Los ETF cumplen medio siglo dando grandes zancadas para la humanidad

idea inversión Javier García BlackRock

TRIBUNA de Javier García Díaz, responsable del Negocio de Gestoras de Fondos en España, Portugal y Andorra, BlackRock. Comentario patrocinado por BlackRock.

La historia está repleta de casos en los que las pequeñas cosas fueron capaces de protagonizar grandes acontecimientos. Son situaciones en las que el reducido tamaño de algo que busca hacerse un hueco en el progreso de la humanidad, ya sea social o económico, acaba no solo ganando ese hueco, sino que crecen con tal fuerza que engloban dentro a ese mundo a través del que tuvieron que buscar su espacio.

Son avances que encajan muy bien en esa frase que dijera Neil Armstrong cuando su pie se aproximaba hacia la superficie luna: “Es un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad”. Y no decimos que quepan ahí por su reducido tamaño, lo decimos porque son desarrollos que realmente transformaron la forma de entender el mundo que los precedió.

Los microchips son un gran ejemplo de ello. Este desarrollo empezó su andadura en 1971, cuando un equipo radicado en Silicon Valley dio un salto cualitativo de unas magnitudes próximas al que protagonizó Armstrong pocos años antes. Sin embargo, los microchips no fueron el único gran desarrollo que salió del famoso valle californiano ese año. Hubo un avance que vio la luz prácticamente al mismo tiempo con una vocación igualmente transformadora: los primeros ETF.

De esta forma, la gestión indexada empezó a rodar al mismo tiempo que los microchips. Su andadura fue más lenta y la consolidación de su éxito se realizó sobre unas bases más sólidas. Los ETF no experimentaron el rápido crecimiento de los microchips, que en menos de un lustro ya habían consumado la conquista del nuevo orden productivo. Los ETF avanzaron con más calma, pero eso no impidió que ya fueran desmenuzando desde el primer momento las grandes ventajas de un vehículo que finalmente ha logrado materializar esa vocación transformadora.

Su lento caminar no ha impedido que alcancen la primera línea de la industria financiera, lo que ha permitido que esa primera línea se desplace hasta posicionarla cerca de millones de personas que antes no tenían a su alcance soluciones de inversión tan sofisticadas. El potencial transformador de los fondos indexados se materializaba en una realidad en el momento en el que esos millones de personas podían tocar la posibilidad de construir una seguridad financiera más segura en su jubilación, en el momento en el que todas esas personas estiraban el brazo y encontraban un vehículo que los trasladaba a un mundo de la inversión que antes de 1971 solo existía en la cartelera cinematográfica.

Los ETF fueron cumpliendo años y, aunque miraban de reojo a su exitoso quinto, el microchip, fueron capaces de crecer poniendo sobre la mesa una nueva forma de entender la planificación financiera. Crearon un concepto mucho más democrático que daba acceso a perfiles cada vez más amplios gracias a la eficiencia en costes que se desprende de su naturaleza. Demostraron que la racionalidad en el pago de comisiones tiene un impacto directo en la generación de retornos a largo plazo, sobre todo cuando las personas que se habían subido a bordo de este desarrollo disruptivo, avanzaban como lo hacían los ETF: con diligencia, con constancia y con la vista puesta en el largo plazo. Esta diligencia demostró que se podía diversificar un plan de inversiones a un coste más efectivo que el que era habitual hasta su irrupción en la industria.

La asequibilidad de los ETF como elemento de democratización y de racionalización de costes es un elemento que sigue siendo muy importante a día de hoy, lo que permite que todos los desarrollos que se están generando en estos días también se empapen de esa ventaja. Este punto es importante, ya que implica que esa primera línea que se desplazó para acercarse a millones de personas ha vuelto a desplazarse para acercar ahora a esos millones de personas a nuevos universos de inversión. Los últimos años han atestiguado un gran avance en la construcción de índices, lo que ha permitido que estos vehículos crezcan en campos a los que no llegaron en sus primeras etapas: renta fija, optimización por factores, tendencias, sostenibilidad…

Pero es quizá ese último campo, el de la sostenibilidad, el que pueda estar dotando de una nueva identidad a unos vehículos que esta vez miran al futuro desde una posición mucho más consolidada. Llevamos tiempo diciendo que la sostenibilidad tiene la capacidad de ofrecer mejores retornos a largo plazo que las estrategias tradicionales. Creemos que el compromiso de entidades como BlackRock ha sido fundamental para que este concepto pase de avanzar con pequeños pasos a dar zancadas que llegan a todos los rincones de la industria. Y lo están haciendo en gran medida por el liderazgo que ejerce la gestión indexada en esta transformación.

