Nordea 1 Balanced Income: equilibrando riesgos

Nordea 1 Balanced Income, Nordea 1 Balanced Income: equilibrando riesgos
Foto: Cedida por Nordea

El Nordea 1 Balanced Income es un fondo mixto defensivo global (renta fija global, divisas y entre 0-25% en renta variable global), con un enfoque de inversión flexible y sin restricciones a nivel de índice de referencia o activos. El producto, con Sello FundsPeople 2021, con la calificación de Consistente, apuesta por una cartera equilibrada, con un nivel moderado de riesgo y con el objetivo de ofrecer una rentabilidad atractiva haciendo hincapié en la preservación del capital.

Gestionado por Karsten Bierre, su filosofía de inversión está basada en el principio de equilibrio de riesgos (combina estrategias defensivas con estrategias más agresivas), todo ello bajo un enfoque fundamental bottom-up sobre primas de riesgo y no sobre clases de activos, sin dependencia de una visión macroeconómica.

Posicionamiento actual

La cartera se encuentra diversificada y equilibrada por medio de estrategias tanto defensivas como agresivas. Entre las defensivas se encuentra principalmente exposición a deuda soberana de alta calidad (como por ejemplo treasuries americanos a 10 años) y estrategias defensivas en divisas de países del G-10. Por el lado de las estrategias más agresivas o procíclicas el fondo mantiene exposición a los distintos diferenciales crediticios (grado de inversión, high yield, deuda emergente, eurozona y diferenciales sobre la inflación), así como a la beta de renta variable global.

Adicionalmente, el gestor hace un uso activo de modelos tácticos de corto plazo para reducir el riesgo global de la cartera en duración, crédito y renta variable.

Últimos cambios en cartera

El fondo sigue un enfoque distinto al tradicional, invirtiendo por medio de primas de riesgo en lugar de clases de activo. Asimismo, su filosofía se fundamenta en el principio de equilibrio de riesgos, por el cual combinan estrategias en primas de riesgo defensivas y agresivas, manteniendo el fondo equilibrado a lo largo del tiempo.

Este año, los principales cambios en cartera han sido la ligera reducción en términos de duración del fondo, un ligero incremento de exposición neta en renta variable y un posicionamiento más neutral hacia crédito desde una posición original muy cautelosa a principios de año.

Visión del mercado

El equipo gestor sigue un enfoque de inversión independiente a las visiones macroeconómicas, en base a su enfoque bottom-up sobre primas de riesgo. “Este enfoque de gestión nos permite identificar mucho mejor las principales fuentes de riesgo y rentabilidad y, por ende, estructurar una cartera más sólida en base a las rentabilidades esperadas, las correlaciones y las volatilidades históricas. De cara a futuro, podemos observar cómo las expectativas de rentabilidad para las distintas clases de activos son muy inferiores a las históricas, sobre todo para la renta fija, lo que hace que los inversores necesiten de herramientas alternativas para diversificar el riesgo de sus carteras”, afirman desde la entidad.