Sicav: Las nuevas exigencias pueden ser una oportunidad

TRIBUNA de Íñigo Bilbao-Goyoaga, partner de Estudios Bursátiles SL y experto en fondos de inversión e inversión colectiva.

Hacienda anunció en noviembre que va a exigir un mínimo de 2.500 euros de inversión a cada uno de los 100 participes que requiere una sicav y que la norma se publicará y entrará en vigor durante el año 2021. Aquellas que cumplan todos los requisitos pueden tomarse más tiempo, pero para los que estén nerviosos con este cambio normativo, deben saber que es una gran oportunidad de actualizar sus inversiones.

Hace 20 años cuando la sicav era el producto estrella de las bancas privadas nuestra industria de gestión de patrimonios estaba comenzando, y asegurarse que se estaba en manos de expertos era una necesidad. La sicav permitía el acceso directo y personal a los gestores de carteras más experimentados que había en España.

Sin embargo, 20 años después la industria ha evolucionado mucho y es más madura. Tenemos disponibles en arquitectura abierta, no sólo los fondos de las mejores gestoras del mundo, sino plataformas operativas que dan acceso fácil a dichos vehículos. Además, existe una red robusta de asesores patrimoniales, curtidos en un par de crisis financieras.

Cuando entró en vigor en enero de 2003 la exención del traspaso fiscal de plusvalías de los fondos de inversión si el dinero se reinvertía en otro fondo, muchos inversores ya habían hecho el esfuerzo de constituir su propia sicav, por lo que no tuvieron la oportunidad de comprobar que el fondo de inversión es el producto estrella del ahorro en España.

Durante los últimos cinco años, las bancas privadas españolas han hecho las inversiones humanas y tecnológicas necesarias para que el mandato de carteras de fondos de inversión sea su producto estrella. Según estimaciones de Funds People, había 96.000 millones de euros invertidos en este producto a finales de 2020.

Quiere eso decir que están sobradamente preparados para recibir a través de dichos mandatos (cestas de fondos de inversión de las mejores gestoras disponibles), todas aquellas sicav que quieran actualizar su forma de inversión. Además, si alguien está preocupado por si este nuevo servicio será más caro que su sicav, debe saber que con la entrada en vigor de MIFID II en enero 2018, dichos mandatos deben utilizar las clases de acciones más baratas disponibles, conocidas como clases limpias, así como intercalar junto a los fondos de gestión activa y fondos de fondos que podrán incluir ETF, fondos indexados de gestión pasiva de bajo coste.