Olea Gestión de Activos mantiene su escenario central para la inflación entre el 2% y el 3% en los países desarrollados

olea gestion de activos, Olea Gestión de Activos mantiene su escenario central para la inflación entre el 2% y el 3% en los países desarrollados
Firma: Florian Klauer (Unsplash).

La gestora española liderada por Rafael Peña y Hernán Cortés mantiene un posicionamiento conservador en sus carteras, intentando no solo maximizar la rentabilidad sino, sobre todo, minimizar los riesgos. El objetivo, explican los gestores, es "construir una cartera que se adapte a los riesgos a los que nos enfrentamos y que a la vez ofrezca una rentabilidad proporcional al riesgo asumido".

En ese sentido, la principal preocupación que tienen ahora en Olea Gestión de Activos son los efectos de la subida de la inflación. Especialmente, la se está produciendo en Estados Unidos y en Europa como consecuencia de la reactivación económica. "Aunque pensamos que se está produciendo una excesiva complacencia por parte de los Bancos Centrales en su política monetaria, reconocemos que nuestro escenario central es que la inflación se asentará de manera estructural entre el 2% y el 3% en los países desarrollados", aseguran.

Posicionamiento de las carteras

Por este motivo, ven con "especial preocupación" los bonos de gobiernos en el mundo desarrollado. En concreto, estiman que la rentabilidad del bono americano de referencia podría alcanzar el 2%-2,25% durante los próximos meses, y el 0,5%-0,75% en el caso del alemán. Por este motivo, evitan esos activos en su cartera.

Mantienen una cartera de renta fija de baja duración, que ofrece retorno a través de la rentabilidad de los bonos y no de la revalorización de sus precios. Fuera de la réplica de índices de renta fija, creen que "se puede aportar retorno a través de activos a tipo variable o en mercados emergentes en los que la devaluación de sus divisas nos otorga una red de protección para los próximos meses", justifican.

En lo que respecta a los índices de renta variable, aunque parcialmente se han reducido las diferencias de valoración entre sectores, que llegaron a máximos durante el segundo semestre de 2020, consideran que "ofrecen todavía sectores con valoraciones atractivas en un escenario económico de repunte de la actividad económica". Un escenario que condicionan, eso sí, "siempre y cuando el repunte de la inflación y las rentabilidades de los bonos de gobierno se mantengan dentro de las magnitudes comentadas", advierten. "Si la inflación se descontrola de forma y se estima que es inflación estructural, nos veríamos obligados a reducir riesgo en la cartera de nuestro fondo", rematan.