Renta fija, pero de calidad: una opción de inversión resiliente a la inflación y a las turbulencias del mercado

Cristina Carvalho_noticia
Firma: cedida (Amundi).

TRIBUNA de Cristina Carvalho, directora del Negocio Institucional, Amundi Iberia. Comentario patrocinado por Amundi.

El año 2022 pasará a la historia como uno de los años más complicados que se recuerdan para los inversores. Y es que la inflación se ha convertido en un inesperado protagonista, que ha obligado a los bancos centrales a cambiar su característica política monetaria expansiva de los últimos años por una práctica mucho más restrictiva, a través de la subida de tipos, a fin de contener la subida de los precios.

Ante este escenario, el papel de las máximas instituciones monetarias seguirá siendo clave. Los ojos de los inversores pondrán el foco en los próximos meses en su postura ante las señales de moderación de la inflación, aunque no (todavía) de enfriamiento, lo que podría pasar por una trayectoria de endurecimiento (incluso si la Fed decide ralentizar las subidas de tipos) y un derivado aumento del riesgo de recesión de cara a 2023.

Por lo tanto, la orientación futura, o forward guidance, de la Fed y el BCE será cada vez más importante para las expectativas de inflación y los activos de riesgo. Respecto a estos últimos, si los tipos se mantienen en territorio restrictivo y la situación económica se deteriora, podríamos ver volatilidad en los diferenciales.

Con este escenario, los inversores deberían esperar a aumentar riesgos y aprovechar oportunidades en segmentos resilientes. Además, es importante monitorizar la liquidez y las perspectivas de default en los mercados de crédito porque, aunque los impagos de las compañías son estables en este momento y sus sólidos fundamentales están generando una mejora en las calificaciones crediticias, las calificaciones y los defaults van rezagados respecto al ciclo económico. No hay razones entonces para aumentar el riesgo si los niveles de efectivo de las compañías están disminuyendo, especialmente en el caso de los emisores de baja calificación, que tendrían dificultades para obtener capital en los momentos en que más lo necesitan. Por ello, seguimos priorizando el crédito de alta calidad y a corto plazo con fuertes colchones de liquidez.

En este sentido, nuestra preferencia en renta fija, es la deuda de calidad, y como solución de inversión contamos con Amundi SF Diversified Short Term Bond. Se trata de un fondo de deuda diversificada a corto plazo que busca optimizar el binomio riesgo-rentabilidad e incrementar el valor a medio plazo. Invierte principalmente en bonos corporativos de elevada calidad (rating medio investment grade) de emisores de la zona euro, elevada liquidez y a corto plazo.

Su posición corta en duración y la agilidad en sus estrategias es lo que le ha permitido mostrar resiliencia en el actual contexto de mercado con una volatilidad controlada. Y es que la posición de duración cero del fondo protege a los inversores frente a nuevos movimientos al alza de los rendimientos soberanos. El fondo se beneficia, además, de los recursos de Amundi en análisis de crédito (44 analistas) y ESG (30 analistas).


Dirigido a inversores profesionales. No constituye asesoramiento ni recomendación de inversión; ni constituye oferta de compra ni venta en ningún país donde pudiera ser considerado ilegal. Sin garantía de capital ni de rentabilidad. Rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. Material promocional a la atención del público general salvo de “US Persons”. Información a abril 2021. Ver Folleto y DFI. Amundi S.F.: IIC extranjera registrada en CNMV nº 493. Amundi Iberia SGIIC registrada en CNMV nº 31. www.amundi.es..