Trade finance, un nuevo (viejo) tipo de activo para el cliente Institucional

Suresh Hegde_noticia
Cedida por NN IP.

TRIBUNA de Suresh Hegde, head of Structured Private Deb, NN Investment Partners. Comentario patrocinado por NN Investment Partners.

El trade finance o financiación del comercio es una de las formas más antiguas de financiación, habiendo facilitado el comercio durante años reduciendo el riesgo, disminuyendo la incertidumbre y favoreciendo el capital entre compradores y vendedores de bienes. Si bien el trade finance ha estado, históricamente, dominado por los bancos, recientes cambios estructurales en la regulación (Basilea III IV) han afectado negativamente a la capacidad de los mismos a la hora de financiar suficientes operaciones en línea con la demanda existente. Actualmente, este tipo de activo que es esencial para la circulación de bienes y materias primas a nivel global, representa un universo invertible de 15 billones de dólares.

Si bien efectivamente la regulación ha limitado la capacidad de los bancos a la hora de favorecer el comercio global, la historia para los inversores institucionales es ahora diferente. Por ejemplo, bajo el marco de solvencia II, las operaciones de trade finance son una opción muy eficiente desde el punto de vista de consumo de capital para aseguradoras europeas. En el entorno actual, donde el comercio a nivel global no se frena, con una foto de tipos bajos duraderos y de la mano de unos spreads de crédito limitados, la posibilidad de ocupar una parte del pastel que los bancos ahora dejan es, cada vez, más interesante.

Las operaciones de Trade Finance engloban un amplio abanico de diferentes estructuras de préstamo que apoyan la producción y transporte dentro del comercio global. Simplificando, estaríamos hablando de préstamos a corto plazo, habitualmente asegurados, que ofrecen un extra de rentabilidad frente a otros créditos líquidos con niveles de riesgo similar. En conjunto, el tipo de activo ha demostrado históricamente unas bajas tasas de impago o pérdidas, de la mano de una rentabilidad estable y descorrelacionada frente a otros tipos de activo o mercados.

Trade finance es sin duda una gran oportunidad para los inversores, pero se debe prestar más atención a la hora de explicar el riesgo y el beneficio que conlleva, así como filtrar correctamente las oportunidades que ofrece.

Cabe destacar también que muchos bancos y fondos de Trade Finance presentan una importante exposición al petróleo y otras materias primas contaminantes. Creemos que una evaluación crítica de los factores ASG no sólo de los prestatarios, sino también de los países y los productos básicos subyacentes, es crucial. Hecho correctamente, los inversores pueden  descubrir el potencial de trade finance no sólo como una clase de  activos atractiva, sino también como una herramienta para el cambio sostenible.

Conclusión

Actualmente, el entorno de mercado y regulatorio incentiva fuertemente a los usuarios de trade finance a adoptar estándares institucionales de inversión,  y los inversores también están incentivados  a aceptar la financiación responsable de  la  economía real  global  para generar  rendimientos positivos en escala. Los gestores de inversiones desempeñarán un papel crucial para unir a ambas partes. Al establecer directrices de inversión conservadoras pero escalables con una operativa correcta y robustos controles de riesgo, la clase de activos de trade finance  podría alejarse de los márgenes del universo de inversiones alternativas y asumir un papel central junto a productos de crédito más  tradicionales como una clase de activos institucional.

Para más información pinche aquí.