Capital privado en tiempos de crisis: qué estrategias se demandan ahora

David Schaefer_MPEP_ Munich Private Equity Partners_noticia
Firma: cedida (MPEP).

TRIBUNA de David Schäfer, cofundador y consejero delegado, Munich Private Equity Partners (MPEP). Comentario patrocinado por Munich Private Equity Partners.

Las crisis económicas no son un fenómeno nuevo. Incluso desde la crisis financiera de 2008, parecen haberse convertido en una especie de condición permanente en Europa. Algunas crisis se anunciaron de manera gradual como la crisis de la deuda y de las divisas a partir de 2010, otras llegaron de repente como la crisis del Brexit, desencadenada por el referéndum de los británicos en 2016, o la crisis del coronavirus a partir de 2020. En medio de todos estos desafíos económicos, el capital riesgo se ha consolidado como una clase de activo fiable entre los inversores institucionales, que no solo ha ofrecido rentabilidades elevadas de forma constante, sino que gracias al horizonte de inversión a largo plazo y a la valoración periódica de los activos también ha demostrado ser un ancla de estabilidad en las carteras, especialmente en tiempos de crisis.

Los años 2014 a 2019 fueron los más exitosos de la historia del sector del capital riesgo. Según el Global Private Equity Report de la consultora Bain & Company, se realizaron transacciones de compra por valor de casi 3,2 billones de dólares estadounidenses durante este periodo. A pesar del impacto inicial de la pandemia de COVID-19 en la primavera de 2020, este impulso positivo se mantuvo en el tiempo. En 2021, el sector del capital riesgo ha continuado su trayectoria ascendente y ha registrado un récord histórico de captación de capital, con una cifra de 1,2 billones.

Cambio de actitud y disminución de los compromisos de capital

El año 2022 marcó un punto de inflexión para los mercados financieros que afectó a todas las clases de activos incluido el capital riesgo. Desde entonces, los inversores se enfrentan a varios retos simultáneos que se suman y refuerzan mutuamente. La actual 'crisis múltiple' comenzó en febrero de 2022 con la invasión de Ucrania por Rusia. La guerra perturbó los mercados energéticos, avivó la inflación y obligó a los bancos centrales a subir bruscamente los tipos de interés por primera vez en más de una década, hasta el actual 4,59% en EE.UU. y el 2,5% en Europa.

En los mercados públicos de capitales, la mezcla de crisis energética, inflación, escasez de suministros y cambio de los tipos de interés provocó un cambio drástico en el sentimiento y fuertes correcciones, sobre todo en la renta variable. Aunque las valoraciones de los fondos de capital riesgo se mantuvieron estables en gran medida, los compromisos de capital disminuyeron significativamente por primera vez en años. Según datos de la empresa de análisis Preqin, se estima que en 2022 los inversores invirtieron un 21,5% menos de capital en fondos de capital inversión que el año anterior.

Según nuestras observaciones, esta evolución puede atribuirse a dos factores principales:

1. Efecto denominador

Muchos inversores institucionales, sobre todo compañías de seguros y fondos de pensiones, tienen porcentajes de asignación que deben cumplir. Por ejemplo, la proporción de inversiones en capital riesgo en la cartera global no debe superar determinados umbrales. Si el valor de una cartera cae como consecuencia de fuertes pérdidas en clases de activos más volátiles, como la renta variable, estos inversores ya no pueden aumentar su asignación a capital riesgo, formalmente incrementada. El año pasado, este efecto denominador hizo que muchas participaciones de capital riesgo superaran estos umbrales permitidos. En consecuencia, muchos inversores se vieron obligados a limitar o incluso reducir su exposición a esta clase de activo.

2. Menos devoluciones

El año pasado se produjeron relativamente pocas salidas. En consecuencia, los flujos de rendimiento de los fondos de capital inversión a sus socios inversores también fueron inferiores a los de años anteriores, y se produjo una falta de capital para nuevas inversiones en esta clase de activos. El entorno multicrisis favoreció esta evolución de tres maneras:

  • En primer lugar, la volatilidad de los mercados de renta variable llevó a muchas empresas a frenar sus salidas a bolsa. El número de ofertas públicas iniciales (OPI) cayó casi un 45% año contra año, según datos de la consultora de gestión EY. Los periodos de permanencia se han alargado, sobre todo en el caso de los fondos de capital riesgo del segmento de gran capitalización y megacapitalización, donde las OPIs son una vía de salida frecuente.
  • En segundo lugar, la subida de los tipos de interés ha empeorado las condiciones de financiación de los fondos, lo que ha dificultado las adquisiciones.
  • Y en tercer lugar, el complejo entorno macroeconómico hizo que muchas operaciones no se cerraran porque las expectativas de precio de compradores y vendedores estaban demasiado alejadas debido a las numerosas variables abiertas.

¿Qué segmentos son atractivos ahora?

Según una encuesta realizada por la empresa de servicios financieros Natixis, entre 441 inversores institucionales de todo el mundo, alrededor del 43% tiene previsto aumentar su asignación a los fondos de capital riesgo este año. Por tanto, esta clase de activos sigue siendo demandada como elemento estabilizador de las carteras, aunque el entorno de crisis múltiple ha reducido temporalmente el margen de inversión en este tipo de fondos. Como resultado, los inversores han tenido que examinar las inversiones potenciales y existentes con mucho más cuidado que antes para determinar si justifican el espacio limitado en sus carteras.

