Sin incentivos no se fomenta el ahorro recurrente en planes de pensiones

TRIBUNA de Jordi Mercader, consejero delegado de inbestMe

En el segundo informe elaborado por el Comité de Inversión de InbestMe sobre Planes de Pensiones en España (ver aquí) revisamos algunos de los aspectos ya analizados en el informe del año pasado, por lo que puede interpretarse como una actualización de aquel, pero también analizamos con algo más de profundidad los planes de empleo.

El motivo es que en el momento de escribirlo se están tramitando los presupuestos del Estado donde se incluye la posibilidad de revisar el límite de las reducciones de la aportación a los planes de pensiones. Si se aprueba esta reducción, se reduciría de 8.000 a 2.000 euros el importe de aportaciones máximas del partícipe a planes individuales. No obstante, el límite conjunto de reducción (aportaciones del partícipe y de la empresa) se ampliaría de 8.000 euros a 10.000 euros. Comparar la situación de los planes de empleo frente a los planes individuales es, por tanto, una de las extensiones del presente informe.

Por lo que respecta a esta modificación, no creemos que reducir las deducciones a los planes de pensiones individuales sea la mejor solución para incentivar el volumen de aportaciones y solucionar el problema general de las pensiones en España, que no es sostenible a largo plazo.

En este sentido, hay dos datos que llaman mucho la atención:

  1. Menos del 2% de los partícipes aportan el máximo permitido. Y este dato es igual de bajo en los planes de empleo como en los individuales. Por lo tanto ciertas argumentaciones usadas para motivar esos cambios son, en realidad, una cortina de humo.
  1. El derecho consolidado medio de los partícipes es poco más de 11.000 euros. Ambos datos son muy preocupantes y demuestran que son necesarios muchos cambios. Si realmente se quiere solucionar el problema de raíz, hay que cambiar el sistema completamente y hacer que las tres patas -la pensión pública, los planes de empleo y los planes individuales- funcionen de forma coordinada. Y esto pasa por estimular todas las patas con incentivos reales y claros que estimulen el ahorro y la inversión para la jubilación.

En el informe se observa que los planes de empleo tienden a ser más baratos en costes y que esto parece ayudar parcialmente en rentabilidad. Pero no olvidemos que los planes de empleo están reservados actualmente a grandes empresas. Hay que trabajar mucho para que los planes de empleo lleguen también a pymes y que, además, se extiendan a autónomos. El reto es que los planes de empleo competitivos también lleguen a todos los trabajadores y autónomos, y con opciones flexibles para que se puedan ajustar a todas las circunstancias.

En inbestMe estamos trabajando para aportar soluciones lo más flexibles posibles, adaptadas a todo tipo de perfiles, objetivos y circunstancias financieras mediante nuestras carteras automatizadas y diversificadas de planes de pensiones, que lanzamos el año pasado. Asimismo, podemos avanzar que estamos ultimando el lanzamiento de nuevas carteras de planes de pensiones ISR, lo que quiere decir que cumplen con criterios de inversión socialmente responsables. La ISR es una modalidad que ya ha demostrado en otras de nuestras carteras, como las de fondos indexados o ETF, que conjugar valores éticos, sociales y sostenibles no está reñido con la rentabilidad.