Nuestra división de gestión indexada, iShares, tiene como objetivo representar en gran medida lo que significa esta nueva fase de madurez en el desarrollo de la gestión indexada, ya que su vocación transformadora, igual que la de las pequeñas grandes cosas de Silicon Valley, ha logrado desarrollar la gama más amplia y completa de fondos indexados sostenibles de la industria de gestión de activos. Los millones de personas que alcanzaron la primera línea de la planificación han dado un paso más al frente y ahora pueden pasar su mano sobre un abanico más completo de opciones, pueden trasladar la eficiencia anteriormente mencionada a vehículos especializados en los líderes sostenibles de un sector, o a aquellos que dejan fuera a las compañías con peores datos, o en los que identifican los sectores mejor posicionados para hacer del mundo un lugar mejor para todos.


Advertencias de riesgo

Capital en riesgo. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de las mismas pueden bajar o subir y no están garantizados. Es posible que los inversores no recuperen el importe invertido inicialmente.

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de los resultados actuales o futuros y no debe ser el único factor a tener en cuenta a la hora de seleccionar un producto o estrategia.

Las variaciones de los tipos de cambio entre las monedas pueden hacer que el valor de las inversiones disminuya o aumente. La fluctuación puede ser especialmente marcada en el caso de un fondo de mayor volatilidad y el valor de una inversión puede caer repentina y sustancialmente. Los niveles y la base de imposición pueden cambiar de vez en cuando.

Información importante

Este material es para su distribución a clientes profesionales (según la definición de la Autoridad de Conducta Financiera o las normas MiFID) únicamente y no debe ser utilizado por ninguna otra persona.

Hasta el 31 de diciembre de 2020, emitido por BlackRock Investment Management (UK) Limited, autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority. Domicilio social: 12 Throgmorton Avenue, Londres, EC2N 2DL. Tel: + 44 (0)20 7743 3000. Registrada en Inglaterra y Gales con el número 2020394. Para su protección, las llamadas telefónicas suelen ser grabadas. Consulte el sitio web de la Financial Conduct Authority para ver la lista de actividades autorizadas que realiza BlackRock.

A partir del 1 de enero de 2021, en caso de que el Reino Unido y la Unión Europea no lleguen a un acuerdo que permita a las empresas del Reino Unido ofrecer y prestar servicios financieros en el Espacio Económico Europeo, el emisor de este material será

(i) BlackRock Investment Management (UK) Limited para todos los países fuera del Espacio Económico Europeo; y

(ii) BlackRock (Netherlands) B.V. para el Espacio Económico Europeo,

BlackRock (Netherlands) B.V. está autorizada y regulada por la Autoridad de los Mercados Financieros de los Países Bajos. Domicilio social en Amstelplein 1, 1096 HA, Ámsterdam, Tel: 020 – 549 5200, Tel: 31-20-549-5200. Registro mercantil nº 17068311 Para su protección, las llamadas telefónicas suelen ser grabadas.

Cualquier investigación que aparezca en este documento ha sido obtenida y puede haber sido utilizada por BlackRock para sus propios fines. Los resultados de dicha investigación se ponen a disposición sólo de forma incidental. Las opiniones expresadas no constituyen un asesoramiento de inversión ni de ningún otro tipo y están sujetas a cambios. No reflejan necesariamente las opiniones de ninguna empresa del Grupo BlackRock ni de ninguna parte del mismo y no se garantiza su exactitud.

Este documento tiene únicamente fines informativos y no constituye una oferta o invitación a nadie para invertir en ningún fondo de BlackRock y no ha sido preparado en relación con ninguna oferta de este tipo.

© 2021 BlackRock, Inc. Todos los derechos reservados. BLACKROCK, BLACKROCK SOLUTIONS, iSHARES, BUILD ON BLACKROCK y SO WHAT DO I DO WITH MY MONEY son marcas comerciales de BlackRock, Inc. o de sus filiales en los Estados Unidos y en otros países. Todas las demás marcas comerciales pertenecen a sus respectivos propietarios.