Crédito a quien se lo merece: la sostenibilidad, también en renta fija

Lucia Catalan_noticia
Cedida (GSAM).

TRIBUNA de Lucía Catalán, directora general para Iberia y Latinoamérica, GSAM. Comentario patrocinado por Goldman Sachs AM.

El compromiso corporativo en temas ESG ha sido un concepto dominante en la inversión en renta variable, si bien sigue siendo menos común entre los inversores de renta fija, a pesar de que el tamaño del mercado global de bonos es casi el doble que el de acciones.

En Goldman Sachs Asset Management, consideramos que el compromiso de los tenedores de bonos con las empresas es un aspecto importante de la gestión activa. Es cierto que los inversores de renta fija no tienen acceso a los canales de comunicación de accionistas como es el proxy vote, pero como proveedores de capital para corporaciones globales, nos comunicamos regularmente con los equipos de gestión de las compañías.

Dado que los emisores corporativos acceden a financiarse en los mercados de bonos, podemos desarrollar un diálogo continuo y productivo centrado en obtener información sobre el desarrollo operativo de la empresa y la mitigación de riesgos. A partir de esta relación, podemos animar a los emisores a fortalecer su divulgación y desempeño de sostenibilidad sobre aquellos factores que pueden presentar riesgos crediticios. Es importante destacar que esta comunicación regular y abierta proporciona niveles de granularidad en nuestro análisis que contribuyen a fortalecer nuestra visión tanto de inversión como de ESG. Vemos pues el análisis de sostenibilidad como una importante herramienta de disciplina de inversión, susceptible de generar información diferenciada que puede conducir a rentabilidades superiores.

En el marco de nuestra estrategia de mejora continuada de nuestras capacidades en sostenibilidad, el año pasado centramos nuestros esfuerzos en incorporar calificaciones propietarias ESG a más del 90% de los emisores de bonos corporativos y soberanos bajo cobertura de nuestro equipo de análisis.  Nuestras calificaciones ESG reflejan la visión de nuestro equipo de inversión y están respaldadas por un análisis en profundidad que busca comprender los matices y las complejidades del comportamiento ESG y cómo se traduce en riesgo crediticio:

En primer lugar, nos centramos en los factores de sostenibilidad que son importantes para los inversores en bonos. Consideramos las emisiones ESG desde la perspectiva de un tenedor de bonos en lugar de un inversor en acciones. Por poner un ejemplo, un factor de gobernanza corporativa como es la remuneración de los ejecutivos que, si bien se considera importante para el valor de los accionistas, puede no ser lo suficientemente relevantes para la solvencia de una compañía.

En segundo lugar, nos permite valorar escenarios futuros, al identificar si una empresa está en situación de mejora, deterioro o estabilidad en cuanto a ESG. La comunicación con los equipos de gestión de la empresa nos permite identificar con antelación la estrategia de sostenibilidad de un emisor, lo que nos sirve para mejorar o deteriorar las perspectivas de una calificación ESG. Por ejemplo, el nombramiento de un nuevo equipo directivo puede aumentar nuestra confianza en que se adopten medidas creíbles para abordar problemas anteriores respecto a factores ESG. Igualmente, buscamos compromisos concretos para el cambio y la transformación, como por ejemplo una compañía de servicios públicos que haya decidido establecer objetivos específicos para la transición a fuentes de energía bajas en carbono.

En tercer lugar, nuestras calificaciones pueden ayudar a descubrir ineficiencias de mercado.  Como gestores globales de renta fija, invertimos en todo el espectro de calidades crediticias, incluidas las empresas high yield y de mercados emergentes para las que la exposición al riesgo ESG puede ser mayor, pero la visibilidad puede ser menor.

Desde una perspectiva de cartera, las calificaciones de sostenibilidad, nos permiten ayudar en la construcción de la cartera. Estas calificaciones nos permiten optimizar o minimizar la exposición objetiva de una cartera a ciertos factores ESG. Por ejemplo, podemos tratar de reducir la intensidad de carbono de una cartera o aumentar nuestra exposición a las empresas que demuestran prácticas de crecimiento inclusivas. También facilita nuestra capacidad para ofrecer soluciones personalizadas orientadas a ESG. Podemos eliminar sistemáticamente los bonos de los emisores que esperamos que se queden rezagados en nuestra escala de calificación, al tiempo que sobre ponderamos a aquellos emisores que anticipamos que serán líderes en ESG. Por lo tanto, la codificación de nuestro análisis fundamental en calificaciones sostenibles nos permite presentar soluciones ESG personalizadas.

Disponemos de tres niveles de enfoque de la inversión sostenible en renta fija:

  • Enriquecido: nuestra evaluación de riesgos se ve complementada con un análisis de los factores de sostenibilidad que pueden ser susceptibles de convertirse en riesgos crediticios.
  • Evolutivo: nuestro equipo de inversión ha evaluado desde hace tiempo los riesgos etiquetados hoy como ESG, en particular aquellos relacionados con estructuras débiles de gobernanza corporativa.
  • Arraigado: la inversión sostenible está firmemente incorporada en nuestro equipo, ya que es responsabilidad de los gestores y no solo de aquellos especializados y con formación en ESG.

Hemos puesto el listón muy alto para que nuestros equipos de inversión logren la integración del ESG. La riqueza de nuestro análisis de sostenibilidad provoca diálogo y debate entre nuestros equipos y nuestros clientes. Reconocemos que el análisis y la integración ESG está en constante evolución y, por ello, buscamos enriquecer continuamente nuestros conocimientos en sostenibilidad en todos los segmentos del mercado de bonos. La prueba de fuego que en última instancia tenemos para llevar a cabo una rigurosa integración de la sostenibilidad en nuestros procesos de inversión es simple: ofrecer soluciones de inversión sostenible a nuestros clientes.


En la Unión Europea, este material ha sido aprobado por Goldman Sachs Asset Management Funds Services Limited, que está regulado por el Banco Central de Irlanda.

Las opiniones expresadas son únicamente con fines informativos y no constituyen una recomendación por parte de GSAM para comprar, vender o mantener un valor. Las opiniones están actualizadas a la fecha de esta presentación y pueden estar sujetas a cambios, no deben interpretarse como consejos de inversión.

Este material ha sido preparado con la contribución de GSAM y no debe interpretarse como investigación financiera o asesoramiento de inversión. No se preparó de conformidad con las disposiciones aplicables diseñadas para promover la independencia del análisis financiero.