En la búsqueda de nichos atractivos, merece la pena revisar de manera diferenciada los distintos segmentos del mercado. Los inversores pueden esperar rendimientos más estables en el denominado segmento inferior del mercado medio, es decir, en los fondos de capital riesgo especializados en pequeñas y medianas empresas. Apenas se ven afectados por la contracción del mercado de OPV, ya que éstas tienden a desempeñar un papel inferior como estrategia de salida. Además, los múltiplos de entrada son generalmente más bajos, lo que permite a los gestores participantes una estructura de financiación más sólida con ratios de endeudamiento más bajos. Por lo tanto, tienden a verse menos afectados por el giro de los tipos de interés que los fondos del segmento de gran y megacapitalización, que suelen trabajar más con apalancamiento y, en algunos casos, también recurren más al capital ajeno debido a las valoraciones más elevadas. Aquí podrían surgir problemas de refinanciación si los bancos centrales mantienen su rumbo restrictivo.

Por regla general, las inversiones en campeones ocultos, es decir, empresas medianas con sólidas propuestas de venta que se encuentran entre los principales proveedores de su nicho, demuestran ser especialmente resistentes en periodos de debilidad económica. Muchas de estas empresas ofrecen tecnologías y servicios clave para los que no existen sustitutos, o son escasos. Como resultado, no se ven tan afectados por la situación económica general.

Acceso y diversificación

Las PYME también son más ágiles que las grandes empresas y les resulta más fácil adaptarse a nuevas situaciones. Esto es especialmente cierto cuando cuentan con el apoyo de gestores de capital riesgo experimentados. Los equipos con un historial demostrado de buenos resultados a lo largo de varias generaciones de fondos y ciclos económicos suelen saber qué decisiones hay que tomar en una crisis para mantener a las empresas en una senda de crecimiento sostenible. Sus profundos conocimientos sectoriales e industriales también suelen facilitarles el desarrollo de modelos de negocio desvinculados del entorno macroeconómico y el aprovechamiento del potencial de las empresas en todas las fases del ciclo.

Una cartera de capital inversión a prueba de crisis se caracteriza, por una parte, por la selección de estos gestores de primer nivel y, por otra, por una diversificación bien pensada entre diferentes regiones de inversión, estrategias y años de cosecha. Especialmente los inversores con una asignación pequeña o mediana en capital privado se enfrentan a varios retos y crear una cartera de fondos diversificada por cuenta propia es costoso y requiere mucho capital. Para identificar los mejores fondos en el segmento respectivo, estos inversores carecen a menudo de recursos y experiencia. Muchos gestores de fondos también exigen compromisos mínimos de millones de dólares a sus socios, lo que requiere una asignación de capital riesgo suficientemente elevada para todo el programa.

Además, seleccionar los fondos de capital riesgo adecuados es sólo la mitad de la batalla, el acceso también es crucial. Los equipos de gestión con experiencia demostrada en la navegación de dislocaciones cíclicas y estructurales tienen una demanda extremadamente alta y siguen completando su captación de fondos en un tiempo récord y con un gran exceso de suscripciones. Dada la creciente complejidad del entorno macroeconómico, es probable que la demanda se concentre aún más en este pequeño grupo de empresas de alto rendimiento. Para las pequeñas y medianas empresas o las que disponen de recursos internos limitados, los fondos de fondos de capital riesgo ofrecen por tanto una vía de acceso indirecto. Con una sola suscripción, ya proporcionan acceso a una cartera de fondos ampliamente diversificada.

Doble estabilidad en las crisis

Desde una perspectiva estratégica, puede tener sentido que los inversores inviertan ahora en esta clase de activos. Los múltiples desafíos tienden a llevar a valoraciones más bajas, por lo que los fondos de capital riesgo pueden comprar empresas comparativamente baratas. Las crisis también abren siempre oportunidades para expandirse a nuevos mercados o consolidar los existentes actuando con previsión. Además de un profundo conocimiento del sector y de la industria, un requisito previo importante para ello es disponer de liquidez suficiente.

Durante la crisis financiera de 2008/2009, fue fácil comprobar el efecto que puede tener la cooperación entre inversores financieros y empresas. En aquel momento, las empresas financiadas por fondos de capital riesgo obtuvieron resultados significativamente mejores que el grupo de control, como muestra un estudio conjunto de las universidades de Stanford, Harvard y Northwestern. Según el estudio, los fondos de capital riesgo y de inversión pudieron utilizar sus recursos de capital para ofrecer financiación de capital a las empresas de su cartera al margen de los mercados de crédito. Gracias a sus excelentes relaciones bancarias, también pudieron captar más deuda. Como resultado, las empresas financiadas por fondos de capital riesgo dispusieron de alrededor de un 6% más de capital para invertir y se recuperaron de la crisis no sólo más rápidamente, sino también de forma más sostenible. Así pues, actuaron como un doble factor de estabilidad: para las economías per se y para las carteras de los inversores.

Fuentes y notas:

Altment Capital Partners representa a MPEP en exclusiva en Iberia.