Los valores europeos de pequeña y mediana capitalización siguen siendo sinónimo de oportunidades

Stephanie Bobtcheff_noticia
Cedida por LFDE.

TRIBUNA de Stéphanie Bobtcheff, gestora del fondo Echiquier Agenor SRI Mid Cap Europe. Comentario patrocinado por La Financière de l’Echiquier.

Con más de 4.500 millones de euros en activos, la gestión small y mid cap es un ejemplo destacable de la experiencia de La Financière de l’Echiquier en selección de valores, que invierte en empresas desde hace 30 años. Echiquier Agenor SRI Mid Cap Europe, uno de sus fondos insignia, selecciona empresas europeas de crecimiento (growth) con los mejores perfiles por lo que respecta a la calificación ASG. Su universo de inversión sigue siendo un gran vivero para los expertos en selección de valores selectivos. Dirigido por un equipo de cinco expertos, este fondo que invierte en toda Europa, ganador de numerosos premios, lleva a cabo una gestión de convicción audaz y rigurosa.

Aunque 2020 fue un año de salidas de capital de esta clase de activos en Europa, la dinámica pareció invertirse a finales de año. Por su parte, el año pasado fue excelente para Echiquier Agenor SRI Mid Cap Europe por lo que respecta a la captación de activos.

Aunque el comienzo del año ha estado marcado por la rotación sectorial hacia la gestión value, el equipo sigue confiando en las perspectivas de cara a 2021: para los inversores a largo plazo y los expertos en selección de valores entusiastas como nosotros, los valores europeos de pequeña y mediana capitalización siguen siendo sinónimo de oportunidades. La recuperación debería favorecer a los valores nacionales que atraen flujos positivos pese a los dos años precedentes de caídas. La dinámica de las fusiones y adquisiciones también debería ser alentadora. Por tanto, tenemos buenas razones para seguir confiando.

Un fondo de convicción con un historial excelente

Basado en un enfoque colectivo, nuestro proceso de gestión estructurado aplica una gran disciplina de valoración y de gestión de las ponderaciones. La integración de criterios ASG en nuestra gestión refuerza nuestro conocimiento de las empresas y el carácter selectivo de nuestra selección de valores, dos elementos decisivos para crear valor en un contexto de mercado exigente. Invertimos en un número limitado de proyectos que consideramos ambiciosos, seleccionados por su capacidad para generar valor independientemente del ciclo y por la calidad de su gobierno corporativo. Según nuestro análisis, el conjunto de audacia y prudencia, que constituye el ADN del fondo, ha demostrado su eficacia.

Echiquier Agenor Mid Cap Europe cerró 2020 con una subida del 13,6% y 920 puntos básicos (pbs) por delante de su índice de referencia, y suma ya seis años consecutivos de rentabilidad superior, con una rentabilidad acumulada del 113% (clase I: 139%) desde el 31 de diciembre de 2014, comparado con el 72% de su índice, el MSCI Small Cap. Con cerca de 900 millones de euros netos recaudados en 2020 y una rentabilidad del 14%, los activos del fondo alcanzaron los 2.500 millones de euros a finales de 2020.   

Perlas con fuerte potencial

El vivero de empresas con oportunidades sigue siendo amplio y de gran calidad. Por ejemplo, Euronext, DiaSorin y Neoen, valores próximos a su drawdown (su mínimo histórico) constituyen oportunidades para reforzar posiciones. Euronext, que ha recibido el visto bueno para adquirir Borsa italiana, y Neoen, operador francés de energías renovables con un contundente plan estratégico de aquí a 2025, se han visto penalizadas por el anuncio de ampliaciones de capital para financiar su proyecto de crecimiento. Euronext publicó unos resultados un 10% superiores a las expectativas en el primer trimestre de 2021, gracias al excelente comportamiento de las actividades no relacionadas con los volúmenes de trading. Neoen, cuya cotización se multiplicó por cuatro desde su oferta pública de venta (OPV) en 2018, cuenta con un modelo resiliente.

DiaSorin, en el sector de los diagnósticos in vitro, se encuentra actualmente en drawdown. Los inversores se están centrando en los efectos relacionados con la reducción de las pruebas de covid-19, que alentaron su crecimiento en 2019 y que pesarán sobre sus resultados de 2021, pero sus fundamentales a largo plazo son sólidos.  El atractivo a medio plazo del sector ha aumentado por la pandemia y la necesidad de desarrollar herramientas de diagnóstico. La reciente adquisición de Luminex permite a DiaSorin avanzar en el diagnóstico molecular en pruebas multiplex y compensar en parte la pérdida de volumen de negocio de las pruebas del COVID-19.

Perspectivas favorables en 2021

La rotación sectorial, que durará poco tiempo, se debe a las diferencias de valoración entre growth y value, que registraron máximos históricos en el segundo trimestre de 2020. También se debe a la subida de los tipos a largo plazo en Estados Unidos, con el resurgimiento de los temores inflacionistas, así como a las fuertes previsiones de recuperación económica en forma de V, respaldada por las políticas monetarias y fiscales de los bancos centrales y los gobiernos, que se han reflejado gradualmente: primero, en los datos macroeconómicos; y luego en los microeconómicos, con unos excelentes resultados publicados por las empresas tanto en el último trimestre de 2020 como en el primero de 2021. 

Aunque nos hemos visto penalizados de forma relativa por una sobreexposición estructural a los sectores de crecimiento, una infraexposición a los ciclos y a las temáticas relacionadas con la reapertura de las economías o a la subida de los tipos, los valores de la cartera siguieron publicando unos resultados excelentes, superiores a las expectativas. Los mensajes emitidos por las empresas son en general de gran calidad. Aunque el fondo ha ido relativamente a la zaga de su índice en los últimos seis meses, el valor liquidativo de la cartera continúa en máximos históricos. 

Desde el verano, realizamos algunos ajustes para aumentar nuestra ponderación en valores cíclicos de calidad y reducir los valores cuyas valoraciones nos parecían excesivas, principalmente la salud y las energías renovables. A corto plazo, según nuestro análisis, en un contexto de estabilización de los tipos, los efectos factoriales deberían reducirse y la selección de valores debería volver a generar la mayoría de la rentabilidad superior. La reciente caída de algunos de nuestros valores nos ofrece oportunidades para ajustar el peso de posiciones de crecimiento favorables cuyos niveles de valoración vuelven a resultar atractivos y cuya visibilidad es sólida, en un entorno en el que los valores cíclicos han perdido atractivo.

A medio plazo, estamos convencidos de la idoneidad de nuestro posicionamiento. La calidad de los fundamentales y el crecimiento de los resultados, independientemente del contexto económico, seguirán siendo los principales factores de rentabilidad en nuestro segmento de los valores de pequeña y mediana capitalización.