suban las tires y caigan los precios.

Por tanto, entre los activos clásicos, Forcada está convencido de que “la tremenda liquidez que hay en el mercado va a ir a renta variable”. Desde su punto de vista, las expectativas en bolsa son más fiables ya que en el largo plazo siempre están ligadas a los beneficios empresariales. Por tanto, considera que entre los tres activos clásicos (inmobiliario, renta fija y renta variable), la bolsa sigue siendo la ganadora.

En este contexto pro bolsa, apuestan por compañías tecnológicas o en transición tecnológica, es decir, en fase de digitalización. Según Forcada, Inditex es una compañía tecnológica. “Usa la tecnológica para que el 25% de sus ventas sean digitales y las oficinas se están convirtiendo en centros logísticos”, explica.

También están positivos en bancos, donde también recomiendan tener posiciones en renta fija. “No siendo un año de bonos, uno no puede ignorar la renta fija”, señala Rafael Alonso, analista de Bankinter. En este sentido, piensa que, para ganar dinero, hay que ser especialmente selectivo. “Se puede ganar dinero en bancos, en general, y especialmente en europeos. Es de las pocas clases de activo que te paga el riesgo que tomas”, subraya Alonso.

Sin embargo, no piensa que sea momento para sentarse en el bono, sino de ser mas ágiles. “La banca es estratégica. A nivel táctico apostamos por cíclicos dañados por la pandemia que están revertiendo a la media”, afirma. Además, incorporan para algunos perfiles ciertas particularidades, como bonos chinos. “Paga un 3% a 10 años cuando EE.UU. paga 1,5% y Alemania cuesta 0,2%. Su política no ha sido tan laxa y su divisa aguanta fuerte”, comenta Alonso.