Intercalar fondos indexados en las carteras gestionadas

Inigo Bilbao Goyoaga
Inigo Bilbao Goyoaga

TRIBUNA escrita por Iñigo Bilbao Goyoaga, Managing Partner en Estudios Bursátiles SL, Experto en Fondos de Inversión, ETF e Inversión Colectiva.

Según datos de la industria de Wealth Management en España publicados por FundsPeople y elaborados con información obtenida de Inverco, CNMV y de los propios bancos, el importe gestionado en mandatos discrecionales de fondos ascendía a unos 115.000 millones de euros a finales de 2021. De este importe, unos dos tercios eran fondos con marcas propias de las gestoras de banca privada y alrededor de otro tercio pertenecían a gestoras internacionales externas. Esa proporción varía según las entidades. Hay bancas privadas con el 100% de fondos externos en sus mandatos y otras con el 100% de fondos propios.

Así mismo, entre los fondos propios, están incluidos en dichas estadísticas fondos de fondos que a su vez incluyen fondos de gestoras terceras. Tres bancos privados, Caixabank, BBVA y Santander Private Banking concentran alrededor del 69% de los fondos incluidos en mandatos discrecionales. Si además contabilizamos Kutxabank, Ibercaja y Sabadell Urquijo en nuestro estudio, entonces el top seis concentra alrededor del 86% del total de mandatos de fondos en España.

La gestión discrecional como servicio estrella

Durante los últimos cinco años, el servicio de gestión discrecional de fondos ha pasado a ser un servicio estrella, entre los diferentes servicios que ofrece la banca privada española a sus clientes. Se espera que dichos importes gestionados incluso crezcan en los próximos tres años. Muchas de las SICAV que han elegido disolverse con la entrada en vigor de las nuevas restricciones de hacienda a estas sociedades, han optado por el mandato discrecional de fondos como la nueva forma de gestionar su patrimonio.

El mandato discrecional de fondos, siguiendo las directrices de MIFID II, proporciona a los clientes de banca privada trasparencia en los costes de los servicios contratados ya que se cobran de forma explícita unos puntos básicos a través de una facturación. Dichos mandatos deben utilizar las acciones más baratas disponibles de dichos fondos, conocidas en la industria como clases limpias. Una vez segmentado el cliente por su tolerancia al riego tras un test, se le asigna una cesta de fondos adecuada a su perfil.

Los asesores, simplificando, podrán distinguir tres tipos de perfiles, conservador, equilibrado y dinámico. La cesta de fondos asignada fluctuará dependiendo de los vaivenes del mercado. El gestor de carteras profesional asignado a la cuenta del cliente, podrá estar sobre ponderado o infra ponderado en las distintas clases de activo asignados, pero siempre siguiendo las directrices del mandato firmado. Dichas cestas de fondos, dada la tolerancia al riesgo media del mercado español, concentran un mayor volumen en sus cestas conservadoras y equilibradas frente a las dinámicas. Esta situación origina que los volúmenes de fondos de terceros utilizados, estén a su vez centrados en gamas conservadoras y equilibradas.

El mandato de fondos frente al de títulos valores, permite en España beneficiarse del traspaso fiscal. Consiste en que el gestor puede desinvertir en unos fondos para reinvertir en otros cuando lo estime oportuno, posponiendo el pago de las plusvalías del cliente hasta que se precise la liquidez. Una forma de abaratar aún más la cartera no solo sin deteriorar los resultados, sino incluso pudiéndolos mejorar en el largo plazo, es incluyendo fondos indexados en la cesta de fondos asignada a mi perfil de tolerancia al riesgo. Dichos fondos pasivos, además, nos seguirán ofreciendo la mencionada ventaja de posponer la tributación de las plusvalías.

El papel de la indexación

Existen Wealthtech o Roboadvisors que se han especializado en ofrecer cestas que solo incluyen fondos indexados de gestión pasiva, abaratando así el coste de la cartera al máximo. Esta modalidad resulta muy atractiva en inversiones realizadas para el largo plazo como puede ser la jubilación. Sin necesidad de tener el 100% de fondos indexados, es recomendable que su banco intercale fondos activos y pasivos en su cartera discrecional. Existen Fondos índice sobre regiones y sectores disponibles, con los que el cliente puede beneficiarse utilizando gestión pasiva barata sin deteriorar su rentabilidad.

Así mismo los fondos de fondos propios que incluyan en su cartera discrecional, pueden intercalar tanto ETF como fondos indexados especializados en múltiples sectores y regiones, salvaguardando la misma calidad y rentabilidad, pero a precio más ajustado. En el caso de los fondos de fondos, incluir ETF es una opción factible y adecuada, ya que dentro del paraguas del formato fondo tiene el mismo tratamiento fiscal que cualquier otro activo.

Podemos concluir que siendo la gestión discrecional de carteras de fondos uno de los productos estrella del sector del wealth management en España, dicho servicio puede verse beneficiado con la llegada de la gestión pasiva profesional a nuestro país, sin deteriorar la calidad de la gestión. A través de la gestión pasiva se pueden obtener resultados incluso más favorables cuando los horizontes de inversión son de diez o más años.

Este es el motivo por el que las nuevas wealthtech o roboadvisors, se han especializado en ofrecer mandatos discrecionales que incluyen casi exclusivamente fondos indexados en sus cestas de fondos.